¿CUÁNDO MATAR UN PROYECTO?

Todos los emprendedores hemos estado alguna vez trabajando en un proyecto que simplemente no va a ninguna parte, en donde se está perdiendo dinero y los plazos se están ampliando cada vez más. Aprende a saber cuándo parar tu proyecto.

“Una de las verdaderas pruebas de liderazgo es la capacidad de reconocer un problema antes de que se convierta en una emergencia”.

Arnold Glasow

Todos los emprendedores hemos estado alguna vez trabajando en un proyecto que simplemente no va a ninguna parte, en donde se está perdiendo dinero y los plazos se están ampliando cada vez más.  Incluso a veces todos en la empresa saben que el proyecto debe de terminarse, pero nadie es lo suficientemente valiente como para hacerlo.

Recientemente estuve envuelto en una situación similar, fue un proyecto de más de 1 año en el que invertimos mucho dinero, tiempo y energía mental, pero después de una última revisión decidimos acabar con el proyecto y terminar con la agonía. Es por eso que me gustaría compartirte algunas ideas sobre cómo matar un proyecto que ya no necesitas tener dentro de tus prioridades.

Primero que nada es importante mencionar que admitir un fracaso no es algo fácil pues hemos invertido mucha planeación, inversión de recursos y compromiso y cuando vemos que el proyecto no se está concretando, normalmente sentimos 2 emociones negativas que nos detienen.

1.- CULPA.- Sentimos que no tuvimos la habilidad necesaria para llevar el proyecto a cabo.

2.- VERGÜENZA.- Sentimos que algo está mal con nosotros y que quizá no tengamos las capacidades necesarias para el éxito del proyecto.

Estas 2 emociones nos pueden detener y posponer el hecho de que debemos de parar el proyecto. La realidad es que se necesita de mucho VALOR y FORTALEZA para decir ¨esto no está funcionando¨ y decidir concluir con el proyecto. Normalmente ese rol es el del dueño de negocio que tiene la valentía suficiente para afrontar la realidad y discernir si el proyecto es estratégico o ya no lo es.

Admitir que nuestro proyecto ha fracasado es algo difícil pero al hacerlo obtenemos 2 cosas principalmente:

1.- Paramos la pérdida económica y emocional que el proyecto nos está trayendo y evitamos que el costo sea mucho mayor.

2.- Nos liberamos de una carga mental y emocional que demandaba de nuestra atención. Al eliminar el proyecto aligeramos nuestra carga y podemos enfocarnos mejormente en los proyectos que si son estratégicos.

Te quiero compartir 4 síntomas que desde nuestra experiencia significan que es momento de matar a un proyecto y avanzar hacia lo siguiente:

1.- FALTA DE PASIÓN EN EL PROYECTO.

No hay motivación ni energía de parte del equipo de trabajo para realizar el proyecto, esto significa que posiblemente no habrá el combustible necesario para llevarlo a su éxito.

2.- ALGO SIEMPRE FALTA PARA LLEGAR A LOS RESULTADOS DESEADOS.

Te das cuenta de que se trata de muchas maneras de llegar al objetivo del proyecto pero por alguna razón nunca se obtiene el cometido. Esto significa que por el momento no tienen aún EL CONOCIMIENTO necesario o las CAPACIDADES clave para poder completarlo. Te sugerimos mejor trabajar gradualmente en el desarrollo de estas capacidades para después volver a intentarlo.

3.- EL PROYECTO NO ESTÁ AGREGANDO VALOR.

Si el proyecto no es capaz de entregar valor es inservible. Es necesario siempre poder medir la retroalimentación de parte de los clientes o usuarios, si ellos no están dispuestos a pagar por el proyecto seguramente no podrás tener éxito con él. Entre más rápido puedas monitorear la respuesta que obtienes mejor, pues así puedes hacer las modificaciones necesarias o terminar con el proyecto lo más pronto posible y así ahorrar costos.

4.- EL COSTO ESTÁ FUERA DE CONTROL.

Nos estamos saliendo del presupuesto y el proyecto nos está haciendo gastar más de lo planeado y no vemos forma de recuperar la inversión.

Es muy válido poder parar un proyecto que nos está desviando de nuestros objetivos y el hacerlo nos permitimos empezar de nuevo de manera fresca y mejor.

Te sugiero que después de haber decidido matar un proyecto siempre hagas un proceso reflexivo para capturar los aprendizajes de la experiencia y así crecer en conciencia y capacidades. Puedes hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué si funcionó de este proyecto?
  2. ¿Qué no funcionó de este proyecto?
  3. Si volviera a empezar el proyecto de nuevo, ¿Qué haría diferentes?

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo crear una empresa auto-gestionada visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad empresarial!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

3 IDEAS CLAVE DE LA FILOSOFÍA “LEAN STARTUP” PARA APLICAR EN TU NEGOCIO.

“No hay nada tan inútil en el mundo como hacer con gran eficiencia lo que no debería hacerse en absoluto.” 

Peter Drucker

La filosofía Lean Startup fue creada por el consultor empresarial Eric Ries y se basa en la búsqueda prioritaria de la aportación de valor al cliente durante la fase inicial de una empresa. Por lo tanto su objetivo es eliminar recursos innecesarios y superfluos para centrarse en la de creación de valor y que de esta manera las nuevas empresas puedan tener una mejor oportunidad de éxito.

¿Qué es una Startup?

Es una institución humana que está diseñada para crear productos y servicios bajo condiciones de alta incertidumbre. El objetivo de una empresa Startup es encontrar la idea correcta para construir algo que los clientes quieran y estén dispuestos a pagar por ello y hacerlo lo más rápido posible.

La realidad es que la gran mayoría de Startups o empresas de reciente creación fracasan y no llegan a alcanzar su madurez. La razón de esto se debe al desconocimiento de ciertos principios básicos que los emprendedores ignoran y no logran aplicar en sus empresas. A continuación te compartiré las ideas más importantes de esta filosofía que puedes aplicar en tu negocio independientemente de si es una Startup o una empresa consolidada y que te ayudan a reducir el riesgo de fracaso.

1.- EL VALOR DEL PENSAMIENTO CIENTÍFICO APLICADO EN LOS NEGOCIOS.

Muchos emprendedores arrancan sus negocios con muchas ganas y con una gran dosis de corazonadas sobre el tipo de producto y servicio que el mercado necesita. Conozco por ejemplo el caso de un dueño de negocio que invirtió casi todos sus ahorros en montar una tienda de productos electrónicos debido a que él pensaba que sí habría un buen negocio en ese sector. La realidad es que después de un tiempo y de ver grandes pérdidas se dio cuenta de que debió de haber pensado mejor su inversión.

Muchos emprendedores lanzan productos y servicios en base a su intuición y no a hechos y terminamos construyendo productos o servicios que nadie quiere. Para evitar esto es necesario retomar el pensamiento científico que nos dice que debemos de:

a).- Formular una hipótesis

b).- Probar la hipótesis a través de la experimentación.

c).- Aprender y ajustar la hipótesis o el experimento.

La clave antes de lanzar una nueva empresa o un nuevo producto es verlos como un experimento en donde antes de hacer una gran inversión, debemos de probar nuestras hipótesis y hacernos las siguientes preguntas constantemente: “¿Debemos construir este producto o servicio?, ¿Podemos construir un negocio rentable alrededor de este producto o servicio?” Al hacer esto dejaremos de desperdiciar mucho tiempo y recursos en algo que nadie quiere.

2.- AL INICIO DE UN NUEVO PRODUCTO O EMPRESA TU PRINCIPAL FOCO DEBE SER EL APRENDIZAJE Y NO LA PLANEACIÓN.

Al inicio de la empresa muchos emprendedores pasan incontables horas planeando y llenando hojas de planes de negocios que al final nunca utilizan. La planeación estratégica es vital para un negocio consolidado, pero no para una Startup que aún no conoce realmente quién es su cliente ni sus productos o servicios. Al enfocarnos al inicio en hacer planes y manuales de operación nos desviamos del foco principal que es el lograr aprender lo suficiente del cliente y del producto para poder crear un negocio rentable.

El principal objetivo al inicio debe ser algo que se llama aprendizaje validado, que es la medida de cuánto has aprendido sobre quién es tu cliente, qué puedes ofrecerle, qué valora de tu oferta, qué precio está dispuesto a pagar, cómo podemos satisfacerle, cómo podemos aportar más valor.

3.- UTILIZA LOS PRINCIPIOS DEL MANAGMENT EMPRENDEDOR.

a) Pivotea.- Al inicio debes de tener la habilidad de cambiar de dirección en función del aprendizaje que estás teniendo. El primer año de un producto o de una empresa es un año de experimentación en donde debemos de reducir el tiempo entre pivote y pivote hasta encontrar la propuesta de valor que el cliente necesita y así reducimos la probabilidad de fracasar antes de que el dinero se nos acabe.

b) Debes saber si estás progresando o es tiempo de parar y soltar el proyecto.- Muchos emprendedores se aferran a sus ideas de negocio y se enamoran de sus productos y servicios en lugar de enamorarse de los problemas del cliente y al hacer esto terminan por perder mucho dinero y tiempo.

¿Cómo sabemos si realmente estamos progresando en una Startup?

Una Startup está progresando en la medida en que estés aprendiendo algo acerca de tus clientes y de cómo puede agregarles valor a través de un producto o servicio. Si no estás aprendiendo nada de esto, es mejor dejar el proyecto.  Si realmente estás aprendiendo es muy probable que después de 1 año puedas formular una propuesta de valor acertada.

c) Utiliza el ciclo de retroalimentación para crear aprendizaje.

Para iniciar a aplicar las ideas primero debemos de crear un producto mínimo viable (MVP) que es aquel que nos permite lanzar el producto con el mínimo de funciones posible para que podamos aprender información relevante de su lanzamiento y uso de los usuarios.

El proceso es el siguiente:

a)- Construimos un nuevo MVP.

b)- Establecemos una serie de métricas con las que medimos la reacción de los usuarios.

c)- Aprendemos de toda esta información para realizar una nueva mejora en el MVP.

d) – Volvemos a iniciar el ciclo.

El proceso se ve de la siguiente manera:

De esta manera vamos afirmando nuestras hipótesis y adaptándolas poco a poco nuestro producto mínimo viable, el cual va creciendo y adaptándose a todo el aprendizaje que hemos ido consiguiendo con cada iteración, y así nos vamos acercando al producto real con menor gasto posible.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

LOS 4 HÁBITOS QUE HARÁN QUE LOS DEMÁS TE REFIERAN

Ser referido significa que existen clientes y consumidores que creen en ti y lo hacen de manera tan sólida que están dispuestos a decirles a otras personas a cerca de ti y tu empresa.

“Si a las personas les gustas, te escucharán, pero si confían en ti, harán negocios contigo.”

Zig Ziglar

La mejor estrategia de marketing en el mundo es la recomendación de boca en boca. Ser referido significa que existen clientes y consumidores que creen en ti y lo hacen de manera tan sólida que están dispuestos a decirles a otras personas a cerca de ti y tu empresa.

Cuando logras obtener referidos de parte de tus clientes, significa dos cosas:

  1. Tus clientes se están “clonando a sí mismos” constantemente al introducirte a personas como ellos o incluso mejores, lo cual es una enorme oportunidad de crecimiento para cualquier emprendedor.
  2. Tus clientes y consumidores han logrado conectar contigo y tu empresa a un nivel emocional, de tal manera que quieren que te vaya bien en el futuro y buscan tu éxito.

Según Dan Sullivan, ser referido depende de 4 hábitos.

A pesar de que existen millones de emprendedores alrededor del mundo y cada uno de ellos tiene diferentes habilidades, talentos y experiencias, la base para ser referido y recomendado por tus clientes siempre es la misma. Todo resultado de ser referido depende de 4 hábitos:

HÁBITO NO. 1: SÉ PUNTUAL, LLEGA A TIEMPO.

Suena bastante básico ¿verdad?, pero respetar el tiempo de otra persona demuestra que los valoras. La mayoría de los dueños de negocios inteligentes se presentan a tiempo cuando se encuentran con un posible cliente. La gente aprecia cuando valoras su tiempo. Es por eso que estrategias como “Su pizza entregada en 30 minutos o menos, o es gratis” funcionan tan bien.

Cuando llegas a tiempo muestras respeto pues reconoces que la persona con la que te vas a encontrar tiene muchas otras metas y asuntos importantes con los que lidiar y que uno mismo sólo es un tema más para la persona, es por eso que buscarás estar a tiempo para no dificultarle su camino.

HÁBITO NO. 2: CUMPLE LO QUE PROMETES.

Una vez más es tan simple, sin embargo muchas personas no parecen poder atenerse a esto. Si dices que vas a llamar para hacer un seguimiento, hazlo. Si promete entregar un producto o servicio en una fecha determinada, haz todo lo posible para cumplir con tu compromiso. No prometas nada que no pueda cumplir. Cuando no cumplimos lo que prometemos rompemos el cimiento de la confianza y demostramos que no respetamos a la persona.

HÁBITO NO. 3: TERMINA LO QUE EMPIEZAS.

Esto demuestra que tienes un compromiso y que verás las cosas hasta el final, además de que te permite aprender a completar proyectos y cerrar ciclos. Cuando no terminamos las cosas dejamos un cumulo de energía dispersa que a la larga nos dificultará nuestro camino.

HÁBITO NO. 4: DÍ POR FAVOR Y GRACIAS.

Regla de cortesía básica. Cuando pides las cosas por favor significa que eres consciente de que las personas tienen muchas actividades por realizar y cuando hacen algo que tú necesitas o deseas, en realidad te están haciendo un favor. Hace poco estuve en un evento en el que un empresario dejó muy en claro que estaba demasiado ocupado para conversar con alguien más porque él era demasiado importante. ¿Crees que alguien va a recomendar su negocio?, seguramente no.

Ser agradecido es una gran virtud, pues cuando lo eres te abres la puerta con las personas al reconocer que te han apoyado y han hecho algo por ti.

DEMOSTRAR RESPETO Y APRECIACIÓN A TUS CLIENTES.

Estos 4 hábitos son las bases para cimentar una relación basada en la confianza ya que muestran una actitud de respeto y apreciación. Respeto al reconocer que las personas tienen sus propias agendas, metas y valores. Comunican apreciación pues en lugar de mostrar indiferencia por los clientes, lo que muestras es que los valoras y no los das por sentados.

HAZ DE ESTOS HÁBITOS LA BASE DE TU FILOSOFÍA Y TU DESEMPEÑO.

Si empiezas a practicar estos hábitos hoy mismo los resultados se verán reflejados inmediatamente a nivel personal pues serás recomendado y referido constantemente. Si logras que en tu empresa todos apliquen estos 4 principios, lograrás que todo lo que tu organización realice transmitirá apreciación y respeto, por lo que a la larga se convertirá en una lista de referidos crecientes y oportunidades de crecimiento ilimitadas.

Si quieres profundizar más sobre estos conceptos te invitamos a visitar nuestra página web: www.innovarte.mx  y a aplicar al programa Expansión10x para unirte a un grupo selecto de 20 emprendedores exitosos, talentosos y motivados que quieren crecer en su vida y en su empresa.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdqddbE1lpzJDmE1Rq7fKnP-TwFM_8U4JYOfaYsnruTmw6x5g/viewform

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en libertad emprendedora

Alejandro.valdes@innovarte.mx

LOS 10 HÁBITOS QUE TU EMPRESA NECESITA PARA CRECER




“La ejecución es más bien una cultura que produce una serie de hábitos en toda la organización. La única forma de cultivarla es el director ejecutivo la implante con el ejemplo. Esto transmite un mensaje inequívoco: en esta organización, la ejecución cuenta.”

Guy Kawasaki

John D. Rockefeller fue uno de los hombres más ricos y exitosos de Estados Unidos del siglo pasado, fue el fundador de la empresa Estándar Oil, una gigantesca compañía que llegó a controlar la extracción y la distribución de más del 90 % del petróleo de Estados Unidos. Es considerado el hombre más rico de la historia y logro crear un imperio como ninguna otra empresa en la historia.

Lo interesante de la historia de Rockefeller es que él venía de una familia de clase media y logro en algunos cuantos años convertirse en el empresario más grande de la historia, pero ¿cómo lo logró?, ¿cuál fue su secreto? El mismo Rockefeller lo definiría de la siguiente manera:

Rockefeller era un hombre extremadamente disciplinado porque sabía que ningún gran logro se puede obtener sin orden y constancia. Por ejemplo, si tú deseas aprender a tocar guitarra, no lo lograrás a menos que participes en clases y tengas la disciplina para practicar, de lo contrario todo se quedará sólo en un simple anhelo. Del mismo modo los emprendedores y dueños de negocio que continuamente ejecutan sus visiones también son los que tienen objetivos claros y rutinas rigurosas.

La disciplina es la repetición del orden y para lo cual se necesita de los hábitos que permitan que haya constancia y consistencia. Si tenemos los hábitos correctos podremos estar seguros de que paso a paso estaremos llegando a nuestras metas.

Así que a continuación te compartiré los 10 hábitos que usaba Rockefeller en su negocio hace 100 años y que lo hicieron el industrial más prominente del planeta.

HÁBITO 1: El equipo directivo funciona efectivamente y está alineado.

Se dice Rockefeller comía todos los días con su equipo directivo, incluso que todos vivían muy cerca unos de otros en Nueva York. La clave de este hábito es que si no tienes un equipo sólido y basado en la confianza es imposible crecer, uno de tus roles más importantes como dueño de negocio generes un ambiente de unión en dónde el equipo esté en armonía.

HÁBITO 2: Todos deben estar alineados con el objetivo número 1 que debe cumplirse en el trimestre.

Crecer una empresa lleva tiempo y solo puede suceder si hay objetivos regulares. Cuando toda la empresa está enfocada en lo que se quiere lograr es como unir toda la energía y concentrarla en un solo punto, eso es poderoso.

HÁBITO 3: El ritmo de comunicación en la empresa es rápido y preciso.

Todas las mañanas Rockefeller caminaba con todo su equipo directivo rumbo hacia la empresa y en el trayecto se comunicaban sobre el estado de la empresa y se alineaban sobre sus prioridades del día. ¿Tienes juntas diarias, semanales y mensuales con tu equipo para revisar el progreso de sus metas y prioridades?, de no ser así es vital empezar a hacerlas.

HÁBITO 4: Cada área de la organización tiene una persona asignada para asegurar el cumplimiento de los objetivos.

Si más de una persona es responsable, entonces nadie es responsable, y ahí es cuando las cosas se pierden.

HÁBITO 5: Los empleados tienen un sistema para dar sus opiniones para identificar obstáculos y oportunidades dentro de la empresa.

HÁBITO 6: Se cuenta con datos e informes financieros efectivos y se obtiene retroalimentación de parte del cliente constantemente.

Rockeffeller era un obsesionado por los datos, obtenía datos diarios de cómo estaba el petróleo en Rusia y en otras partes del mundo para poder tomar decisiones.

HÁBITO 7: Los valores centrales y el propósito están “vivos” en la organización.

El rol del emprendedor es siempre fortalecer el aspecto ideológico y cultural dentro de la empresa, recuerda que la cultura se come a la estrategia en el desayuno.

HÁBITO 8: Todos los colaboradores pueden articular los componentes clave de la estrategia de la compañía con precisión.

Es vital poder articular la estrategia del negocio y podérsela comunicar al resto del equipo, si quieres trabajar sobre este aspecto visita: (Link los 5 niveles de la estrategia).

HÁBITO 9: Todas las personas dentro de la empresa tienen al menos 1 objetivo o número crítico a lograr.

Cada miembro de su equipo debería poder responder la pregunta: “¿Tuve un gran día o una semana?“, si no pueden, significa que no tienen claras sus prioridades.

HÁBITO 10: Los objetivos y prioridades son visibles para todos dentro de la empresa.

Este hábito básicamente se reduce a tener marcadores e indicadores en todas partes, esto permitirá que haya foco y concentración en lo resultados deseados.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

EL SECRETO PARA DEFINIR LAS PRIORIDADES DE TU NEGOCIO

“Hay que moverse por prioridades, ese es el secreto del dominio del tiempo.”

Robin Sharma

La productividad es el acto de acercar a las empresas a sus metas. Las acciones que acercan a una compañía a su meta son productivas y las acciones que nos alejan de la meta no son productivas. Esta es una de las principales lecciones que aprendí del libro “La Meta” de Eliyahu Goldratt.

La productividad no tiene significado si no sabemos cuál es nuestra meta, aquí es donde muchos emprendedores se pierden porque hacen muchas actividades pero no todas son productivas porque no están alineadas a la meta principal del negocio. Así pues la primera clave para poder ser productivos es definir la meta.

LA META DE CUALQUIER NEGOCIO

¿Cuál es la meta de cualquier negocio?; la meta principal de toda empresa es generar dinero, si la empresa no está generando utilidades entonces la empresa no es productiva.

Según Goldratt para poder saber si estamos generando dinero necesitamos contar con parámetros e indicadores que nos permitan medir la productividad y nos propone los siguientes:

1. Ingresos (Throught Put). Velocidad a la cual la empresa genera dinero a través de las ventas.

2. Inventario. Todo el dinero que la empresa ha invertido para lograr vender.

3. Gasto de operación.Todo el dinero que la empresa gasta en transformar el inventario en ingreso.

Es fundamental que como emprendedores podamos contar con un registro constante de estos indicadores para poder medir “el pulso/salud” del negocio. Nosotros recomendamos poder analizar estos indicadores mínimos semanalmente para saber si nos estamos alejando o acercando a la meta.

¿CÓMO DEFINIR PRIODIDADES PARA ACERCARNOS A LA META?

Una vez que sabemos los indicadores del negocio es importantísimo notar en qué debemos enfocarnos para poder hacer a la empresa más productiva. El gran secreto que nos provee Eliyahu Goldratt es que debemos de pensar sobre el negocio de manera sistémica. Todo sistema es un conjunto ordenado de normas, procedimientos que regulan el funcionamiento para lograr un resultado deseado. Toda organización está formada por diversas áreas que interactúan entre sí para satisfacer las necesidades de los clientes. Para lograr definir las prioridades debemos de ver los principales componentes del sistema-empresa. Aquí te propongo los elementos vitales de cualquier organización:

El sistema de la empresa

Al observar los elementos de la empresa necesitamos saber que siempre existen de dos diferentes tipos:

1. Los elementos que son cuellos de botella: Aquellos que su capacidad es menor a la del sistema en general y hacen que la empresa no funcione de manera óptima.

2. Los elementos que no son cuellos de botella: Aquellos que su capacidad es mayor a la demanda y permiten el funcionamiento óptimo del sistema.

Imaginemos que una empresa es una cadena hecha de eslabones, aquello que determinará la fuerza de la cadena estará determinado por el eslabón más débil por eso el proceso para mejorar constantemente consiste en identificar a las principales restricciones de la empresa que no le permiten funcionar óptimamente.

EL PROCESO DE MEJORA CONTINUA EN FUNCIÓN DE LAS PRIORIDADES.

El método para determinar tus prioridades es el siguiente:

1. Identifica el cuello de botella dentro de tu empresa. Deberás identificar el eslabón más débil.

2. Desarrollar una estrategia de mejora de esa restricción. Está deberá de ser la prioridad de tu empresa en el siguiente año o trimestre y todos deberán enfocarse en mejorar este aspecto.

3. Mejorar el cuello de botella.

4. Regresar al paso 1 y trabajar con el siguiente cuello de botella.

Un ejemplo de este proceso lo hizo Marck Zuckenberg cuando en el 2011 notó que el mundo estaba ingresando a Facebook a través de sus celulares inteligentes y que sus plataformas estaban adaptadas para computadoras personales primariamente, así que al detectar la restricción definió que la prioridad de la empresa era “¡Get Movile! Necesitamos movernos de inmediato al mundo de los teléfonos celulares.” y todos se alinearon y trabajaron en esto y los resultados fueron espectaculares.

Resumiendo los conceptos más importantes dichos anteriormente:

“Toda organización deberá ser percibida como una cadena. La resistencia de la cadena es determinada por el eslabón más débil. El primer paso para mejorar una organización es identificar y mejorar al principal cuello de botella. El principal problema raíz de una empresa es la restricción del sistema.”

Para saber más de nosotros visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx