CÓMO HACER MENOS Y LOGRAR MÁS COMO DUEÑO DE NEGOCIO

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

 “La productividad no se basa en hacer más cosas sino en hacer las cosas correctas.”

Michael Hyatt

Herbert Sinan profesor de ciencias de la computación de la universidad Carnegie Mellon dijo en 1970: “La información consume la atención de los receptores. Un mundo rico en información crea un mundo de pobreza de atención”.

Estas palabras parecen que fueron proféticas pues hoy en día vivimos en la era de la información en donde ya no es escaza, de hecho, es abundante, pero esta enorme cantidad de información disponible nos ha hecho cada vez más dispersos y más distraídos. En un mundo con tantas distracciones, la habilidad de saberse enfocar es uno de nuestros mayores recursos.

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

¿Cómo logramos alcanzar nuestros objetivos empresariales sin perder nuestra calidad de vida?, ¿Cómo podemos ser más productivos en nuestra empresa en un mundo con tantas distracciones? A continuación quisiera compartirte a través de 3 pasos las respuestas a estas preguntas, para que tú como dueño de negocio puedas simplificar tu rol como empresario mientras logras más cosas tanto en tu vida profesional como personal.

1. CAMBIO DE PARADIGMA SOBRE PRODUCTIVIDAD.

Hemos heredado un paradigma sobre la productividad que viene de la revolución industrial, específicamente del trabajo realizado por Frederick Taylor quien instituyo la administración científica en el trabajo, que tenía por objetivo que los empleados pudieran hacer más cosas y de manera más rápida. La mayoría de los empleados en esta época eran obreros que trabajan en grandes fábricas y en donde se buscaba que trabajaran muchas horas y pudieran hacer la mayor cantidad de cosas posibles.

Hoy en día ya no somos trabajadores de la era manual, hoy se nos paga principalmente por nuestras habilidades mentales, es por eso que si aplicas las ideas de Taylor a la economía del conocimiento nunca terminas y acabas enfrascado en la “carrera del hámster” pues siempre estás haciendo cosas, pero nunca avanzas y tampoco tienes libertad.

La verdadera productividad no se trata de hacer más cosas sino de tener la LIBERTAD de perseguir aquellos que es más importante para cada uno de nosotros. Hay 4 libertades que este nuevo paradigma de productividad nos puede aportar:

  1. Libertad de enfocarte y concentrarte en lo que es más importante para ti.
  2. Libertad de poder estar presente y concentrado en tu vida laboral y personal, estar realmente en dónde estás.
  3. Libertad para poder tener tiempo libre y tener calidad de vida.
  4. Libertad para hacer que tu trabajo se adapte a tu estilo de vida y objetivos y no al revés.

2. ENFOCARTE A TRABAJAR EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

El siguiente paso para poder hacer menos y producir más es lograr enfocarte en tu talento único y especial y delegar el resto para simplificar tu rol como dueño de negocio.

Todo empresario vive su vida empresarial en estas 4 zonas:

La zona 4- La incompetencia:

Esta zona está hecha de actividades en las cuales no eres bueno/a y tampoco te apasiona. Esta es la peor zona para estar pues te drena de energía y no logras producir resultados.

La zona 3 –El desinterés:

Esta zona está compuesta de actividades en las cuales eres muy capaz pero que no te apasionan. En esta zona logras ser productivo pero a la larga te va a llenar de estrés y aburrimiento.

La zona 2 – La distracción:

Esta zona está compuesta de las cosas que te apasionan pero que eres poco proeficiente, esto significa que estas actividades no te drenan energía ya que las disfrutas pero no eres lo suficientemente capaz para lograr generar una gran contribución a tu empresa y clientes.

La zona 1 – Tu talento único y especial:

Esta es tu zona de poder pues es el punto en donde tu proficiencia, es decir tus mayores capacidades y talentos reconocidos por otros se junta con tus pasiones y tus intereses. En esta zona es en donde tú puedes desatar mayormente tu potencial y entregar tus mayores habilidades a tu negocio y al mundo.

Tú talento único y especial es una mezcla de tus pasiones, tus habilidades y tus experiencias que te hacen completamente único e irrepetible y que te permite generar gran valor para otros.

3. HAZ UN PLAN DE ACCIÓN PARA ENFOCARTE MÁS EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

A continuación te invito a realizar un inventario de todas tus actividades que realizas en tu trabajo y asígnales un porcentaje de tiempo en el que pasas en cada una de las 4 zonas antes mencionadas.

Una vez que sepas en que áreas te desenvuelves cotidianamente, te invito a hacer un plan de acción para libertarte de las zonas 3 y 4 principalmente. Comienza por hacer un plan de acción para analizar qué actividades puedes:

  1. Delegar.
  2. Automatizar.
  3. Eliminar.

La verdadera productividad se trata de hacer más de tu talento único y especial y menos de las otras actividades. Deshacerte de las actividades que no son tu talento único y especial te permite desconectar tu mente y emociones de las cosas que realmente no te apasionan y que pueden incluso drenar tu energía.

Como el escultor de tu propia vida, debes esculpir sistemáticamente todo el “mármol” extra que oscurece quién eres realmente y lo que te apasiona en la vida para alcanzar la mayor libertad posible como dueño de negocio.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estas ideas visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad empresarial!

Alejandro Valdés

Especialista en libertad empresarial

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *