Dueños disfrutando. ¿En qué vas a invertir tu tiempo libre?

Estamos seguros que en algún momento de tu vida laboral has tenido que enfrentar la siguiente disyuntiva: continuar trabajando arduas horas o darte un respiro en otras actividades.

¿Cuántas veces te has quedado con las ganas de viajar? ¿O no has podido ir al festival de tu hijo? ¿Esa pila de libros por leer aumenta sin parar? ¿Cuántas de tus actividades favoritas has dejado de lado debido a la gran cantidad de actividades laborales y responsabilidades que tienes por desarrollar?  Poder disfrutar de tiempo libre para dedicarlo a tus hobbies, tus seres queridos; o simplemente a ti mismo, no debería ser un trabajo tan difícil. 

Estamos seguros que en algún momento de tu vida laboral has tenido que enfrentar la siguiente disyuntiva: continuar trabajando arduas horas o darte un respiro en otras actividades. 

Si todo empresario fuese cuestionado al respecto, sabemos cuál sería su respuesta: invertir más tiempo en actividades fuera del trabajo y disfrutar de tus seres queridos. 

¿Tomarme un día libre? ¡Imposible! 

Pero desear no siempre lo es todo. Lo primero que hacemos cuando pensamos en darnos un tiempo es evitarlo. ¿Cómo podría separarme de la oficina? ¿Funcionará de manera correcta? ¿Pasará algo malo en mi ausencia? Un sinfín de pretextos imaginarios que buscamos insistentemente para no permitirnos un tiempo para nosotros. 

Podrías pensar que esta recomendación es contradictoria, pero no es así, cuando estás más relajado, descansado y con la mente fresca, es cuando eres más productivo, ya que al desconectarte del negocio, recrearte en tu tiempo libre aumentará tu energía y creatividad en el trabajo, para resolver con una mente fresca y descansada las diversas situaciones que se presentan día a día.

Entendemos que hacer espacio en tu agenda para unos días libres puede ser complicado y tal vez lo considerarías hasta imposible; pero no es así, lo único que debes realizar es una planificación de todas tus actividades, así organizas tus horas laborales, estableces fechas límite y liberas tu agenda para actividades de recreación o personales, no debes perder de vista el motivo por el cual iniciaste tu negocio: ser tu propio jefe y disfrutar de tu negocio.

La clave de todo: Crear una empresa auto-gestionada 

Como dueño de negocio debes plantearte como objetivo que tu negocio se desarrolle de manera autónoma, sin necesidad de que tú estés presente para que funcione; podrías pensar que esto es imposible; sin embargo, grandes empresarios como Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Jeff Bezos lo han logrado. La clave principal para alcanzar esa libertad empresarial es la de generar una empresa auto-gestionada; esto lo lograrás al empezar a trabajar sobre el negocio y no en el negocio. El primer paso para lograrlo es salir de la operación del negocio y definir la estrategia, después deberás crear un plan de acción y alinear a todo tu equipo en las mismas prioridades.

Sabemos que esto parecería imposible, pero no es así, cuando cuentas con un grupo de expertos trabajando junto a ti y compartiendo experiencias que te pueden ayudar e impulsar para llegar a las metas que te has establecido, el camino al éxito es mucho más ameno.

Crear una empresa auto-gestionada no es una tarea fácil o simple sin embargo es la llave para elevar tu calidad de vida como dueño de negocio en el futuro. Es muy importante que inicies a crear un negocio que dependa menos de tí si es que quieres disfrutar más de tu propio negocio y también de tu vida.

Ya estoy listo ¡Quiero comenzar a disfrutar de mi negocio! 

¿Quieres saber cómo lograrlo? forma parte del Programa Expansión 10x, un programa diseñado exclusivamente para directores generales y dueños de sus mismas empresas que se encuentran motivados a seguir creciendo en su propia vida y negocio. 

El programa está diseñado para que el dueño de negocio tenga un acompañamiento estratégico de 6 meses que le permitirá simplificar su rol dentro de la empresa, definir una estrategia ganadora y reducir el drama de la operación para mejorar su calidad de vida. 

Conoce cómo puedes formar parte de 10x, convive con otros dueños de negocios de diversas industrias que como tú quieren crecer, comparte con ellos experiencias, ideas y estrategias que fomentarán una comunidad digital de aprendizaje extraordinaria.
Visita nuestra página web Programa Expansión 10x y conoce todo lo que este programa de Libertad Empresarial para Dueños de Negocio tiene para ti.

CÓMO HACER MENOS Y LOGRAR MÁS COMO DUEÑO DE NEGOCIO

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

 “La productividad no se basa en hacer más cosas sino en hacer las cosas correctas.”

Michael Hyatt

Herbert Sinan profesor de ciencias de la computación de la universidad Carnegie Mellon dijo en 1970: “La información consume la atención de los receptores. Un mundo rico en información crea un mundo de pobreza de atención”.

Estas palabras parecen que fueron proféticas pues hoy en día vivimos en la era de la información en donde ya no es escaza, de hecho, es abundante, pero esta enorme cantidad de información disponible nos ha hecho cada vez más dispersos y más distraídos. En un mundo con tantas distracciones, la habilidad de saberse enfocar es uno de nuestros mayores recursos.

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

¿Cómo logramos alcanzar nuestros objetivos empresariales sin perder nuestra calidad de vida?, ¿Cómo podemos ser más productivos en nuestra empresa en un mundo con tantas distracciones? A continuación quisiera compartirte a través de 3 pasos las respuestas a estas preguntas, para que tú como dueño de negocio puedas simplificar tu rol como empresario mientras logras más cosas tanto en tu vida profesional como personal.

1. CAMBIO DE PARADIGMA SOBRE PRODUCTIVIDAD.

Hemos heredado un paradigma sobre la productividad que viene de la revolución industrial, específicamente del trabajo realizado por Frederick Taylor quien instituyo la administración científica en el trabajo, que tenía por objetivo que los empleados pudieran hacer más cosas y de manera más rápida. La mayoría de los empleados en esta época eran obreros que trabajan en grandes fábricas y en donde se buscaba que trabajaran muchas horas y pudieran hacer la mayor cantidad de cosas posibles.

Hoy en día ya no somos trabajadores de la era manual, hoy se nos paga principalmente por nuestras habilidades mentales, es por eso que si aplicas las ideas de Taylor a la economía del conocimiento nunca terminas y acabas enfrascado en la “carrera del hámster” pues siempre estás haciendo cosas, pero nunca avanzas y tampoco tienes libertad.

La verdadera productividad no se trata de hacer más cosas sino de tener la LIBERTAD de perseguir aquellos que es más importante para cada uno de nosotros. Hay 4 libertades que este nuevo paradigma de productividad nos puede aportar:

  1. Libertad de enfocarte y concentrarte en lo que es más importante para ti.
  2. Libertad de poder estar presente y concentrado en tu vida laboral y personal, estar realmente en dónde estás.
  3. Libertad para poder tener tiempo libre y tener calidad de vida.
  4. Libertad para hacer que tu trabajo se adapte a tu estilo de vida y objetivos y no al revés.

2. ENFOCARTE A TRABAJAR EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

El siguiente paso para poder hacer menos y producir más es lograr enfocarte en tu talento único y especial y delegar el resto para simplificar tu rol como dueño de negocio.

Todo empresario vive su vida empresarial en estas 4 zonas:

La zona 4- La incompetencia:

Esta zona está hecha de actividades en las cuales no eres bueno/a y tampoco te apasiona. Esta es la peor zona para estar pues te drena de energía y no logras producir resultados.

La zona 3 –El desinterés:

Esta zona está compuesta de actividades en las cuales eres muy capaz pero que no te apasionan. En esta zona logras ser productivo pero a la larga te va a llenar de estrés y aburrimiento.

La zona 2 – La distracción:

Esta zona está compuesta de las cosas que te apasionan pero que eres poco proeficiente, esto significa que estas actividades no te drenan energía ya que las disfrutas pero no eres lo suficientemente capaz para lograr generar una gran contribución a tu empresa y clientes.

La zona 1 – Tu talento único y especial:

Esta es tu zona de poder pues es el punto en donde tu proficiencia, es decir tus mayores capacidades y talentos reconocidos por otros se junta con tus pasiones y tus intereses. En esta zona es en donde tú puedes desatar mayormente tu potencial y entregar tus mayores habilidades a tu negocio y al mundo.

Tú talento único y especial es una mezcla de tus pasiones, tus habilidades y tus experiencias que te hacen completamente único e irrepetible y que te permite generar gran valor para otros.

3. HAZ UN PLAN DE ACCIÓN PARA ENFOCARTE MÁS EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

A continuación te invito a realizar un inventario de todas tus actividades que realizas en tu trabajo y asígnales un porcentaje de tiempo en el que pasas en cada una de las 4 zonas antes mencionadas.

Una vez que sepas en que áreas te desenvuelves cotidianamente, te invito a hacer un plan de acción para libertarte de las zonas 3 y 4 principalmente. Comienza por hacer un plan de acción para analizar qué actividades puedes:

  1. Delegar.
  2. Automatizar.
  3. Eliminar.

La verdadera productividad se trata de hacer más de tu talento único y especial y menos de las otras actividades. Deshacerte de las actividades que no son tu talento único y especial te permite desconectar tu mente y emociones de las cosas que realmente no te apasionan y que pueden incluso drenar tu energía.

Como el escultor de tu propia vida, debes esculpir sistemáticamente todo el “mármol” extra que oscurece quién eres realmente y lo que te apasiona en la vida para alcanzar la mayor libertad posible como dueño de negocio.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estas ideas visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad empresarial!

Alejandro Valdés

Especialista en libertad empresarial

Alejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO ENCONTRAR EL MOMENTO OPORTUNO PARA ACCIONAR

Los secretos de encontrar el tiempo correcto para tomar las mejores decisiones en tu vida y negocio.

“Los tiempos no son lo más importante. Lo son todo.”

Miles Davis

La vida de un empresario y un emprendedor es un flujo interminable de toma de decisiones todos los días, desde decidir qué tipo de actividades vas a realizar en el día, hasta la posible decisión de si debes de dejar ofrecer en tu empresa un producto o servicio. Todas nuestras decisiones cargan consigo consecuencias, por lo tanto, nos hemos especializado como emprendedores en responder preguntas como: ¿Qué debo de hacer?, ¿cómo debo de hacerlo?, ¿quién está involucrado?, entre muchas otras, pero hemos dejado de lado a la pregunta del ¿CÚANDO?, ¿cuándo debo de hacerlo? La mayoría no somos muy conscientes de la importancia del “Timing” o de encontrar el momento correcto para accionar, lo cierto es que encontrar el momento preciso para actuar es muy importante para nuestro éxito como empresarios.

Para lograr encontrar el momento preciso de accionar recurramos a Daniel Pink autor del libro ¿Cuándo? – la ciencia de encontrar el momento preciso nos hace hincapié en que debemos de ser más conscientes que todos los seres vivos sobre el planeta tierra tenemos un reloj biológico o interno que rige nuestros ritmos circadianos que influyen en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Las plantas, por ejemplo, se abren a la salida del sol y se cierran a su puesta. Los seres humanos también somos influidos de manera diferente en función de los ritmos de la tierra. En general existen 3 tipos diferentes de cronotipos dentro de los seres humanos:

LOS CRONOTIPOS.

1. LA PERSONA MATUTINA O ALONDRA.

Se levantan muy temprano, no les cuesta madrugar y tienden a acostarse temprano en la noche. Tienen mucha energía en las mañanas y poca en la noche. La capacidad cognitiva máxima para este tipo se da por la mañana. Normalmente se levantan entre las 5 o 6 am y se duermen entre las 9 o 10 pm. Aproximadamente un 14% de la población mundial pertenecen a este tipo.

2. LA PERSONA INTERMEDIA O COLIBRÍ.

Son principalmente diurnos y pueden adaptarse sin mayor esfuerzo a madrugar o trasnochar. Su mayor energía se da a medio día.  Normalmente se duermen entre las 11 y 12 y se despiertan entre las 7 y 9 am. Aproximadamente el 65% de la población pertenecen a este tipo.

3. LA PERSONA NOCTURA O EL BÚHO.

Tienen mayor vitalidad en la tarde-noche; su tendencia es levantarse tarde por ejemplo entre las 10 y las 12 de la mañana y acostarse más tarde 1 a 3 de la madrugada. Su mayor energía y capacidad cognitiva se da en la tarde-noche.  Aproximadamente un 21% de la población son de este tipo.

Es importante mencionar que el cronotipo es algo genético y no es algo aprendido por medio de la sociedad pero es cierto que influye mucho la edad biológica que se tenga, por ejemplo: Las personas mayores de 60 años y menores a 12 años tienden a ser alondras, mientras que los adolescentes tienden a ser búhos.

LA FLUCTUACIÓN DE NUESTRA ENERGÍA A LO LARGO DEL DÍA.

Como nuestras capacidades van fluctuando a lo largo del día es muy importante que conozcas cuál es tu cronotipo y en función de ello selecciona el tipo de tareas que debes realizar utilizando tus mejores energías. Es por eso que te comparto el siguiente cuadrante para que te sirva de guía.

LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS RECONSTITUYENTES.

Finalmente me gustaría compartirte otra idea muy importante para poder sincronizarte mejor con los biorritmos y es la importancia de aprender a tener pausas reconstituyentes a lo largo de nuestro día. La gente más efectiva es aquella que logra entender que el día tiene su propio ritmo de periodos de alta concentración y periodos de descanso. La gente más productiva logra hacer pausas más eficaces. Algunas ideas para tener pausas efectivas son:

  • Divide tu jornada laboral en periodos de enfoque y concentración de máximo 60 a 90 minutos, seguidos de periodos de descanso de 10 a 15 minutos.
  • Caminar 5 minutos cada hora eleva los niveles de energía y mejora la concentración.
  • Las pausas al aire libre son mejores que en el interior de un edificio.
  • Los descansos en la naturaleza nos recargan al máximo la energía.
  • Tomar siestas en la tarde entre 10 a 20 minutos mejoran el rendimiento de las personas.
  • Idealmente debemos de tomarnos mínimo 3 pausas a lo largo del día para ser más productivos, pues estas nos ayudan a aumentar la motivación y mejorar la concentración.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO CREAR UNA GRAN CULTURA EN TU EMPRESA

“Tu cultura es tu marca.”

Tony Hsieh – CEO de Zappos

Uno de los mayores retos para cualquier empresario es encontrar y mantener a excelentes miembros del equipo que lo puedan ayudar a dirigir y hacer crecer la empresa. Encontrar este tipo de personas comprometidas, orientadas al crecimiento, leales, capaces e inteligentes puede sentirse como un verdadero desafío pues este tipo de personas parecen ser escasas.

¿Cómo puedes encontrar a personas excelentes para trabajar en tu empresa?

La respuesta es bastante simple pero no es tan fácil de hacerla realidad. Los empresarios pueden diferenciarse de todas las otras organizaciones en el mercado al lograr atraer gran talento en sus empresas por medio de crear un ambiente positivo y próspero en el cual las personas quieran trabajar y para lograrlo necesitamos considerar 5 factores:

1. SÉ UN GRAN EMPRESARIO.

Grandes colaboradores quieren trabajar para alguien que tiene una gran visión del futuro y que sigue creciendo constantemente. Los grandes miembros del equipo siempre buscan tener mucho espacio para su propio crecimiento personal y profesional y que puedan ser recompensados por ello. Además, no solo quieren responsabilidad, sino autoridad para tomar decisiones que les permitan aprender de sus propias experiencias. Finalmente, quieren ser valorados y apreciado por lo que hacen mejor y así lograr aprender, crecer y desarrollar sus talentos.

Los grandes miembros del equipo realmente quieren trabajar para una gran persona, en un gran ambiente de trabajo y con un significativo propósito.

2. COMPARTE TU VISIÓN CONSTANTEMENTE.

Ten reuniones regulares con tu equipo para dialogar sobre la visión y el futuro de la empresa, conversa con ellos sobre las oportunidades que más te emocionan y también sobre los obstáculos que logres prever. Entre más las personas de tu equipo participen en la creación de los objetivos y visión de tu empresa, más sentido de propiedad y compromiso sentirán.

3. DA AUTONOMÍA A TU EQUIPO.

Un equipo exitoso, talentoso y comprometido también quiere libertad lograr los resultados de utilizando su propia manera creativa. A nadie le gusta ser micro-gestionado.

Una vez que el miembro del equipo han demostrado sus capacidades, una de las recompensas es la autonomía: la libertad de experimentar, ejercitar su propia creatividad y aprender de sus errores.

4. DA APOYO A TU EQUIPO.

Los miembros del equipo quieren libertad, pero no quieren sentirse abandonados. Como en cualquier relación a largo plazo, se necesita cultivar un interés genuino en los intereses y objetivos de la persona y manifestar su apoyo y brindarle los recursos necesarios para que puedan seguir mejorando. Una de las mejores formas de apoyar a los miembros del equipo es liberarlos continuamente de las actividades que les drenan energía y que no les gustan, de manera que les permitas hacer lo que mejor hacen y crear mejores resultados para la empresa.

5. ARTICULA LOS VALORES DE TU EMPRESA.

La cultura es el ambiente que creamos basados ​​en los valores y principios por los que vivimos en la empresa y aquello que consideramos importante y se refleja en cómo nos tratamos unos a otros, a nuestros clientes y a nuestros proveedores.

Crear una cultura orientada al crecimiento requiere descubrir y articular cuáles son tus valores y darles vida dentro de la organización de manera que se conviertan en los principios guía y conscientes de todo lo que hacen dentro de la empresa.

Un ejemplo de una gran cultura es la empresa Zappos que tiene 10 valores core que guían todas sus actividades y prioridades. Sus valores son:

  • Entregar un WOW a través del servicio.
  • Abrazar y buscar el cambio.
  • Crear diversión y un poco de rareza.
  • Ser aventurero, creativo y de mente abierta.
  • Perseguir el crecimiento y el aprendizaje.
  • Construir relaciones abiertas y honestas con comunicación.
  • Construir un equipo positivo y el espíritu de familia.
  • Hacer más con menos.
  • Ser apasionado y determinado.
  • Ser humilde.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO RETENER A GRANDES COLABORADORES EN TU EQUIPO DE TRABAJO

“Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos.”  

Ray Kroc

Una de las preocupaciones de muchos dueños de negocio es el temor de perder a los miembros del equipo en los que han invertido. La retención del talento es un verdadero problema, especialmente si no te gusta realizar el proceso de contratación y capacitación y odias la idea de perder a grandes jugadores dentro del equipo.

Algunas razones para que los miembros del equipo se vayan están fuera de su control, por ejemplo, alguien podría necesitar mudarse debido al nuevo trabajo de su cónyuge o tener que cuidar a sus seres queridos fuera de la ciudad, o incluso estar sufriendo una enfermedad. Sin embargo, todo dueño de negocio si tiene control sobre muchos de los factores que determinan si las personas deciden quedarse en la empresa.

EL DINERO NO ES EL FACTOR MÁS IMPORTANTE.

El dinero puede ser una tema a considerar especialmente si a alguien no se le paga un salario proporcional a otros que hacen el mismo trabajo, sin embargo, mientras pagues a las personas de manera competitiva, el dinero no tendrá un gran peso en la decisión de quedarse o irse de tu empresa.

Lo que más motiva a las personas es sentirse apreciados por el trabajo bien hecho y la libertad de trabajar en su talento único y especial. Centrarse en estos dos factores que a menudo pasan desapercibidos por muchas empresas puede ayudarte a retener a tus jugadores A.

UTILIZA LA APRECIACIÓN COMO MECANISMO DE RETENCIÓN.

Como empresarios nos sentimos recompensados ​​cuando hacemos un trabajo de calidad y los clientes nos lo agradecen. Por otro lado los miembros de tu equipo quieren escuchar sobre su progreso y trabajo. Tú como dueño de negocio es como si fueras el cliente de tu equipo y necesitan recibir de tu parte palabras de agradecimiento que les permita saber que están haciendo bien su trabajo.

Comienza a practicar la “gratitud proactiva” y deja que otros en tu equipo sepan cómo sus esfuerzos marcan la diferencia en la empresa y siempre di “gracias”. No asumas que solo porque la gente parece estar contenta, tus comentarios no son importantes ni significativos.

Puedes utilizar cartas de reconocimiento, premios, notas en su lugar, regalos o simplemente dejarles mensajes en sus celulares en las cuales les agradeces el buen trabajo que están haciendo.

EL TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

La otra forma de mantener a las grandes personas a bordo es darles la libertad de descubrir y hacer crecer su talento único y especial. Al permitir que la habilidad única de un miembro del equipo se manifieste naturalmente, aprovechas su pasión, ya que el talento único y especial, por definición, es lo que más le gusta a alguien y lo que mejor sabe hacer.

Este enfoque es donde realmente puedes diferenciarte de otras empresas ya que muy pocas organizaciones realmente se preocupan por lo que a la gente haga lo que le gusta hacer y en lo que son buenos.

Ayuda a tu equipo a liberarse de las actividades que nos les gustan y en las que no son buenos para que puedan dedicarse más a su talento único y especial. Puedes utilizar sistemas de delegación o hasta tecnología para hacerlo.

AYUDALOS A CRECER

Invertir en capacitación que amplíe las habilidades de tu equipo también es extremadamente beneficioso ya que les da la oportunidad de aprender. La mayoría de colaboradores desean que la empresa para la que trabajan les de capacitación para mejorar sus habilidades profesionales y experiencia. Todo esto cuenta mucho pues tu equipo estará creciendo y se sentirán emocionados y motivados de trabajar en tu empresa.

TRATÁLOS COMO ALIADOS Y SOCIOS

Trátalos bajo la actitud de que son tus socios para hacer el trabajo que hacen en tu empresa y no son autómatas reemplazables que están ahí sólo para hacer el trabajo. Piensa en ellos como tus aliados para producir un producto o servicio excepcional, trátalos de esa manera y verás cómo responden positivamente pues les estarás dando el empoderamiento y la responsabilidad necesaria para ponerse la camiseta de tu empresa. Siempre ve a tu equipo como una inversión, nunca como un costo y hazlos sentir como irremplazables.

CONCLUSIÓN

Si les pagas a las personas de manera justa, aprecias su contribución que están haciendo, les ayudas a aprovechar y desarrollar su talento único y especial y además inviertes en su desarrollo puedes estar seguro que atraerás y retendrás a las mejores personas. Estarás así a mucha distancia de otros emprendedores y serás recompensado por un equipo cada vez más capaz y leal, el cual valora la inversión que has realizado en ellos.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocioAlejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO ALINEAR A TU EQUIPO EN LA MISMA DIRECCIÓN

“Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización”        

James Cash Penney

¿Si le preguntas a 5 personas de tu equipo de trabajo sobre la visión y las prioridades de la empresa recibirías 5 respuestas diferentes? Si no pueden responder la pregunta, o su respuesta no es similar, casi puedo garantizarte que el crecimiento de tu empresa es muy limitados. Si TÚ no tienes una visión clara de dónde quieres que esté tu empresa dentro de uno, cinco o diez años a partir de ahora tus mejores anhelos solo serán un sueño.

Las empresas sin alineación no llegan muy lejos.

Cuando un equipo directivo no tiene un rumbo fijo los diversos intereses de las personas que lo conforman empujan y tiran hacia su propio lado, tratando de mover la dirección de la empresa hacia ellos, nadie va a ninguna parte y así la empresa quede estancada.

A donde la atención va, la energía fluye.

Lo que se necesita para alinear al equipo es que el emprendedor, el dueño de negocio o el director logren crear un plan estratégico que les permita mantener a todos los empleados alineados y enfocados hacia dónde va la empresa. La forma de hacer que tu empresa avance es conseguir que toda la energía de tu organización fluya en una misma dirección.

El plan estratégico de una hoja: la herramienta que te ayuda alinear a tu equipo.

Esta herramienta llamada plan estratégico de una hoja fue desarrollada por Verne Harnish y hace que sea fácil para todos en la empresa saber a dónde se dirigen y qué deben hacer para llegar allí, sin verse atorados por un plan de negocios de 40 páginas que es muy difícil de accionar.

El Plan estratégico de una hoja es una forma sintetizada de comunicar tu visión y tu plan estratégico para alinear a todos los empleados de tu empresa.

Para llenar un plan estratégico es necesario que te tomes un tiempo de reflexión con tu equipo directivo y que logren responderse estás 8 preguntas:

1.- ¿Cuáles son sus valores fundamentales y la cultura de tu empresa?

2.- ¿Cuál es el propósito principal de la empresa (su razón de ser)?

3.- ¿Cuál es su gran objetivo a 10 o 25 años?

4.- ¿Cuál es su estrategia de mercadotecnia? (Cliente ideal, promesa de marca y garantía de promesa de marca)

5.- ¿Cuál es su objetivo a 3 o 5 años?

6.- ¿Cuál es tu plan de 1 año?

7.- ¿Cuáles son las prioridades trimestrales de la empresa?

8.- ¿Cuáles son las prioridades trimestrales de cada persona en la empresa?

Al lograr responderte estas 8 preguntas y aterrizarlas al plan estratégico te permitirá comunicárselo a toda la empresa de manera que todos estén alineados y enfocados en los mismos objetivos.

Para resumir, al tener un plan estratégico de una hoja le estarás proporcionando a tu organización:

  • Un marco que detalla tu visión empresarial.
  • Un lenguaje común con el que expresar esa visión.
  • Una rutina bien desarrollada para mantener la visión actual.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo diseñar un plan estratégico para tu empresa te invitamos a nuestro programa Expansión 10x o visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento empresarial

Alejandro.valdes@innovarte.mx

EL EFECTO COMPUESTO: El poder de nuestras decisiones para moldear el destino.

“El éxito no es suerte es realmente una ciencia con leyes que lo rigen. Tú cosechas lo que siembras.”

Darren Hardy.

¿Por qué a algunas personas les va mejor que a otras? ¿Cómo es posible que haya emprendedores que puedan tener un gran éxito en su negocio y también en su vida personal? ¿Por qué algunas personas no tienen los resultados que anhelan?

El libro “El efecto compuesto” de Darren Hardy tiene algunas respuestas que nos pueden ayudar a comprender el secreto del éxito. Hardy es el director de la revista Success Magazine y ha entrevistado durante 20 años a cientos de emprendedores, atletas y ejecutivos de alto nivel para lograr descubrir los secretos, las tácticas y las herramientas que les permiten tener un desempeño extraordinario. A continuación buscaré transmitirte aquello que aprendí de este libro:

1. TUS DECISIONES QUE HACES TODOS LOS DÍAS MOLDEAN TU DESTINO.

Todo el día estamos tomando decisiones, desde si decidimos levantarnos más temprano o dormir un poco más, hasta las acciones específicas que realizarás en tu negocio. Todo nuestro día está plagado de toma de decisiones y cada decisión acarrea consecuencias. Hay un aforismo que me gusta mucho que ilustra esta idea: ¨quien elige la conducta, elige la consecuencia¨. Cada decisión nos lleva a la acción y la acción a tener un resultado.

Son las pequeñas decisiones que tomas día a día las que te conducen a la vida de éxito que deseas o de forma predeterminada, al desastre. El efecto compuesto es la suma de decisiones persistentes que producen el resultado esperado.

El secreto para mejorar nuestros resultados radica en la persistencia y en tomar acciones consistentes con nuestros objetivos. Hardy menciona lo siguiente:

¨Usted ya conoce todo lo que se necesita para triunfar. No necesita aprender más. Si todo lo que necesitáramos fuese información, todo el mundo con una conexión a Internet viviría en una mansión, tendría unos abdominales de acero y sería completamente feliz. Lo que necesita es un plan de acción, no nueva información. Es hora de crear nuevos comportamientos y hábitos que se aparten de la autodestrucción y se orienten hacia el éxito. Así de sencillo¨.

2.- LAS ACCIONES CONSISTENTES SOSTENIDAS EN EL TIEMPO PRODUCEN EFECTOS VISIBLES.

Las decisiones son la raíz de todo, ya que de una decisión se desprende una acción y una acción repetida en el tiempo genera un hábito.

Las personas debemos de aprender a soltar ¨la mentalidad del micro-ondas¨ al pensar que el éxito es algo rápido e instantáneo, la realidad es que tener éxito es difícil y es un proceso laborioso y a veces incluso tedioso, es por eso que la mayor diferencia entre la gente exitosa y la gente no exitosa es que la gente exitosa está dispuesta a hacer lo que la gente no exitosa no está dispuesta. La diferencia entre alguien rico y feliz de alguien enfermo y pobre son las decisiones que toman a través de la vida.

Si uno persevera en tomar acción consistente los resultados serán visible tarde o temprano. Al principio cuando inicia un cambio, uno normalmente no ve los efectos, pero sólo se necesitan pequeños pero consistentes pasos sostenidos en el tiempo para mejorar tus resultados.


Paso a paso, día a día, tus decisiones van a darle forma a tus acciones hasta que tus acciones se conviertan en un hábito y es entonces cuando la práctica se vuelve permanente.

3.- LA GENTE ÉXITOSA TIENE HÁBITOS QUE LOS LLEVAN A SER EXITOSOS.

El 95% de lo que hacemos todos los días son hábitos, es decir acciones aprendidas de las que se requiere poco o nula atención. La gente sobresaliente tiene hábitos que les permiten mejorar constantemente.

Uno de los hábitos más importantes que se deben de desarrollar es el de cultivar a nuestra mente, así como cuidamos al cuerpo al hacer ejercicio o alimentarnos sanamente, así también debemos de comprender que la mente necesita alimentarse para poder producir mejores resultados. La mente produce 2 cosas: pensamientos y sentimientos. Para que pueda producir mejores pensamientos y sentimientos debemos de cultivar nuestra mente.

La mente es como un vaso vacío, que logrará retener cualquier cosa que le pongas, así que tú decides si le pones algo destructivo o algo constructivo. Debemos aprender a alimentar a nuestra mente con grandes ideas, necesitamos cuidar a nuestra mente para que esta pueda producir cosas productivas y positivas.

Así que pregúntate: ¿Lees libros que te inspiren a mejorar?, ¿Tienes relaciones con personas que te ayudan a mejorar tus hábitos? ¿Cultivas tu mente a través de la meditación? Recuerda que para poder mejorar nuestros resultados primero debemos de mejorar nuestros hábitos.

¨Si quieres tener más, tú tienes que SER más. El éxito no es algo que persigues, el éxito es algo que atraes por ser la persona en la que te convertiste¨

Jim Rohn

Espero que estás ideas te sean de utilidad. En Innovarte nos especializamos en ayudarte a elevar tus ingresos, crecer a tu empresa y multiplicar tu libertad a través de nuestros programas únicos para emprendedores talentosos, exitosos y con hambre de crecer. Si quieres conocer más sobre lo que hacemos visita: www.innovarte.mx

¡Expandiendo tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés Peña

Alejandro.valdespe@innovarte.mx

LOS 10 HÁBITOS QUE TU EMPRESA NECESITA PARA CRECER




“La ejecución es más bien una cultura que produce una serie de hábitos en toda la organización. La única forma de cultivarla es el director ejecutivo la implante con el ejemplo. Esto transmite un mensaje inequívoco: en esta organización, la ejecución cuenta.”

Guy Kawasaki

John D. Rockefeller fue uno de los hombres más ricos y exitosos de Estados Unidos del siglo pasado, fue el fundador de la empresa Estándar Oil, una gigantesca compañía que llegó a controlar la extracción y la distribución de más del 90 % del petróleo de Estados Unidos. Es considerado el hombre más rico de la historia y logro crear un imperio como ninguna otra empresa en la historia.

Lo interesante de la historia de Rockefeller es que él venía de una familia de clase media y logro en algunos cuantos años convertirse en el empresario más grande de la historia, pero ¿cómo lo logró?, ¿cuál fue su secreto? El mismo Rockefeller lo definiría de la siguiente manera:

Rockefeller era un hombre extremadamente disciplinado porque sabía que ningún gran logro se puede obtener sin orden y constancia. Por ejemplo, si tú deseas aprender a tocar guitarra, no lo lograrás a menos que participes en clases y tengas la disciplina para practicar, de lo contrario todo se quedará sólo en un simple anhelo. Del mismo modo los emprendedores y dueños de negocio que continuamente ejecutan sus visiones también son los que tienen objetivos claros y rutinas rigurosas.

La disciplina es la repetición del orden y para lo cual se necesita de los hábitos que permitan que haya constancia y consistencia. Si tenemos los hábitos correctos podremos estar seguros de que paso a paso estaremos llegando a nuestras metas.

Así que a continuación te compartiré los 10 hábitos que usaba Rockefeller en su negocio hace 100 años y que lo hicieron el industrial más prominente del planeta.

HÁBITO 1: El equipo directivo funciona efectivamente y está alineado.

Se dice Rockefeller comía todos los días con su equipo directivo, incluso que todos vivían muy cerca unos de otros en Nueva York. La clave de este hábito es que si no tienes un equipo sólido y basado en la confianza es imposible crecer, uno de tus roles más importantes como dueño de negocio generes un ambiente de unión en dónde el equipo esté en armonía.

HÁBITO 2: Todos deben estar alineados con el objetivo número 1 que debe cumplirse en el trimestre.

Crecer una empresa lleva tiempo y solo puede suceder si hay objetivos regulares. Cuando toda la empresa está enfocada en lo que se quiere lograr es como unir toda la energía y concentrarla en un solo punto, eso es poderoso.

HÁBITO 3: El ritmo de comunicación en la empresa es rápido y preciso.

Todas las mañanas Rockefeller caminaba con todo su equipo directivo rumbo hacia la empresa y en el trayecto se comunicaban sobre el estado de la empresa y se alineaban sobre sus prioridades del día. ¿Tienes juntas diarias, semanales y mensuales con tu equipo para revisar el progreso de sus metas y prioridades?, de no ser así es vital empezar a hacerlas.

HÁBITO 4: Cada área de la organización tiene una persona asignada para asegurar el cumplimiento de los objetivos.

Si más de una persona es responsable, entonces nadie es responsable, y ahí es cuando las cosas se pierden.

HÁBITO 5: Los empleados tienen un sistema para dar sus opiniones para identificar obstáculos y oportunidades dentro de la empresa.

HÁBITO 6: Se cuenta con datos e informes financieros efectivos y se obtiene retroalimentación de parte del cliente constantemente.

Rockeffeller era un obsesionado por los datos, obtenía datos diarios de cómo estaba el petróleo en Rusia y en otras partes del mundo para poder tomar decisiones.

HÁBITO 7: Los valores centrales y el propósito están “vivos” en la organización.

El rol del emprendedor es siempre fortalecer el aspecto ideológico y cultural dentro de la empresa, recuerda que la cultura se come a la estrategia en el desayuno.

HÁBITO 8: Todos los colaboradores pueden articular los componentes clave de la estrategia de la compañía con precisión.

Es vital poder articular la estrategia del negocio y podérsela comunicar al resto del equipo, si quieres trabajar sobre este aspecto visita: (Link los 5 niveles de la estrategia).

HÁBITO 9: Todas las personas dentro de la empresa tienen al menos 1 objetivo o número crítico a lograr.

Cada miembro de su equipo debería poder responder la pregunta: “¿Tuve un gran día o una semana?“, si no pueden, significa que no tienen claras sus prioridades.

HÁBITO 10: Los objetivos y prioridades son visibles para todos dentro de la empresa.

Este hábito básicamente se reduce a tener marcadores e indicadores en todas partes, esto permitirá que haya foco y concentración en lo resultados deseados.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

EL SECRETO PARA DEFINIR LAS PRIORIDADES DE TU NEGOCIO

“Hay que moverse por prioridades, ese es el secreto del dominio del tiempo.”

Robin Sharma

La productividad es el acto de acercar a las empresas a sus metas. Las acciones que acercan a una compañía a su meta son productivas y las acciones que nos alejan de la meta no son productivas. Esta es una de las principales lecciones que aprendí del libro “La Meta” de Eliyahu Goldratt.

La productividad no tiene significado si no sabemos cuál es nuestra meta, aquí es donde muchos emprendedores se pierden porque hacen muchas actividades pero no todas son productivas porque no están alineadas a la meta principal del negocio. Así pues la primera clave para poder ser productivos es definir la meta.

LA META DE CUALQUIER NEGOCIO

¿Cuál es la meta de cualquier negocio?; la meta principal de toda empresa es generar dinero, si la empresa no está generando utilidades entonces la empresa no es productiva.

Según Goldratt para poder saber si estamos generando dinero necesitamos contar con parámetros e indicadores que nos permitan medir la productividad y nos propone los siguientes:

1. Ingresos (Throught Put). Velocidad a la cual la empresa genera dinero a través de las ventas.

2. Inventario. Todo el dinero que la empresa ha invertido para lograr vender.

3. Gasto de operación.Todo el dinero que la empresa gasta en transformar el inventario en ingreso.

Es fundamental que como emprendedores podamos contar con un registro constante de estos indicadores para poder medir “el pulso/salud” del negocio. Nosotros recomendamos poder analizar estos indicadores mínimos semanalmente para saber si nos estamos alejando o acercando a la meta.

¿CÓMO DEFINIR PRIODIDADES PARA ACERCARNOS A LA META?

Una vez que sabemos los indicadores del negocio es importantísimo notar en qué debemos enfocarnos para poder hacer a la empresa más productiva. El gran secreto que nos provee Eliyahu Goldratt es que debemos de pensar sobre el negocio de manera sistémica. Todo sistema es un conjunto ordenado de normas, procedimientos que regulan el funcionamiento para lograr un resultado deseado. Toda organización está formada por diversas áreas que interactúan entre sí para satisfacer las necesidades de los clientes. Para lograr definir las prioridades debemos de ver los principales componentes del sistema-empresa. Aquí te propongo los elementos vitales de cualquier organización:

El sistema de la empresa

Al observar los elementos de la empresa necesitamos saber que siempre existen de dos diferentes tipos:

1. Los elementos que son cuellos de botella: Aquellos que su capacidad es menor a la del sistema en general y hacen que la empresa no funcione de manera óptima.

2. Los elementos que no son cuellos de botella: Aquellos que su capacidad es mayor a la demanda y permiten el funcionamiento óptimo del sistema.

Imaginemos que una empresa es una cadena hecha de eslabones, aquello que determinará la fuerza de la cadena estará determinado por el eslabón más débil por eso el proceso para mejorar constantemente consiste en identificar a las principales restricciones de la empresa que no le permiten funcionar óptimamente.

EL PROCESO DE MEJORA CONTINUA EN FUNCIÓN DE LAS PRIORIDADES.

El método para determinar tus prioridades es el siguiente:

1. Identifica el cuello de botella dentro de tu empresa. Deberás identificar el eslabón más débil.

2. Desarrollar una estrategia de mejora de esa restricción. Está deberá de ser la prioridad de tu empresa en el siguiente año o trimestre y todos deberán enfocarse en mejorar este aspecto.

3. Mejorar el cuello de botella.

4. Regresar al paso 1 y trabajar con el siguiente cuello de botella.

Un ejemplo de este proceso lo hizo Marck Zuckenberg cuando en el 2011 notó que el mundo estaba ingresando a Facebook a través de sus celulares inteligentes y que sus plataformas estaban adaptadas para computadoras personales primariamente, así que al detectar la restricción definió que la prioridad de la empresa era “¡Get Movile! Necesitamos movernos de inmediato al mundo de los teléfonos celulares.” y todos se alinearon y trabajaron en esto y los resultados fueron espectaculares.

Resumiendo los conceptos más importantes dichos anteriormente:

“Toda organización deberá ser percibida como una cadena. La resistencia de la cadena es determinada por el eslabón más débil. El primer paso para mejorar una organización es identificar y mejorar al principal cuello de botella. El principal problema raíz de una empresa es la restricción del sistema.”

Para saber más de nosotros visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Tener una comunidad es algo que todo emprendedor necesita para crecer.

“Tú serás dentro de cinco años la misma persona que eres hoy, a no ser por la gente que conozcas y los libros que leas”

Charlie Tremendous Jones

Ser emprendedor muchas veces significa ir por tu cuenta y separarte del resto, ya sean amigos, compañeros de trabajo o familiares, para poder crear tu propia empresa. Ser emprendedor significa tener el compromiso y el valor de arriesgarse al poner un negocio y conquistar más libertad. Ser emprendedor significa también tomar la decisión de valerte únicamente de tus propios recursos y capacidades para obtener seguridad económica. Un emprendedor no espera que nadie le resuelva la vida, no busca que el gobierno, la empresa o la familia se haga cargo de él o ella, pues los emprendedores se paran sobre sus propios pies y caminan hacia su destino creando su propia vida.

Según diversas estadísticas no más del 10% de la población es emprendedora y decide crear su propio negocio, por lo tanto no hay una gran cantidad de emprendedores en el mundo, sin embargo son aquellos que más impacto positivo generan. Normalmente cuando un emprendedor se entrega con pasión, compromiso e inteligencia a su negocio y crea productos y servicios que el mercado necesita, las recompensas son desproporcionadas al lograr mayor libertad, éxito y riquezas que la mayoría de las personas que no emprenden. Sin embargo todo tiene dos partes y este mismo éxito viene acompañado normalmente de una gran soledad en el camino de emprender.

LA SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR

Para ser emprendedor se requiere de un cierto tipo de mentalidad y de una forma de ver la vida y el mundo de manera muy distinta al resto de la población. Por ejemplo cuando un emprendedor enfrenta retos como el no tener ingresos para pagar las nóminas o el no recibir pagos por parte de los clientes, se siente presionado, frustrado y normalmente al buscar ayuda de parte de sus familiares o amigos que no son emprendedores, se sentirá poco comprendido y ayudado. El no poder compartir sus retos y experiencias con personas afines a uno mismo, hace que los emprendedores tengan que caminar solos, lo cual requiere de mucha energía, esto a la larga los hace sentirse aislados, agotados y cansados.

Para poder crecer como emprendedor en tu vida y tu negocio necesitas ser parte de una comunidad de emprendedores en expansión que te ayuden a mantenerte firme y a crecer. A continuación te comparto los 4 principales beneficios de ser parte de una comunidad de emprendedores exitosos, talentosos y motivados:

LOS BENEFICIOS DE SER PARTE DE UNA COMUNIDAD DE EMPRENDEDORES

  1. Sentirte acompañado en tu camino emprendedor.

Nada más útil que poder compartir experiencias, retos y aprendizajes con personas similares a ti. Hablar de nuestros temas con alguien que te entiende, clarifica a tu mente y te da una mayor perspectiva. Caminar con otros hacia el logro de tus metas te hace sentir acompañado, seguro y confiado en tu propio crecimiento.

  1. Aprender de otros y obtener atajos de tiempo para crecer.

No necesitamos cometer todos los errores nosotros mismos, siempre podemos aprender de los fracasos de otros emprendedores y observar cómo han logrado sobre ponerse a estas situaciones es enormemente enriquecedor. Por supuesto también podemos aprender de sus éxitos y así obtener las lecciones necesarias que nos ahorraran tiempo y dinero, y así acortar el tiempo requerido para crecer.

  1. Tener “Accountability” de parte de otros similares a ti.

Los emprendedores normalmente no tienen a quien rendirle cuentas y eso genera que no nos presionemos lo suficiente para lograr los resultados. Conectar con otras personas con una mentalidad similar a la tuya y que estén fuera del contexto de tu empresa, te permite enfocarte, conectar con tu visión y tener claridad sobre en donde estás y a dónde quieres ir. El ser parte de un grupo de emprendedores genera que tengas una presión positiva para que logres producir resultados en tu vida y negocio.

  1. Ser parte de una competencia colaborativa grupal.

Al ser parte de una comunidad de personas exitosas, talentosas y ambiciosas, hace que tengas que generar un compromiso para colaborar, cooperar y compartir en beneficio del grupo, eso te hace crecer pues dentro de esta red todos son superiores a todos en algún aspecto y todos pueden aprender de todos. Además al notar el progreso de los miembros del grupo se genera un cierto apremio de parte de aquellos que no estén creciendo al mismo ritmo y así se crea un ambiente de crecimiento en el grupo, en donde todos deben de crecer para no ser dejados atrás.

La competencia positiva sucede dentro de un grupo cuando todos nos retamos a ser mejores mientras colaboramos para crear un futuro más grande e inspirador.

El crecimiento REAL y CONSISTENTE de un emprendedor ocurre únicamente cuando te rodeas de personas con orientación de crecimiento, que usan sus propias experiencias y recursos para apoyar y propiciar su propio crecimiento.

¿Estás listo para crear una empresa auto-dirigida? Si es así, te invitamos a nuestro programa Expansión 10x en el cual obtendrás las herramientas, las relaciones y el contexto necesario para tú como emprendedor puedas crecer en tu vida y negocio. Para saber más visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx