Cómo ayudar a los demás nos conduce al éxito: Razones por las cuales a las personas generosas les va mejor en la vida y su negocio.

“Cuanto más ayudo, más éxito tengo. Aunque yo mido el éxito por lo que hago por la gente que me rodea. Ese es el mejor elogio”.

Adam Rifkin

En la vida hay básicamente 2 tipos de personas que interactúan con el mundo de manera totalmente diferente:

  1. Los interesados. – Son personas que toman más de lo que dan y ponen sus intereses primero, para ellos el mundo es una competencia en la cual siempre hay rivalidades.
  2. Los generosos. – Personas que prefieren dar más de lo que toman y se centran en ayudar a los otros, pues buscan que los beneficios de los demás excedan a los costos para ellos y normalmente no esperan nada a cambio.

Por ejemplo, digamos que te mudas y necesitas ayuda el próximo sábado. Un generoso revisará su agenda y, si está libre, te ayudará sin ningún problema. Un interesado sólo se te ayudará si cree que puede obtener algo más de ti a cambio. De lo contrario él inventará una excusa y no irá.

La premisa principal de Adam Grant autor del libro “Dar y tomar” es que las personas generosas tienden a ser más exitosas en la vida y que la generosidad es la clave principal de sus logros. Estas ideas contradicen a uno de los paradigmas más arraigados en nuestra cultura Mexicana en el trabajo, pues a menudo pensamos que para tener éxito en los negocios debemos de ser fríos y ver siempre por nuestros intereses primero antes que por los demás. Sin embargo, su investigación nos muestra que el éxito depende en gran medida de la forma en que nos aproximamos en nuestras interacciones con otras personas. Cada vez que nos relacionamos con otra persona en el trabajo o en nuestra vida personal tenemos que hacer una elección: “¿Seremos tomadores o dadores?¨.

LA RAZÓN DEBIDO A LA CUAL LOS GENEROSOS SON MÁS EXITOSOS.

Según Grant, las personas generosas son más exitosas debido a que construyen mejores reputaciones y relaciones más sólidas basadas en la confianza, que les permiten aumentar sus redes de relaciones y así tener mejores oportunidades en la vida.

Los generosos utilizan activamente la ley de reciprocidad, en la cual tú das aquello que esperas recibir y se explica en el siguiente ejemplo:

Cuando interactúas con una persona generosa, rápidamente te queda claro que realmente se preocupa por tus intereses, pues contribuye, ayuda, y pone mucho tiempo y esfuerzo sin esperar nada a cambio. Ese tipo de persona tiene como objetivo crear relaciones de ganar-ganar.  A tus ojos esta persona será vista como una persona atenta, amable y generosa, alguien que se preocupa por los demás y les ayuda a tener éxito.

No hace falta decir que este tipo de reputación abrirá las puertas a esa persona para incrementar sus oportunidades y la expansión de su red de contactos. Después de todo, ¿quién no querría hacer negocios o hacerse amigos con una persona generosa?

Compara esto con un interesado, que son personas que se ven como soles en donde todo gira en torno a ellos, así que buscan sacar provecho de las situaciones y aprovecharse al máximo. A corto plazo los interesados pueden ser más exitosos pues pueden sacar ventaja pero a la larga su mala reputación les hace que se les cierren las posibilidades.

“Ser generoso no es bueno para una carrera de 100 metros, pero si para un maratón.” Chip Conley

 Hay 2 formas de formas de influir en los demás: Una es a través del dominio y la autoridad, que es lo que intentan hacer los interesados, y la otra es a través de la reputación y el respeto que es lo que buscan lograr las personas generosas. A largo plazo ser respetado y tener una buena reputación influye más en nuestro éxito que la autoridad y el ser dominantes.

LOS RIESGOS DE SER GENEROSO.

Sin embargo, no todo es color de rosa para los generosos pues serlo conlleva también grandes riesgos. Los 2 principales son:

  1. Ser abusado y utilizado por un interesado. El principal error que cometen los generosos es confundir a las personas afables con personas generosas, pues asumimos que por ser cordiales también son generosos. Los generosos deben de tener cuidado de los “impostores” que en el fondo sólo buscan aprovecharse de las situaciones y sus presas favoritas son las personas dadoras, de las cuales se pueden aprovechar. Existen 2 claves para identificar a los interesados y evitar ser explotados por ellos.
  2. a) Pavoneo.- Excesiva importancia personal, utilizan muchos pronombres personales como yo, mío, etc. Normalmente les encanta hablar de ellos mismos como su tópico principal.
  3. b) La manera en cómo trata a su red, principalmente a las personas que están debajo de él o ella.- Los interesados pueden llegar a ser encantadores mientras buscan sacar algún beneficio pero cuando ya lo han logrado o las personas no les interesan pueden tratarlos mal y pisotearlos.

2.- Llegar a convertirse un generoso desinteresado. – Es decir convertirse en una persona totalmente volcada hacia los otros olvidándose de sí misma, pues son personas que ceden tiempo y energía sin considerar sus necesidades personales y pagan el precio por ello, quedando a menudo vacías y sin energía.

“Existen 2 grandes fuerzas en la naturaleza humana: el interés propio y el interés por los demás”. Bill Gates

Las personas realmente exitosas son altruistas, es decir les importa beneficiar a otros pero también tienen metas para promover su propio interés. Es estar dispuesto a dar más de lo que se recibe pero sin perder de vista los intereses propios, usándolos como guía para decidir cuándo, donde, como y a quien dar.

 

Las personas altruistas llegan a la cima sin aplastar a otros, buscando la forma de agrandar el pastel y beneficiando a ellos mismos y a los que les rodean pues son personas que generan un ciclo virtuoso en sus relaciones y con ellos mismos. La gran lección que me dio este libro es que hay que ser generosos para saber dar lo que tenemos y podemos dar, también hay que aprender a darnos a nosotros mismos y cultivar nuestros intereses, sin olvidar ser agradecidos con las personas que nos dan y nos contribuyen, aprendiendo así a recibir.

Algunas prácticas que puedes hacer para cultivar la generosidad es:

1.- Pide más ayuda a otros, así das la oportunidad que otros puedan ser generosos.

2.- Organiza un círculo de reciprocidad: www.humannetworks.com

3.- Conoce tu coeficiente de generosidad en: www.giveandtake.com

En Innovarte te brindamos la posibilidad de poder unirte a un grupo de emprendedores exitosos, talentosos y motivados que quieren crecer en su vida y su negocio. Si quieres conocer más sobre nuestros servicios visita: www.innovarte.mx

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad para ti, recuerda que en Innovarte te ayudamos a multiplicar tu libertad emprendedora.

Alejandro Valdés Peña

Alejandro.valdespe@innovarte.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *