El mito del talento: El secreto para desarrollar habilidades extraordinarias

Talento

¨Si la gente supiera lo duro que tuve que trabajar para ganar mi maestría, no parecería todo tan maravilloso¨

                                                                                                      Miguel Ángel

¨Una vez que escoges una ocupación debes sumergirte en ese trabajo, tienes que enamorarte de ese trabajo, debes dedicar tu vida a ser un maestro en esa habilidad…¨ con esas palabras inicia la película ¨Jiro sueña con sushi¨ una película sobre el chef de Sushi más reconocido del mundo, ganador de 3 estrellas Michelin, comer en su Restaurante es tan deseado que tienen lista de espera de 3 meses para poder asistir.

¿Cómo es que se llega a ser una persona con habilidades tan excepcionales como Jiro? ¿Se debe a que sus genes le favorecen? ¿Es el talento es algo innato?

Al ver la vida de los grandes personajes es normal hacerte ese tipo de preguntas, la buena noticia es que recientemente científicos e investigadores han desvelado que la capacidad para potenciar nuestras habilidades reside en la mielina, una sustancia que rodea el núcleo de las neuronas. El talento no es, por tanto, un don misterioso que responde a las leyes del azar o la genética: puede desarrollarse.

En el libro ¨The Talent Code¨ el autor Dan Coyle explica que la razón más importante por la que la mielina es importante es que nos proporciona un modelo nuevo para entender el desarrollo de una habilidad: se trata de un asilamiento celular que envuelve los circuitos neurales y que se desarrolla en respuesta a determinadas señales. Cuanto más tiempo y energía se dedique a practicar correctamente, cuanto más tiempo se permanezca en la “zona de aprendizaje” y se activen las señales adecuadas a través de sus circuitos, más habilidades se obtienen.

Todas las habilidades, todo el lenguaje, toda la música, todos los movimientos por diferentes que sean tienen el mismo punto de partida, los mismos principios de acción.

En el libro al autor propone que se requieren de 3 ingredientes para lograr el desarrollo de grandes habilidades y estas son:

1.- Practica intensa.

Malcolm Gladwell en su libro ¨The Outliers¨ menciona que las personas que desarrollan habilidades extraordinarias como Mozart, Picasso, Federer, etc. han requerido de un promedio de 10,000 horas de practica intensa y continuada. Para desarrollar una habilidad a niveles espectaculares se requiere de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, nada es casualidad, por lo tanto tal y como lo decía Aristóteles, ¨la excelencia es un hábito¨.

2.- Un compromiso a largo plazo.

Todas las personas que logran llegar a la excelencia deben de tener una motivación poderosa y fuerte que les permita perseverar y seguir en su práctica. El compromiso es la capacidad de entrega que tiene una persona. Una persona es sus compromisos. Ninguna habilidad extraordinaria se desarrolla en ausencia de compromiso.

3.- Maestros e instructores.

“Los grandes maestros se concentran en lo que el alumno hace o dice y son capaces, al poseer un conocimiento profundo de la materia de estudio, de ver y reconocer los esfuerzos torpes, vacilantes e inarticulados del estudiante que trata de alcanza la maestría¨ (The Talent Code).

La verdadera habilidad de un Maestro no consiste en poseer una sabiduría de aplicación universal, sino en ser lo suficientemente flexible como para localizar los límites de las habilidades de cada estudiante y enviar las señales adecuadas para que ellos puedan aprender y corregirlas hasta llegar a su meta.

En resumen: El talento es algo que se puede desarrollar a través de la práctica intensa, el compromiso a largo plazo y con la instrucción de algún maestro. La excelencia está a nuestro alcance pero hay que trabajar para llegar a ella ya que no existe el genio, solo existe el esfuerzo que lo llevo a llegar ahí. Deja de engañarte, el talento no es un regalo, el talento es algo que hay que ganarse practicando, luchando, trabajando.

Vive intensamente

Alejandro Valdés