Los 8 hábitos que debes dejar de hacer para tener mayor productividad

“Si quieres algo nuevo, tienes que dejar de hacer algo viejo”

Peter Drucker

Es muy común encontrar listas de cosas que debemos de hacer para mejorar pero no es tan frecuente enfocarse en las acciones que debemos de evitar para incrementar nuestro desempeño, sin embargo las cosas que debemos de evitar a veces son más efectivas para aumentar nuestra productividad debido al siguiente principio:

Aquello que dejas de hacer determina lo que puedes y vas a hacer.

Así que si evitamos los hábitos negativos, crearemos espacio para traer mayor productividad en nuestras vidas al eliminar la enorme distracción e inefectividad que estos provocan.

Aquí te comparto los 8 hábitos estresantes y comunes que los emprendedores exitosos deben de evitar a toda costa para aumentar su productividad y alcanzar sus objetivos.

1.- No contestes llamadas telefónicas de números desconocidos.

Contestar este tipo de llamadas hará que haya una interrupción en tu ritmo de trabajo y pierdas el enfoque y la concentración en lo realmente importante en el trabajo, es muy común que este tipo de llamadas provengan de algún tipo de empresa que quiera ofrecerte algún producto y servicio que muchas veces ni necesitas. Una opción es configurar tu correo de voz y en cuanto hayas terminado con tus tareas importantes y tengas tiempo podrás escuchar el mensaje.

2.- No revises tu e-mail al inicio de la mañana ni en al finalizar la noche.

Si lo primero que haces en la mañana es revisar tus mail es muy probable que quedes atrapado/a en temas poco importantes y que tus prioridades y objetivos se vean interrumpidos y mezclados por los mensajes y correos que habrás recibido. La revisión del correo puede esperar hasta las 10 a.m. cuando ya hayas planteado tus objetivos del día y mínimo haber realizado una tarea importante. Si revisas tu correo en la noche es muy probable que te quedes con los pendientes en la mente y no puedas dormir muy bien por la noche, recuerda que para poder rendir bien es importante descansar bien.

3.- No asistas a juntas o reuniones de trabajo en las que no haya una agenda o un objetivo claro.

La ley de Parkinson dice: ¨El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine¨. Esto quiere decir que si no tenemos un tiempo y un objetivo definido en un trabajo es muy probable que acabemos extendiéndonos por mucho tiempo, más del necesario. Si el objetivo deseado de la junta se define claramente con una agenda que enumere temas y preguntas a cubrir, ninguna reunión o llamada debería durar más de 30 minutos. Antes de entrar a una reunión es importante que tú definas los objetivos o que les pidas a las personas que te convocan que lo hagan con anticipación.

4.- No revises tus correos constantemente.

Establece horarios específicos en los cuales vas a revisar tus correos durante el día, de preferencia 2 o máximo 3 veces al día. No caigas en la trampa de pasarte el día contestando correos, cuando alguien realmente tiene un tema importante contigo no usará el e-mail y te llamará a tu teléfono, así que mejor enfócate en las tareas realmente importantes del día.

5.- No le dediques demasiado tiempo a clientes que no están en tu 80/20

No hay un camino seguro hacia el éxito, pero el camino más seguro hacia el fracaso es tratar de complacer a todos. Haz un análisis 80/20 de tu base de clientes de dos maneras:

1.- ¿Qué 20% de tus clientes está produciendo el 80% de tus ganancias?

2.- ¿Qué 20% de tus clientes consume el 80% de tu tiempo?

Haz los cambios necesarios para poder enfocar el 80% de tu tiempo al 20% de tus clientes que te hacen el 80% de tu facturación.

6.- No empieces un día laboral sin haber definido las prioridades del día.

Si no priorizas, todo parece urgente e importante. Si defines las tareas más importante para cada día tendrás dirección y enfoque, de lo contrario te perderás en la complejidad del mar de pendientes y actividades.

7.- No cargues tu celular todos los días de la semana.

Toma por lo menos un día libre de temas digitales por semana. Apaga tu celular o déjalo en tu casa pero al menos por 1 día no lo traigas cargando, esto hará que te puedas desconectar de la sobre estimulación del mundo digital y poder refrescar a tu mente.

8.- No esperes que el trabajo llene todos tus vacíos internos.

El trabajo no es lo único en la vida, no seas un trabajador compulsivo y tomate al menos 1 día de descanso a la semana en donde no hagas nada de trabajo desde el inicio del día hasta el final. Es un buen día para enfocarte en tus relaciones interpersonales importantes o hacer algún pasatiempo que te apasiona. Agenda tus días libres y vacaciones con antelación, respétalos y protégelos como si fueran juntas importantes de trabajo, recuerda que tener un ritmo de trabajo y descanso es la base para poder rendir y tener una alta productividad.

18.02.26 Los 8 hábitos que debes de dejar de hacer para tener mayor productividad

Es muy importante concentrarse en hacer las cosas correctas, pero es solo es posible una vez que hemos eliminado la constante distracción, así que si tienes problemas para decidir qué hacer, simplemente concéntrate en dejar de hacer estos 8 hábitos y automáticamente crearás espacio para poder hacer las cosas importantes que te harán crecer en tu vida y negocio.

En Innovarte nos especializamos en crear ambientes de crecimiento que te permitan desarrollarte en tu vida y en tu negocio, si quieres mejorar tu productividad contáctanos.

Vive intensamente

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx

5 Pasos para transformar el fracaso en oportunidades

¨El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia¨

Henry Ford

En mi experiencia de 9 años apoyando a cientos de personas a alcanzar sus metas y crecer personalmente, he notado que una de las diferencias más marcadas entre los grandes emprendedores y el resto de la población radica en que estos tienen una mentalidad de aprendizaje que les permite lidiar con el fracaso de una manera muy poderosa y efectiva.

Normalmente le llamamos fracaso a aquella experiencia que en la cual los resultados que obtuvimos son negativos o no cumplieron con nuestras expectativas. Por ejemplo, tu intención es lanzar un nuevo negocio al que le apuestas una buena cantidad de dinero esperando que logres generar un proyecto rentable y que te produzca satisfacción, pero al paso del tiempo te das cuenta que el negocio simplemente no está funcionando y que lo que habías creído que iba a suceder, no sucederá. A esta circunstancia la mayoría de las personas la calificarían como un ¨fracaso¨, cuando en realidad solo es un resultado, solo es una experiencia. Es evidente que el resultado no es el que tú anhelas pero en el momento en el que emitimos el dictamen de que eso en realidad es un fracaso hacemos que nuestra relación con la experiencia se haga más densa y difícil.

1.- Los emprendedores exitosos dejan de llamarle ¨fracaso¨ a este tipo de vivencias y piensan en que todas nuestras experiencias pueden ser clasificadas en 2 aspectos:

FracasoEn la mentalidad de estos grandes emprendedores el fracaso no existe, en la vida o ganas y tienes éxito o tienes aprendizaje.

Las experiencias 1.- Son aquellas donde los resultados que obtenemos encajan o superan a nuestras expectativas, a eso le podemos llamar ¨éxito o victoria¨.

Las experiencias 2.- Son aquellas donde los resultados que obtenemos no cumplen con lo que esperábamos que sucedería e incluso pueden parecer adversos, pero los emprendedores élites no los ven como algo negativo sino como una oportunidad para aprender.

Muchas veces el aprendizaje que obtienes de las experiencias es mucho más rico y nutritivo que si hubieras tenido éxito. Muchos de los grandes emprendedores han capitalizado de tal manera sus experiencias que después de ellas han tenido un éxito arrollador. En Silicon Valley existe la cultura de que quien “más fracasa” más rápido alcanza el éxito.

         ¨Transforma el fracaso en éxito al desarrollar una mentalidad de aprendizaje.¨

2.- Cada vez que tengas una experiencia negativa (2) pregúntate: ¿Qué funcionó de la experiencia?

Escribe todas aquellas cosas que si funcionaron de la experiencia, a pesar de que de manera general esa experiencia no haya sido totalmente satisfactoria siempre podemos encontrarle el lado que positivo y aquello que si fue bueno dentro de cualquier experiencia. Esto te permitirá escapar de la negatividad y de las emociones negativas resultantes de que tus expectativas no se hayan cumplido y en vez de quedar estancado en ese estado, logras trascenderlo.

3.- Pregúntate: ¿Qué no funciono de la experiencia?

Escribe todo aquello que no haya funcionado en la experiencia, todo aquello que haya hecho que no se cumplieran tus expectativas. Esto te permite balancear lo positivo con lo negativo y tener consciencia de la oportunidad que tenemos ya que si reflexionamos sobre las experiencias siempre podemos descubrir áreas de mejora.

Por ejemplo:

fracaso 2

 4.- Pregúntate: Si pudieras volver a empezar nuevamente con esta experiencia, sabiendo lo que ya se, ¿qué haría diferente?

Ya con la conciencia obtenida en los pasos 1, 2 y 3 al hacernos esta pregunta lograremos identificar todos los aspectos que haríamos mejor si tuviéramos una nueva oportunidad. Cada uno de los puntos que haríamos diferente representa una lección que hemos aprendido de la experiencia. En este punto ya hemos transformado la negatividad y el ¨fracaso¨ en aprendizaje y esto nos da pie para el siguiente y último paso.

5.- Preguntate: ¿Qué desiciones, comunicaciones o acciones voy a hacer a partir de ahora?

Este paso es la transformación final de la experiencia en acciones concretas que nos permitan crecer y avanzar, en este paso ya hemos capitalizado la vivencia e iniciamos a poner en marcha nuevas estrategias en función de lo aprendido.

Por ejemplo:

Fracaso 3

Los emprendedores exitosos nunca repiten sus reveses, utilizan el aprendizaje de sus errores para moverse continuamente a un nivel cada vez más alto de desempeño y logro, transformando lo que la mayoría de la gente ve como fracaso en sus mayores éxitos.

¨El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse¨ Winston Churchill

Si te interesa tener acompañamiento personalizado en tu proceso de crecimiento personal y empresarial en Innovarte te ofrecemos un programa exclusivo para emprendedores exitosos como tú, si quieres conocer más al respecto da click en: https://web.facebook.com/events/656886617815363/

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx

4 Pasos para generar una poderosa autoconfianza

¨La labor principal de un emprendedor es la de siempre proteger e incrementar su autoconfianza¨

Recientemente tuve una conversación con un muy buen amigo en la cual platicamos sobre sus aspiraciones futuras y entre estas, la que más resaltaba era la de emprender su propio proyecto de negocio. Lo que más me sorprendió de toda la charla fue que le pregunte: ¨¿Desde cuando quieres poner tu propia empresa?¨ y él me respondió: ¨Desde hace 5 años pero aún no es el momento, estoy esperando a que la oportunidad aparezca¨. Lo primero que vino a mi mente fue que lo que a él le faltaba era una buena dosis de autoconfianza para atreverse.

La autoconfianza es un estado mental que se caracteriza por creer en uno mismo y en nuestras propias capacidades. Cuando carecemos de esta cualidad, la duda, la inseguridad y las excusas se apoderan de nosotros. La falta de confianza en uno mismo es la responsable de que posterguemos nuestros sueños y nos estanquemos en la inactividad.  La buena noticia que le comente a mi amigo en la conversación es que la autoconfianza no es algo estático e inmutable, sino que es algo maleable y cambiante por lo que uno mismo la puede construir e incrementar.

Albert Bandura (1986) en su teoría del aprendizaje social acuñó el termino Autoeficacia como un sinónimo de autoconfianza y menciona que los individuos dotados con esta característica están muy interesados en las tareas en las que participan, ven a los problemas como desafíos estimulantes y experimentan un compromiso elevado hacía sus intereses y sus actividades. Por el contrario, los individuos con una autoeficacia baja o débil evitan tareas u objetivos desafiantes, piensan que las metas difíciles están fuera de su alcance, e interpretan los fracasos como algo personal.

Auto-confianza

La autoconfianza es una conquista personal, nadie te la puede regalar, solo tú te la puedes conceder, así que se puede aprender, practicar y dominar, al igual que otra habilidad. Una vez que la hayas dominado, todo en tu vida cambiará para mejor.

Dan Sullivan desarrolló el siguiente proceso que le llama las 4 C´s que explica cómo podemos construir una poderosa autoconfianza.

1.- Compromiso.- Primero tienes que realmente generar un compromiso para lograr alcanzar un deseo. Cuando te comprometes te entregas por completo hacia el logro de tu objetivo y dejas atrás las dudas, cuando realmente estás comprometido con algo pones todo tu ser y te lanzas hacia lo desconocido teniendo la fuerte intención de obtener lo que deseas. Se necesita un profundo compromiso con el cambio y un compromiso aún más profundo para crecer.

2.- Coraje / Valentía.- La mayoría de las personas admiran la valentía y el coraje en otras personas pero no les gusta experimentarlas ellas mismas. Esta etapa es crucial ya que es la etapa donde más incomodidad e incertidumbre tendremos. Paulo Coelho dice que la valentía y el coraje no es la ausencia de miedo, sino la fortaleza de seguir adelante a pesar del miedo. Aunque sea una etapa difícil el compromiso por crecer nos permite pasar por momentos de inseguridad pero sabiendo que vamos a aprender de las experiencias y esto será clave para la construcción de la confianza.

Todas las personas extraordinarias en algún área del quehacer humano han pasado por etapas de incertidumbre sin embargo han tenido la fortaleza para perseverar y aprender de las experiencias para llegar a la siguiente etapa.

3.- Capacidad.- Al haber pasado por diversas experiencias hemos generado aptitudes y capacidades que nos permiten tener pericia en nuestras actividades. Al observar que cada vez producimos mejores resultados gracias a nuestras habilidades pasamos a la última etapa del proceso.

4.- Confianza en uno mismo.- En esta etapa ya tenemos una creencia sólida en nuestras capacidades al haber comprobado que podemos lograr los resultados deseados y en ese momento nuestra capacidad de arriesgarnos y asumir nuevos y mayores compromisos se hace presente, los cuales nos llevarán nuevamente por el ciclo antes mencionado pero en una escala mayor. Así es como las personas crecen en la vida al atravesar por el proceso de las 4C´s.

Autoconfianza

Cualquier emprendedor comprometido con un crecimiento exponencial que requiere un avance tras otro, debe tener la disposición de atravesar por estos 4 períodos, una y otra vez. Este conocimiento y aceptación es lo que marca la diferencia.

Si te interesa tener acompañamiento personalizado en tu proceso de crecimiento personal y empresarial en Innovarte te ofrecemos un programa exclusivo para emprendedores exitosos como tú, si quieres conocer más al respecto da click en: https://web.facebook.com/events/656886617815363/

¨El hombre se convierte a menudo en lo que piensa de sí mismo. Si yo sigo diciéndome a mí mismo que no puedo hacer algo, es posible que termine siendo incapaz de ello. Al contrario, si tengo la creencia de que puedo hacerlo, seguramente adquiera la capacidad de hacerlo, incluso si no puedo al principio.-Mahatma Gandhi.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx