LAS ETAPAS DE CRECIMIENTO EN LAS EMPRESAS

“Todos los organismos vivos crecen a través de ciclos y etapas de crecimiento, para pasar al siguiente nivel debemos de abandonar el anterior.”

Una de las grandes paradojas del mundo del emprendimiento es que dueños de negocio y emprendedores a menudo son grandes buscadores de libertad y eso los impulsó a crear su negocio, pero con el paso del tiempo, se han quedado atrapados por el mismo y ahora son esclavos de su empresa.

Los grandes empresarios que logran realmente obtener la libertad que tanto anhelan en su vida son aquellos que comprenden que crear una empresa es muy similar a tener un hijo, es decir ellos logran construir un negocio que poco a poco depende menos de ellos conforme el negocio madura y crece, de la misma manera que un niño al hacerse maduro depende cada vez menos de sus padres.

La labor en la educación de los padres es darles las herramientas y las bases a los hijos para que ellos puedan ser libres y tomar sus propias decisiones. Un negocio debería de ser igual, al inicio deberá de depender mucho de nosotros pero idealmente con el paso del tiempo tendría que liberarnos para que pueda funcionar, operar y crecer, estemos o no estemos.

Para entender mejor este proceso veamos las etapas de crecimiento de todas las empresas.

1. STARTUP: UN BEBÉ

Una StartUp es un experimento en el cual una idea de negocio busca validarse en el mercado lleno de incertidumbre. En esta etapa el emprendedor debe de estar pegado al negocio y es un todólogo pues estas buscando encontrar el producto o servicio que el mercado necesita para así poder llegar a la siguiente etapa.


2. EN CRECIMIENTO: NIÑO

Una vez pasados aproximadamente 3 años, si la empresa sobrevivió significa que logro encontrar un producto o servicio que tiene clientes. En esta etapa el emprendedor tiene que dar un salto y tiene que empezar a delegar y debe de convertirse más en un líder que en un operador. En esta etapa el dueño de negocio puede empezar a solar las actividades en las que no es competente para enfocarse en su talento único y especial.

3. ESCALAMIENTO: ADOLESCENTE

En esta etapa el negocio ya creció y está en expansión y lo que necesitas hacer en esta etapa es ser un líder de líderes de manera que hagas crecer a tu equipo. En esta etapa necesitas crear sistemas y procesos de manera que el negocio opere de manera ordenada y estructurada.

4. DOMINIO DE LA INDUSTRIA: ADULTO

En esta etapa ya te has convertido en un verdadero empresario en donde tu negocio trabaja sin ti y dejas de ser un auto-empleado. En esta etapa tu rol es ser el presidente ejecutivo de la empresa y el guardián de la visión y de la cultura, idealmente ya no operas el negocio en absoluto y te encargas de crear innovación al observar hacia dónde va el mercado.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar profesionalizar a tu empresa visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad como dueño/a de negocio!

Alejandro Valdés

Especialista en transformación humana y empresarialAlejandro.valdes@innovarte.mx

3 IDEAS CLAVE DE LA FILOSOFÍA “LEAN STARTUP” PARA APLICAR EN TU NEGOCIO.

“No hay nada tan inútil en el mundo como hacer con gran eficiencia lo que no debería hacerse en absoluto.” 

Peter Drucker

La filosofía Lean Startup fue creada por el consultor empresarial Eric Ries y se basa en la búsqueda prioritaria de la aportación de valor al cliente durante la fase inicial de una empresa. Por lo tanto su objetivo es eliminar recursos innecesarios y superfluos para centrarse en la de creación de valor y que de esta manera las nuevas empresas puedan tener una mejor oportunidad de éxito.

¿Qué es una Startup?

Es una institución humana que está diseñada para crear productos y servicios bajo condiciones de alta incertidumbre. El objetivo de una empresa Startup es encontrar la idea correcta para construir algo que los clientes quieran y estén dispuestos a pagar por ello y hacerlo lo más rápido posible.

La realidad es que la gran mayoría de Startups o empresas de reciente creación fracasan y no llegan a alcanzar su madurez. La razón de esto se debe al desconocimiento de ciertos principios básicos que los emprendedores ignoran y no logran aplicar en sus empresas. A continuación te compartiré las ideas más importantes de esta filosofía que puedes aplicar en tu negocio independientemente de si es una Startup o una empresa consolidada y que te ayudan a reducir el riesgo de fracaso.

1.- EL VALOR DEL PENSAMIENTO CIENTÍFICO APLICADO EN LOS NEGOCIOS.

Muchos emprendedores arrancan sus negocios con muchas ganas y con una gran dosis de corazonadas sobre el tipo de producto y servicio que el mercado necesita. Conozco por ejemplo el caso de un dueño de negocio que invirtió casi todos sus ahorros en montar una tienda de productos electrónicos debido a que él pensaba que sí habría un buen negocio en ese sector. La realidad es que después de un tiempo y de ver grandes pérdidas se dio cuenta de que debió de haber pensado mejor su inversión.

Muchos emprendedores lanzan productos y servicios en base a su intuición y no a hechos y terminamos construyendo productos o servicios que nadie quiere. Para evitar esto es necesario retomar el pensamiento científico que nos dice que debemos de:

a).- Formular una hipótesis

b).- Probar la hipótesis a través de la experimentación.

c).- Aprender y ajustar la hipótesis o el experimento.

La clave antes de lanzar una nueva empresa o un nuevo producto es verlos como un experimento en donde antes de hacer una gran inversión, debemos de probar nuestras hipótesis y hacernos las siguientes preguntas constantemente: “¿Debemos construir este producto o servicio?, ¿Podemos construir un negocio rentable alrededor de este producto o servicio?” Al hacer esto dejaremos de desperdiciar mucho tiempo y recursos en algo que nadie quiere.

2.- AL INICIO DE UN NUEVO PRODUCTO O EMPRESA TU PRINCIPAL FOCO DEBE SER EL APRENDIZAJE Y NO LA PLANEACIÓN.

Al inicio de la empresa muchos emprendedores pasan incontables horas planeando y llenando hojas de planes de negocios que al final nunca utilizan. La planeación estratégica es vital para un negocio consolidado, pero no para una Startup que aún no conoce realmente quién es su cliente ni sus productos o servicios. Al enfocarnos al inicio en hacer planes y manuales de operación nos desviamos del foco principal que es el lograr aprender lo suficiente del cliente y del producto para poder crear un negocio rentable.

El principal objetivo al inicio debe ser algo que se llama aprendizaje validado, que es la medida de cuánto has aprendido sobre quién es tu cliente, qué puedes ofrecerle, qué valora de tu oferta, qué precio está dispuesto a pagar, cómo podemos satisfacerle, cómo podemos aportar más valor.

3.- UTILIZA LOS PRINCIPIOS DEL MANAGMENT EMPRENDEDOR.

a) Pivotea.- Al inicio debes de tener la habilidad de cambiar de dirección en función del aprendizaje que estás teniendo. El primer año de un producto o de una empresa es un año de experimentación en donde debemos de reducir el tiempo entre pivote y pivote hasta encontrar la propuesta de valor que el cliente necesita y así reducimos la probabilidad de fracasar antes de que el dinero se nos acabe.

b) Debes saber si estás progresando o es tiempo de parar y soltar el proyecto.- Muchos emprendedores se aferran a sus ideas de negocio y se enamoran de sus productos y servicios en lugar de enamorarse de los problemas del cliente y al hacer esto terminan por perder mucho dinero y tiempo.

¿Cómo sabemos si realmente estamos progresando en una Startup?

Una Startup está progresando en la medida en que estés aprendiendo algo acerca de tus clientes y de cómo puede agregarles valor a través de un producto o servicio. Si no estás aprendiendo nada de esto, es mejor dejar el proyecto.  Si realmente estás aprendiendo es muy probable que después de 1 año puedas formular una propuesta de valor acertada.

c) Utiliza el ciclo de retroalimentación para crear aprendizaje.

Para iniciar a aplicar las ideas primero debemos de crear un producto mínimo viable (MVP) que es aquel que nos permite lanzar el producto con el mínimo de funciones posible para que podamos aprender información relevante de su lanzamiento y uso de los usuarios.

El proceso es el siguiente:

a)- Construimos un nuevo MVP.

b)- Establecemos una serie de métricas con las que medimos la reacción de los usuarios.

c)- Aprendemos de toda esta información para realizar una nueva mejora en el MVP.

d) – Volvemos a iniciar el ciclo.

El proceso se ve de la siguiente manera:

De esta manera vamos afirmando nuestras hipótesis y adaptándolas poco a poco nuestro producto mínimo viable, el cual va creciendo y adaptándose a todo el aprendizaje que hemos ido consiguiendo con cada iteración, y así nos vamos acercando al producto real con menor gasto posible.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx