¿CUÁL ES LA CAUSA DEL ESTRÉS EN LOS EMPRESARIOS Y CÓMO MITIGARLO?

¨ El problema en nuestra era moderna no es tanto el estrés sino la carencia de descanso y recuperación¨

Tal Ben-Shahar

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el 43% los mexicanos padecen estrés laboral, puesto que se trata de la nación que más horas trabaja. Según la UNAM, al menos el 35% de los mexicanos de entre 29 y 45 años de edad se consideran adictos al trabajo y esta condición se agudiza por el uso de tecnologías como dispositivos móviles, correo electrónico, redes sociales y WhatsApp.

Estos datos son alarmantes y más aún lo son para los empresarios y emprendedores, pues normalmente tienden a ser personas muy comprometidas que trabajar mucho para sacar adelante a sus empresas y a sus familias generando un gran nivel de estrés en sus vidas.

¿Qué es el estrés?

El estrés es el estado de “cansancio mental” que surge como resultado de la exigencia de desempeño muy superior al normal y que provoca trastornos físicos, mentales y emocionales.

¿Por qué se genera el estrés en un empresario/a?

Sucede cuando hay un exceso de pendientes o tareas que se tienen que resolver en la vida laboral y personal de un individuo. Por ejemplo digamos que un empresario sabe que debe revisar su planeación estratégica para el siguiente año, pero también tiene que contratar a un gerente de operaciones y además tiene que revisar un problema que ha surgido con los bancos, mientras tanto su esposa le ha pedido que vayan a cenar con su mamá y su hijo le está pidiendo que le compre un juguete, etc. esto causa en la mente de la persona una sobresaturación de temas en su mente y esto causa estrés.  Estos ejemplos son casos comunes para muchos empresarios y empresarias que a menudo son los pilares de sus empresas, de sus familias y también de sus círculos sociales y cargan con enormes responsabilidades.

Muchos directores gustosos del riesgo y la adrenalina por el logro de sus metas sobrepasan a menudo el límite de los temas y pendientes que pueden atender simultáneamente, entrando de lleno en la denominada zona de estrés. La zona del estrés se genera cuando tenemos aproximadamente 15 temas o pendientes abiertos. La zona del estés es positiva pues nos hace crecer y desarrollar habilidades si es que tenemos el periodo adecuado de recuperación posterior.

La zona de la angustia.

Si seguimos añadiendo más pendientes a nuestra vida pasamos a otra zona denominada la zona de la angustia, en esta zona normalmente se alcanza con más de 30 temas abiertos y da como resultado un estado de intranquilidad o inquietud muy intenso, causado especialmente por pendientes en exceso y que nuestra mente interpreta como algo peligroso.

Algunos de los síntomas ocasionados por la angustia son la pérdida de autoestima y de eficiencia laboral, sentimiento de culpa, amargura y mal humor constante, falta de conciliación del sueño crónico, falta de deseo por actividad sexual, etcétera.

La zona de la depresión

Más allá de la zona de la angustia sigue la de la depresión, que se genera cuando ya hay una pérdida de sentido y pasión por lo que se hace y una ausencia de deseo de trabajar. Esta es una zona muy peligrosa a la que no debemos de llegar pues en ocasiones se requiere de ayuda externa para poder salir.

¿CÓMO REDUCIR EL ESTRÉS?

1.- Toma días libres y vacaciones.

Tal Ben-Shahar especialista en felicidad menciona que estar en la zona del estrés es positivo pero el problema es que no tenemos el suficiente reposo y descanso. Los atletas por ejemplo estresan a su cuerpo durante sus entrenamientos pero después reposan y es en el descanso cuando sus musculos crecen, de la misma manera deberíamos de estresar positivamente a nuestra mente para que su capacidad crezca pero tendríamos que descansar y tomar días libres sin trabajar para recuperar nuestro balance.

2.- Aprende a decir que ¨NO¨

Enfócate en solo aquellos temas prioritarios que no deben de rebasar los 15 pendientes. En Innovarte tenemos una práctica que es trabajar sobre sólo 3 objetivos importantes al día, eso hace que podamos estar más relajados y enfocados un día a la vez.

3.- Delega y no le hagas el trabajo a tus colaboradores.

El rol del Director General es hacer crecer a su empresa y no operarla porque lo que la mayor parte de su enfoque debería de estar en la creación de la visión y de la estrategia que generará el crecimiento futuro. Si el problema que te saturen con tareas tus colaboradores, es con respecto a su puesto busca regresarles el reto y hazles preguntas para que ellos te den las respuestas y las soluciones.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo crear una empresa auto-gestionada visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad empresarial!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *