¡El siguiente programa inicia pronto!
¡Regístrate AHORA!

abril 10, 2017

¿Cómo desarrollar una mentalidad de crecimiento?

¨Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él.¨

Emerson (1803-1882) Poeta y pensador estadounidense.

¿Qué hace posible que una persona pueda aprender y crecer constantemente? ¿Cuál es el secreto que permite que una persona pueda hacerse maestro en algún campo?

Las creaciones que Miguel Ángel, Albert Einstein, Gabriel García Márquez, Mozart y Steve Jobs generaron son prácticamente conocidas y admiradas por todos, sin embargo lo que no es muy conocido es todo el camino y el proceso que estos maestros de sus campos tuvieron que pasar para estar a donde llegaron.

La cualidad más importante que los grandes maestros tienen es su enorme capacidad de aprender. El aprendizaje es la llave que abre todas las puertas al mundo, ya que esté nos permite expandirnos, crecer y transformar nuestra forma de ver la vida. Sin embargo pocas personas llegan a ser aprendices voraces y la mayoría solo tiene algunos años en sus vidas en los cuales aprende poderosamente (los primeros años de vida) para después terminar siendo un conjunto de hábitos y tendencias que se repiten a lo largo de la vida.

¿Qué nos impide a los seres humanos aprender constantemente y seguir creciendo?

La psicóloga Carol Dweck en su libro Mindset: How You Can Fulfil Your Potential descubrió que existen 2 tipos de mentalidades con las cuales podemos hacerle frente a la vida, las cuales determinan nuestras actitudes con respecto al aprendizaje y al desarrollo personal.

  1. La primera es la mentalidad fija y es la más común en nuestra sociedad, esta forma de pensar presupone que las personas somos de una manera inmóvil y ya no tenemos oportunidad de cambiar. Las personas con esta mentalidad creen que pueden hacer muy poco por cambiar y mejorarse y piensan que son lo que son y así seguirán por el resto de sus días, son personas que no cuestionan mucho y piensan que ya saben lo que saben y que con eso es suficiente.

Muchas personas detienen su crecimiento en la vida porque se quedan anclados a conjunto de creencias e ideas que se nos introyectan desde la más temprana edad desde la familia, escuela y sociedad que moldean la manera como percibimos al mundo y a nosotros mismos y nunca aprenden a pensar, a dudar y a reflexionar por sí mismas y se convierten en autómatas que repiten una y otra vez lo que se les inculco. Este tipo de mentalidad te llevará a vivir una vida en la mediocridad y en la resignación al mantenerte estancado en la zona de confort de lo que sabes, haces y eres.

  1. La segunda mentalidad es la de crecimiento y es aquella basada en la presuposición que los seres humanos no somos productos terminados y que estamos en un proceso constante de crecimiento y desarrollo. Las personas con esta mentalidad no se ven a sí mismos como objetos fijos sino que se piensan como seres en desarrollo y construcción. Este tipo de consciencia fue la que llevo al filósofo alemán Martin Heidegger a decir que el ser humano no es otra cosa que una posibilidad, un proyecto de posibilidades y que siempre tiene la oportunidad de SER y HACER algo diferente momento a momento.

La mentalidad de crecimiento te hace ser humilde y aprender de las experiencias y de las personas ya que son conscientes de que cada experiencia trae aprendizajes si sabemos extraerlo. Son personas que cuestionan, que desafían sus propias creencias y que tienen una actitud de descubriendo constante ante la vida, son como niños con la mente libre, dispuestos a sorprenderse y aprender. Albert Einstein dijo que ¨la mente es como un paracaídas, solo funciona si está abierta¨, así que las personas en crecimiento siempre están buscando oportunidades para aprender incluso en sus propios errores.

A continuación te comparto 3 estrategias para desarrollar una mentalidad de aprendizaje:

1.- Reflexiona y hazte preguntas

No creas todo lo que piensas y duda de tus creencias ya que eso hace abrirte a nuevas posibilidades. Desarrolla el arte de hacerte buenas preguntas, ya que estas son el motor del pensamiento. Formúlate preguntas poderosas como: ¿Qué puedo aprender? ¿Qué significa para mí? ¿Cómo puede crecer y desarrollarme más?

2.- Ábrete a la retroalimentación

Elimina el concepto fracaso de tu vocabulario, en la vida no hay fracasos solo resultados. Es posible que el resultado que obtuviste no era el que deseabas pero eso no significa que hayas fracasado, significa que puedes mejorar y los resultados que obtienes es información valiosa para seguir creciendo y aprendiendo y tarde o temprano llegaras si perseveras.

3.- Aprende a concentrarte

Una mente atenta y concentrada puede hacer maravillas. Los grandes genios tienen la capacidad de concentrarse de manera prodigiosa por lo que si tú quieres aprender y crecer es necesario que puedas enfocarte poderosamente sin distraerte. La atención es como un musculo que si la trabajas se desarrolla, así que esfuérzate en hacer tus tareas con concentración y cada vez que te notes desenfocado/a regresa tu atención a lo que estabas haciendo hasta que poco a poco te concentres mejor.

Mentalidad de crecimiento

Vive intensamente

Alejandro Valdés