CÓMO ENCONTRAR EL MOMENTO OPORTUNO PARA ACCIONAR

Los secretos de encontrar el tiempo correcto para tomar las mejores decisiones en tu vida y negocio.

“Los tiempos no son lo más importante. Lo son todo.”

Miles Davis

La vida de un empresario y un emprendedor es un flujo interminable de toma de decisiones todos los días, desde decidir qué tipo de actividades vas a realizar en el día, hasta la posible decisión de si debes de dejar ofrecer en tu empresa un producto o servicio. Todas nuestras decisiones cargan consigo consecuencias, por lo tanto, nos hemos especializado como emprendedores en responder preguntas como: ¿Qué debo de hacer?, ¿cómo debo de hacerlo?, ¿quién está involucrado?, entre muchas otras, pero hemos dejado de lado a la pregunta del ¿CÚANDO?, ¿cuándo debo de hacerlo? La mayoría no somos muy conscientes de la importancia del “Timing” o de encontrar el momento correcto para accionar, lo cierto es que encontrar el momento preciso para actuar es muy importante para nuestro éxito como empresarios.

Para lograr encontrar el momento preciso de accionar recurramos a Daniel Pink autor del libro ¿Cuándo? – la ciencia de encontrar el momento preciso nos hace hincapié en que debemos de ser más conscientes que todos los seres vivos sobre el planeta tierra tenemos un reloj biológico o interno que rige nuestros ritmos circadianos que influyen en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Las plantas, por ejemplo, se abren a la salida del sol y se cierran a su puesta. Los seres humanos también somos influidos de manera diferente en función de los ritmos de la tierra. En general existen 3 tipos diferentes de cronotipos dentro de los seres humanos:

LOS CRONOTIPOS.

1. LA PERSONA MATUTINA O ALONDRA.

Se levantan muy temprano, no les cuesta madrugar y tienden a acostarse temprano en la noche. Tienen mucha energía en las mañanas y poca en la noche. La capacidad cognitiva máxima para este tipo se da por la mañana. Normalmente se levantan entre las 5 o 6 am y se duermen entre las 9 o 10 pm. Aproximadamente un 14% de la población mundial pertenecen a este tipo.

2. LA PERSONA INTERMEDIA O COLIBRÍ.

Son principalmente diurnos y pueden adaptarse sin mayor esfuerzo a madrugar o trasnochar. Su mayor energía se da a medio día.  Normalmente se duermen entre las 11 y 12 y se despiertan entre las 7 y 9 am. Aproximadamente el 65% de la población pertenecen a este tipo.

3. LA PERSONA NOCTURA O EL BÚHO.

Tienen mayor vitalidad en la tarde-noche; su tendencia es levantarse tarde por ejemplo entre las 10 y las 12 de la mañana y acostarse más tarde 1 a 3 de la madrugada. Su mayor energía y capacidad cognitiva se da en la tarde-noche.  Aproximadamente un 21% de la población son de este tipo.

Es importante mencionar que el cronotipo es algo genético y no es algo aprendido por medio de la sociedad pero es cierto que influye mucho la edad biológica que se tenga, por ejemplo: Las personas mayores de 60 años y menores a 12 años tienden a ser alondras, mientras que los adolescentes tienden a ser búhos.

LA FLUCTUACIÓN DE NUESTRA ENERGÍA A LO LARGO DEL DÍA.

Como nuestras capacidades van fluctuando a lo largo del día es muy importante que conozcas cuál es tu cronotipo y en función de ello selecciona el tipo de tareas que debes realizar utilizando tus mejores energías. Es por eso que te comparto el siguiente cuadrante para que te sirva de guía.

LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS RECONSTITUYENTES.

Finalmente me gustaría compartirte otra idea muy importante para poder sincronizarte mejor con los biorritmos y es la importancia de aprender a tener pausas reconstituyentes a lo largo de nuestro día. La gente más efectiva es aquella que logra entender que el día tiene su propio ritmo de periodos de alta concentración y periodos de descanso. La gente más productiva logra hacer pausas más eficaces. Algunas ideas para tener pausas efectivas son:

  • Divide tu jornada laboral en periodos de enfoque y concentración de máximo 60 a 90 minutos, seguidos de periodos de descanso de 10 a 15 minutos.
  • Caminar 5 minutos cada hora eleva los niveles de energía y mejora la concentración.
  • Las pausas al aire libre son mejores que en el interior de un edificio.
  • Los descansos en la naturaleza nos recargan al máximo la energía.
  • Tomar siestas en la tarde entre 10 a 20 minutos mejoran el rendimiento de las personas.
  • Idealmente debemos de tomarnos mínimo 3 pausas a lo largo del día para ser más productivos, pues estas nos ayudan a aumentar la motivación y mejorar la concentración.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *