Dueños disfrutando. ¿En qué vas a invertir tu tiempo libre?

Estamos seguros que en algún momento de tu vida laboral has tenido que enfrentar la siguiente disyuntiva: continuar trabajando arduas horas o darte un respiro en otras actividades.

¿Cuántas veces te has quedado con las ganas de viajar? ¿O no has podido ir al festival de tu hijo? ¿Esa pila de libros por leer aumenta sin parar? ¿Cuántas de tus actividades favoritas has dejado de lado debido a la gran cantidad de actividades laborales y responsabilidades que tienes por desarrollar?  Poder disfrutar de tiempo libre para dedicarlo a tus hobbies, tus seres queridos; o simplemente a ti mismo, no debería ser un trabajo tan difícil. 

Estamos seguros que en algún momento de tu vida laboral has tenido que enfrentar la siguiente disyuntiva: continuar trabajando arduas horas o darte un respiro en otras actividades. 

Si todo empresario fuese cuestionado al respecto, sabemos cuál sería su respuesta: invertir más tiempo en actividades fuera del trabajo y disfrutar de tus seres queridos. 

¿Tomarme un día libre? ¡Imposible! 

Pero desear no siempre lo es todo. Lo primero que hacemos cuando pensamos en darnos un tiempo es evitarlo. ¿Cómo podría separarme de la oficina? ¿Funcionará de manera correcta? ¿Pasará algo malo en mi ausencia? Un sinfín de pretextos imaginarios que buscamos insistentemente para no permitirnos un tiempo para nosotros. 

Podrías pensar que esta recomendación es contradictoria, pero no es así, cuando estás más relajado, descansado y con la mente fresca, es cuando eres más productivo, ya que al desconectarte del negocio, recrearte en tu tiempo libre aumentará tu energía y creatividad en el trabajo, para resolver con una mente fresca y descansada las diversas situaciones que se presentan día a día.

Entendemos que hacer espacio en tu agenda para unos días libres puede ser complicado y tal vez lo considerarías hasta imposible; pero no es así, lo único que debes realizar es una planificación de todas tus actividades, así organizas tus horas laborales, estableces fechas límite y liberas tu agenda para actividades de recreación o personales, no debes perder de vista el motivo por el cual iniciaste tu negocio: ser tu propio jefe y disfrutar de tu negocio.

La clave de todo: Crear una empresa auto-gestionada 

Como dueño de negocio debes plantearte como objetivo que tu negocio se desarrolle de manera autónoma, sin necesidad de que tú estés presente para que funcione; podrías pensar que esto es imposible; sin embargo, grandes empresarios como Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Jeff Bezos lo han logrado. La clave principal para alcanzar esa libertad empresarial es la de generar una empresa auto-gestionada; esto lo lograrás al empezar a trabajar sobre el negocio y no en el negocio. El primer paso para lograrlo es salir de la operación del negocio y definir la estrategia, después deberás crear un plan de acción y alinear a todo tu equipo en las mismas prioridades.

Sabemos que esto parecería imposible, pero no es así, cuando cuentas con un grupo de expertos trabajando junto a ti y compartiendo experiencias que te pueden ayudar e impulsar para llegar a las metas que te has establecido, el camino al éxito es mucho más ameno.

Crear una empresa auto-gestionada no es una tarea fácil o simple sin embargo es la llave para elevar tu calidad de vida como dueño de negocio en el futuro. Es muy importante que inicies a crear un negocio que dependa menos de tí si es que quieres disfrutar más de tu propio negocio y también de tu vida.

Ya estoy listo ¡Quiero comenzar a disfrutar de mi negocio! 

¿Quieres saber cómo lograrlo? forma parte del Programa Expansión 10x, un programa diseñado exclusivamente para directores generales y dueños de sus mismas empresas que se encuentran motivados a seguir creciendo en su propia vida y negocio. 

El programa está diseñado para que el dueño de negocio tenga un acompañamiento estratégico de 6 meses que le permitirá simplificar su rol dentro de la empresa, definir una estrategia ganadora y reducir el drama de la operación para mejorar su calidad de vida. 

Conoce cómo puedes formar parte de 10x, convive con otros dueños de negocios de diversas industrias que como tú quieren crecer, comparte con ellos experiencias, ideas y estrategias que fomentarán una comunidad digital de aprendizaje extraordinaria.
Visita nuestra página web Programa Expansión 10x y conoce todo lo que este programa de Libertad Empresarial para Dueños de Negocio tiene para ti.

CÓMO HACER MENOS Y LOGRAR MÁS COMO DUEÑO DE NEGOCIO

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

 “La productividad no se basa en hacer más cosas sino en hacer las cosas correctas.”

Michael Hyatt

Herbert Sinan profesor de ciencias de la computación de la universidad Carnegie Mellon dijo en 1970: “La información consume la atención de los receptores. Un mundo rico en información crea un mundo de pobreza de atención”.

Estas palabras parecen que fueron proféticas pues hoy en día vivimos en la era de la información en donde ya no es escaza, de hecho, es abundante, pero esta enorme cantidad de información disponible nos ha hecho cada vez más dispersos y más distraídos. En un mundo con tantas distracciones, la habilidad de saberse enfocar es uno de nuestros mayores recursos.

Todo dueño de negocio enfrenta más retos aún pues la mayoría se ven expuestos a un gran número de responsabilidades y retos tanto en su vida empresarial como personal que hacen la labor de poderse enfocar y concentrar aún más difícil.

¿Cómo logramos alcanzar nuestros objetivos empresariales sin perder nuestra calidad de vida?, ¿Cómo podemos ser más productivos en nuestra empresa en un mundo con tantas distracciones? A continuación quisiera compartirte a través de 3 pasos las respuestas a estas preguntas, para que tú como dueño de negocio puedas simplificar tu rol como empresario mientras logras más cosas tanto en tu vida profesional como personal.

1. CAMBIO DE PARADIGMA SOBRE PRODUCTIVIDAD.

Hemos heredado un paradigma sobre la productividad que viene de la revolución industrial, específicamente del trabajo realizado por Frederick Taylor quien instituyo la administración científica en el trabajo, que tenía por objetivo que los empleados pudieran hacer más cosas y de manera más rápida. La mayoría de los empleados en esta época eran obreros que trabajan en grandes fábricas y en donde se buscaba que trabajaran muchas horas y pudieran hacer la mayor cantidad de cosas posibles.

Hoy en día ya no somos trabajadores de la era manual, hoy se nos paga principalmente por nuestras habilidades mentales, es por eso que si aplicas las ideas de Taylor a la economía del conocimiento nunca terminas y acabas enfrascado en la “carrera del hámster” pues siempre estás haciendo cosas, pero nunca avanzas y tampoco tienes libertad.

La verdadera productividad no se trata de hacer más cosas sino de tener la LIBERTAD de perseguir aquellos que es más importante para cada uno de nosotros. Hay 4 libertades que este nuevo paradigma de productividad nos puede aportar:

  1. Libertad de enfocarte y concentrarte en lo que es más importante para ti.
  2. Libertad de poder estar presente y concentrado en tu vida laboral y personal, estar realmente en dónde estás.
  3. Libertad para poder tener tiempo libre y tener calidad de vida.
  4. Libertad para hacer que tu trabajo se adapte a tu estilo de vida y objetivos y no al revés.

2. ENFOCARTE A TRABAJAR EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

El siguiente paso para poder hacer menos y producir más es lograr enfocarte en tu talento único y especial y delegar el resto para simplificar tu rol como dueño de negocio.

Todo empresario vive su vida empresarial en estas 4 zonas:

La zona 4- La incompetencia:

Esta zona está hecha de actividades en las cuales no eres bueno/a y tampoco te apasiona. Esta es la peor zona para estar pues te drena de energía y no logras producir resultados.

La zona 3 –El desinterés:

Esta zona está compuesta de actividades en las cuales eres muy capaz pero que no te apasionan. En esta zona logras ser productivo pero a la larga te va a llenar de estrés y aburrimiento.

La zona 2 – La distracción:

Esta zona está compuesta de las cosas que te apasionan pero que eres poco proeficiente, esto significa que estas actividades no te drenan energía ya que las disfrutas pero no eres lo suficientemente capaz para lograr generar una gran contribución a tu empresa y clientes.

La zona 1 – Tu talento único y especial:

Esta es tu zona de poder pues es el punto en donde tu proficiencia, es decir tus mayores capacidades y talentos reconocidos por otros se junta con tus pasiones y tus intereses. En esta zona es en donde tú puedes desatar mayormente tu potencial y entregar tus mayores habilidades a tu negocio y al mundo.

Tú talento único y especial es una mezcla de tus pasiones, tus habilidades y tus experiencias que te hacen completamente único e irrepetible y que te permite generar gran valor para otros.

3. HAZ UN PLAN DE ACCIÓN PARA ENFOCARTE MÁS EN TU TALENTO ÚNICO Y ESPECIAL

A continuación te invito a realizar un inventario de todas tus actividades que realizas en tu trabajo y asígnales un porcentaje de tiempo en el que pasas en cada una de las 4 zonas antes mencionadas.

Una vez que sepas en que áreas te desenvuelves cotidianamente, te invito a hacer un plan de acción para libertarte de las zonas 3 y 4 principalmente. Comienza por hacer un plan de acción para analizar qué actividades puedes:

  1. Delegar.
  2. Automatizar.
  3. Eliminar.

La verdadera productividad se trata de hacer más de tu talento único y especial y menos de las otras actividades. Deshacerte de las actividades que no son tu talento único y especial te permite desconectar tu mente y emociones de las cosas que realmente no te apasionan y que pueden incluso drenar tu energía.

Como el escultor de tu propia vida, debes esculpir sistemáticamente todo el “mármol” extra que oscurece quién eres realmente y lo que te apasiona en la vida para alcanzar la mayor libertad posible como dueño de negocio.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estas ideas visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad empresarial!

Alejandro Valdés

Especialista en libertad empresarial

Alejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO ENCONTRAR EL MOMENTO OPORTUNO PARA ACCIONAR

Los secretos de encontrar el tiempo correcto para tomar las mejores decisiones en tu vida y negocio.

“Los tiempos no son lo más importante. Lo son todo.”

Miles Davis

La vida de un empresario y un emprendedor es un flujo interminable de toma de decisiones todos los días, desde decidir qué tipo de actividades vas a realizar en el día, hasta la posible decisión de si debes de dejar ofrecer en tu empresa un producto o servicio. Todas nuestras decisiones cargan consigo consecuencias, por lo tanto, nos hemos especializado como emprendedores en responder preguntas como: ¿Qué debo de hacer?, ¿cómo debo de hacerlo?, ¿quién está involucrado?, entre muchas otras, pero hemos dejado de lado a la pregunta del ¿CÚANDO?, ¿cuándo debo de hacerlo? La mayoría no somos muy conscientes de la importancia del “Timing” o de encontrar el momento correcto para accionar, lo cierto es que encontrar el momento preciso para actuar es muy importante para nuestro éxito como empresarios.

Para lograr encontrar el momento preciso de accionar recurramos a Daniel Pink autor del libro ¿Cuándo? – la ciencia de encontrar el momento preciso nos hace hincapié en que debemos de ser más conscientes que todos los seres vivos sobre el planeta tierra tenemos un reloj biológico o interno que rige nuestros ritmos circadianos que influyen en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Las plantas, por ejemplo, se abren a la salida del sol y se cierran a su puesta. Los seres humanos también somos influidos de manera diferente en función de los ritmos de la tierra. En general existen 3 tipos diferentes de cronotipos dentro de los seres humanos:

LOS CRONOTIPOS.

1. LA PERSONA MATUTINA O ALONDRA.

Se levantan muy temprano, no les cuesta madrugar y tienden a acostarse temprano en la noche. Tienen mucha energía en las mañanas y poca en la noche. La capacidad cognitiva máxima para este tipo se da por la mañana. Normalmente se levantan entre las 5 o 6 am y se duermen entre las 9 o 10 pm. Aproximadamente un 14% de la población mundial pertenecen a este tipo.

2. LA PERSONA INTERMEDIA O COLIBRÍ.

Son principalmente diurnos y pueden adaptarse sin mayor esfuerzo a madrugar o trasnochar. Su mayor energía se da a medio día.  Normalmente se duermen entre las 11 y 12 y se despiertan entre las 7 y 9 am. Aproximadamente el 65% de la población pertenecen a este tipo.

3. LA PERSONA NOCTURA O EL BÚHO.

Tienen mayor vitalidad en la tarde-noche; su tendencia es levantarse tarde por ejemplo entre las 10 y las 12 de la mañana y acostarse más tarde 1 a 3 de la madrugada. Su mayor energía y capacidad cognitiva se da en la tarde-noche.  Aproximadamente un 21% de la población son de este tipo.

Es importante mencionar que el cronotipo es algo genético y no es algo aprendido por medio de la sociedad pero es cierto que influye mucho la edad biológica que se tenga, por ejemplo: Las personas mayores de 60 años y menores a 12 años tienden a ser alondras, mientras que los adolescentes tienden a ser búhos.

LA FLUCTUACIÓN DE NUESTRA ENERGÍA A LO LARGO DEL DÍA.

Como nuestras capacidades van fluctuando a lo largo del día es muy importante que conozcas cuál es tu cronotipo y en función de ello selecciona el tipo de tareas que debes realizar utilizando tus mejores energías. Es por eso que te comparto el siguiente cuadrante para que te sirva de guía.

LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS RECONSTITUYENTES.

Finalmente me gustaría compartirte otra idea muy importante para poder sincronizarte mejor con los biorritmos y es la importancia de aprender a tener pausas reconstituyentes a lo largo de nuestro día. La gente más efectiva es aquella que logra entender que el día tiene su propio ritmo de periodos de alta concentración y periodos de descanso. La gente más productiva logra hacer pausas más eficaces. Algunas ideas para tener pausas efectivas son:

  • Divide tu jornada laboral en periodos de enfoque y concentración de máximo 60 a 90 minutos, seguidos de periodos de descanso de 10 a 15 minutos.
  • Caminar 5 minutos cada hora eleva los niveles de energía y mejora la concentración.
  • Las pausas al aire libre son mejores que en el interior de un edificio.
  • Los descansos en la naturaleza nos recargan al máximo la energía.
  • Tomar siestas en la tarde entre 10 a 20 minutos mejoran el rendimiento de las personas.
  • Idealmente debemos de tomarnos mínimo 3 pausas a lo largo del día para ser más productivos, pues estas nos ayudan a aumentar la motivación y mejorar la concentración.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx

CÓMO CREAR UNA GRAN CULTURA EN TU EMPRESA

“Tu cultura es tu marca.”

Tony Hsieh – CEO de Zappos

Uno de los mayores retos para cualquier empresario es encontrar y mantener a excelentes miembros del equipo que lo puedan ayudar a dirigir y hacer crecer la empresa. Encontrar este tipo de personas comprometidas, orientadas al crecimiento, leales, capaces e inteligentes puede sentirse como un verdadero desafío pues este tipo de personas parecen ser escasas.

¿Cómo puedes encontrar a personas excelentes para trabajar en tu empresa?

La respuesta es bastante simple pero no es tan fácil de hacerla realidad. Los empresarios pueden diferenciarse de todas las otras organizaciones en el mercado al lograr atraer gran talento en sus empresas por medio de crear un ambiente positivo y próspero en el cual las personas quieran trabajar y para lograrlo necesitamos considerar 5 factores:

1. SÉ UN GRAN EMPRESARIO.

Grandes colaboradores quieren trabajar para alguien que tiene una gran visión del futuro y que sigue creciendo constantemente. Los grandes miembros del equipo siempre buscan tener mucho espacio para su propio crecimiento personal y profesional y que puedan ser recompensados por ello. Además, no solo quieren responsabilidad, sino autoridad para tomar decisiones que les permitan aprender de sus propias experiencias. Finalmente, quieren ser valorados y apreciado por lo que hacen mejor y así lograr aprender, crecer y desarrollar sus talentos.

Los grandes miembros del equipo realmente quieren trabajar para una gran persona, en un gran ambiente de trabajo y con un significativo propósito.

2. COMPARTE TU VISIÓN CONSTANTEMENTE.

Ten reuniones regulares con tu equipo para dialogar sobre la visión y el futuro de la empresa, conversa con ellos sobre las oportunidades que más te emocionan y también sobre los obstáculos que logres prever. Entre más las personas de tu equipo participen en la creación de los objetivos y visión de tu empresa, más sentido de propiedad y compromiso sentirán.

3. DA AUTONOMÍA A TU EQUIPO.

Un equipo exitoso, talentoso y comprometido también quiere libertad lograr los resultados de utilizando su propia manera creativa. A nadie le gusta ser micro-gestionado.

Una vez que el miembro del equipo han demostrado sus capacidades, una de las recompensas es la autonomía: la libertad de experimentar, ejercitar su propia creatividad y aprender de sus errores.

4. DA APOYO A TU EQUIPO.

Los miembros del equipo quieren libertad, pero no quieren sentirse abandonados. Como en cualquier relación a largo plazo, se necesita cultivar un interés genuino en los intereses y objetivos de la persona y manifestar su apoyo y brindarle los recursos necesarios para que puedan seguir mejorando. Una de las mejores formas de apoyar a los miembros del equipo es liberarlos continuamente de las actividades que les drenan energía y que no les gustan, de manera que les permitas hacer lo que mejor hacen y crear mejores resultados para la empresa.

5. ARTICULA LOS VALORES DE TU EMPRESA.

La cultura es el ambiente que creamos basados ​​en los valores y principios por los que vivimos en la empresa y aquello que consideramos importante y se refleja en cómo nos tratamos unos a otros, a nuestros clientes y a nuestros proveedores.

Crear una cultura orientada al crecimiento requiere descubrir y articular cuáles son tus valores y darles vida dentro de la organización de manera que se conviertan en los principios guía y conscientes de todo lo que hacen dentro de la empresa.

Un ejemplo de una gran cultura es la empresa Zappos que tiene 10 valores core que guían todas sus actividades y prioridades. Sus valores son:

  • Entregar un WOW a través del servicio.
  • Abrazar y buscar el cambio.
  • Crear diversión y un poco de rareza.
  • Ser aventurero, creativo y de mente abierta.
  • Perseguir el crecimiento y el aprendizaje.
  • Construir relaciones abiertas y honestas con comunicación.
  • Construir un equipo positivo y el espíritu de familia.
  • Hacer más con menos.
  • Ser apasionado y determinado.
  • Ser humilde.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en crecimiento de dueños de negocio

Alejandro.valdes@innovarte.mx