3 Reglas para tener juntas efectivas y no perder productividad

“Las juntas de trabajo frecuentes son un síntoma de una mala organización, entre menos juntas mejor.”

Peter Drucker

 

Peter Drucker decía “uno puede tener reuniones o puede trabajar”. Si bien, las juntas de trabajo son una de las mejores herramientas para mejorar la comunicación y la toma de decisiones en los equipos, también si son mal ejecutadas, pueden terminar siendo una gran pérdida de tiempo y dinero para las empresas.

Los seres humanos somos seres sociables que necesitamos comunicarnos para poder colaborar y avanzar en nuestros proyectos por lo que las reuniones de trabajo son fundamentales para lograr nuestras metas en la empresa pero comúnmente no saber llevar a cabo juntas efectivas hace que estas sean un verdadero martirio y una pérdida de tiempo.

Para que logres eliminar de tu empresa las reuniones inefectivas y puedas aumentar la productividad en tu equipo te comparto 3 reglas para tener juntas efectivas.

  1. Pregúntate: ¿Realmente es necesario reunirnos? Según diversos estudios hechos en diversos corporativos, cerca del 40% de las juntas no son realmente necesarias y podrían eliminarse. Es importante antes de convocar a una junta ver si es necesaria e indispensable para el logro de las metas ya que hoy en día hay muchas otras opciones para comunicarnos que nos ayudar a avanzar sin la necesidad de una junta como el WhatsApp, Slack, mail, Asana, etc.
  2. Una vez que decides tener la junta, divide tus juntas de trabajo en 3 partes: Antes de la junta, durante la junta y después de la junta.

Lo que debes de hacer antes de la junta es:

  • Define el objetivo de que se quiere lograr en la junta: La claridad es poder y entre más claro sea lo que se quiere lograr en la reunión más ágil y productiva será
  • Crear una agenda de la reunión: Establece los puntos y temas que se tocarán en la reunión y compártelos con anticipación a las personas que asistirán. Al hacer esto les permitirás que vengan preparados a la misma.

Lo que debes hacer durante la junta es:

  • Llegar a un acuerdo compartido sobre las decisiones y acciones que se tomarán como resultado de la junta: Siempre debes terminar una junta teniendo una claridad de las siguientes preguntas:

“¿Qué se realizará?, ¿quién lo hará? y ¿cuándo se llevará a cabo?”

Al hacer esto evitarás la frustración de terminar una junta en donde ningún plan de acción se ha realizado y nadie sabe qué hacer.

Lo que debes de hacer después de la junta es:

  • Debes comunicar los acuerdos y el plan de acción a las personas que atendieron a la junta para que se pueda generar un compromiso compartido sobre lo que se realizará en el futuro: Las minutas son un gran recurso para hacerlo.
  1. Establece y respeta los límites de las juntas.

Las buenas reuniones comienzan y terminan a tiempo. Cuando empiezas tarde, penalizas inconscientemente la puntualidad y recompensas la demora y las personas se “entrenan” para llegar tarde porque saben que no pasará nada significativo hasta mucho después de la hora de inicio anunciada.

Cuando terminas tarde, también frustras a los participantes pues la gente en las empresas normalmente está muy ocupada, por eso debemos de ser tan disciplinados sobre nuestros tiempos finales como nuestros tiempos iniciales. Es sorprendente cuánto se puede lograr en una junta cuando se sabe cuándo se terminará.

Mejorar la calidad de las reuniones requiere esfuerzo y enfoque, por lo que es necesario que regularmente nos preguntemos: “¿Cómo podemos hacer que nuestro tiempo juntos sea más productivo?” Necesitamos siempre ser honesto y evaluar nustras reuniones para hacerlas cada vez mejor pues estas consumen muchos recursos. Cuanto más eficientes sean nuestras juntas, mejor será el rendimiento de nuestra empresa.

Si te interesa ser parte de nuestra comunidad emprendedora en donde te apoyaremos a crecer en tu vida y tu negocio, te invito a conocernos en nuestra página www.innovarte.mx

Nuestra pasión es ayudar a los emprendedores a recuperar su libertad de tiempo, dinero, relaciones y propósito.

¡Por tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés Peña

Alejandro.valdespe@innovarte.mx

Cómo identificar a un miembro ideal para tu equipo de trabajo

“Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”

Vince Lombardi.

Para que los emprendedores en crecimiento puedan alcanzar su visión y maximizar su contribución se requiere de un EQUIPO que los ayude a crecer. Es prácticamente imposible poder alcanzar grandes resultados en tu empresa sin un equipo que te respalde.
Jim Collins en su libro “Good to Great” explica que el factor clave para que una empresa pueda llegar al siguiente nivel es haber formado un gran equipo de trabajo que soporte el crecimiento, de hecho comenta que el rol más importante del emprendedor es el de “poner a la gente correcta en el autobús” y después fijar el destino del autobús. Tener a las personas correctas te asegurará que puedas llegar a tus metas.

Las grandes preguntas que nos debemos de contestar son: ¿Cómo sé quién es la persona correcta para formar parte de mi equipo? ¿Qué características debe tener una persona para que encaje en el equipo y nos ayude a crecer?

Pat Lencioni especialista en la formación y desarrollo de los equipos, dice que el miembro ideal para cualquier equipo debe tener estas características:

  1. HUMILDAD- Es una virtud que se atribuye a quien ha desarrollado conciencia de sus propias limitaciones y debilidades, y obra en consecuencia. Son personas que están más enfocadas en otras personas que en ellas mismas, son otrocentradas en vez de egocéntricos.
    A veces confundimos la falta de confianza con la humildad pero en realidad alguien humilde conoce sus propios límites, reconoce sus fortalezas y es capaz de decir en donde no tiene la habilidad necesaria para actuar y por lo mismo sabe establecer fronteras claras.

2. HAMBRE DE CRECER.- Son personas que tienen un gran deseo de superarse y por lo mismo trabajan duro y siempre buscan dar lo máximo posible. Esta es quizá la característica más difícil de desarrollar y de encontrar en las personas pero que al tenerla significa gran parte del éxito
asegurado.

3. INTELIGENCIA INTERPERSONAL.- Son personas que tienen sentido común con respecto a las otras personas y sabe leer a los seres humanos, es decir saber comportarse y adaptarse a diferentes tipos de personalidades y esto los hace grandes miembros de equipos.
Un miembro ideal debería de contar con estas 3 cualidades como se ve en el esquema:

El problema principal al que nos enfrentamos es que normalmente no es sencillo encontrar a una persona que conjunte las 3 cualidades y es mucho más frecuente encontrar a candidatos que solo tengan 1 o 2 de éstas cualidades.

Las personas que solo son humildes, pero no hambrientas o inteligentes son los “peones” en un equipo, y tienen las siguientes características:

  • Son personas agradables, de buen corazón y sin pretensiones. No sienten gran necesidad formar grandes relaciones con sus compañeros de equipos.
  • A menudo se quedan fuera de las conversaciones y actividades y tienen poco impacto en los resultados.
  • Son personas que son calladas y no hacen mucho ruido en los equipos y suelen sobrevivir en equipos que valoren la energía más que el desempeño.

Cuando las personas solo tienen la cualidad de hambre de crecer las llamamos “los Bulldogs” y tienen las siguientes características:

  • Son personas decididas a hacer las cosas y lograr resultados, pero con un enfoque en sus propios intereses y sin comprensión o preocupación por cómo sus acciones impactarán a otros.
  • Son rápidos destructores de equipos.
  • En las organizaciones que se enfocan únicamente en resultados pueden prosperar y tener éxito durante largos periodos de tiempo.

Las personas que son inteligentes interpersonalmente pero que carecen de humildad y hambre de crecer son los “encantadores” y se caracterizan por:

  • Personas entretenidas e incluso agradables pero les falta el interés en el bienestar a largo plazo del equipo.
  • Sus habilidades sociales a veces pueden ayudarles a sobrevivir más tiempo en las empresas pero a menudo sus contribuciones a los equipos son insignificantes, a menudo tienden a dejar de ser indispensables para el desarrollo del equipo.

CONTRATACIÓN DEL MIEMBRO IDEAL
La forma más confiable de asegurar el trabajo en equipo exitoso se resume a contratar solo jugadores ideales del equipo. A continuación te comparto algunos consejos para mejorar tus contrataciones:

1. Deja de enfocarte principalmente en las habilidades técnicas y ponle mayor énfasis en la actitud de la persona. Las habilidades son más fáciles de desarrollar que la parte interna.
2. Hagan procesos de selección poco convencionales. Normalmente reducimos el proceso únicamente a un par de entrevistas pero lo ideal es hacer cosas diferentes como pedirle que haga un trabajo real relacionado con su trabajo para que puedas conocerlo más allá de una conversación.
3. Asusta a los candidatos con la sinceridad. Coméntales cuáles son tus valores y diles que son una empresa en donde se trabaja con humildad, hambre e inteligencia y que si no tienen esas características la van a pasar mal en la empresa pero que si las tienen será una gran celebración.

Al hacer esto pones el marco mental de autenticidad y si el candidato sabe que no tienen estas cualidades, se descartará automáticamente.

Espero que éstas ideas te sean de utilidad para que puedas formar un equipo que te ayude a crecer y alcanzar tus objetivos.

En Innovarte nos especializamos en ayudarte a elevar tus ingresos,
crecer a tu empresa y multiplicar tu libertad. ¡Expandiendo tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés Peña
Alejandro.valdespe@innovarte.mx

¿Cuánto podrías crecer si aprendieras a delegar?

Aprender a delegar es la clave para impulsar tu crecimiento emprendedor.

“Si quieres hacer pocas cosas pequeñas correctamente, hazlas tú mismo. Si quieres hacer grandes cosas y tener un gran impacto, aprende a delegar”

John C. Maxwell

Uno de los grandes obstáculos para que los emprendedores puedan crecer en su negocio es que no saben delegar. Es muy común ver a dueños de negocio “todologos” que concentran un sinfín de actividades dentro de su empresa sin aprender a soltar el control.

Cuando no delegas y lo haces todo tú pasan dos cosas:

1.- Menos cosas se pueden hacer y te vuelves el cuello de botella de tu empresa.

2.- Muchas cosas se hacen con menor calidad porque si te enfocas en 500 cosas no puedes hacer las 500 bien.

¿Has escuchado la frase “Si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo”?, seguramente si y ese tipo de pensamientos son los responsables de que muchos emprendedores no puedan crecer y que se esclavicen a su negocio. Así que lo primero que tenemos que hacer es cambiar nuestra mentalidad con respecto a delegar, necesitamos comprender que la habilidad de delegar efectivamente es la clave para poder crecer nuestro negocio.

Andrew Carnegie el gran empresario escoces que transformo la industria ferroviaria en los Estados Unidos en el siglo XIX dijo: “Ninguna persona puede crear un gran negocio si quiere hacerlo todo por sí misma y adjudicarse todo el crédito”. Para crecer y tener mayor libertad necesitamos saber delegar ya que al hacerlo estamos automáticamente multiplicando nuestras capacidades a través del trabajo en equipo.

A continuación te comparto algunos puntos para saber lo que debes evitar y lo que necesitas hacer con respecto a delegar.

Michael Gerber en su libro “El Mito del Emprendedor” dice que: “Confundimos delegación con abdicación” y nada más alejado de la realidad, delegar significa dejar de estar en control para poder estar a cargo, es decir al delegar dejas de operar pero estas a cargo de que esa actividad se realice al dar el seguimiento y el contexto necesario a la persona para que pueda desempeñar su función correctamente.

El gran secreto para que crezcas como emprendedor es lograr enfocarte en lo que te gusta hacer y haces mejor, lo cual es más productivo para tu empresa y luego desarrollar las habilidades de comunicación y delegación para asociarte con otras personas que pueden hacer todo lo que tú vas a dejar de hacer.

A continuación te comparto 5 pasos para puedas desarrollar tus habilidades de delegación:

1.- Delega a la persona correcta.

Haz una lista de todas tus actividades que desempeñas en tu empresa, luego selecciona aquellas en las que eres muy competente y que disfrutas haciéndolas. Idealmente esas serían las actividades que tú seguirías haciendo pero ahora necesitas encontrar quien puede hacer todas las otras tareas que ahora vas a soltar. Es importante que selecciones a la persona correcta para cada actividad restante en función de sus habilidades e intereses, la mejor combinación es que la persona que ahora se encargará de dichas actividades sea una persona competente en esas tareas. Basa tu decisión en competencias no en conveniencia.

2.- Especifica el resultado que esperas.

En cualquier situación de delegación, sé muy específico sobre los resultados que estás buscando, la mejor manera de asegurarse que las cosas se hagan bien es comunicando claramente como se ve la tarea o el proyecto realizado efectivamente. Asegúrate que la persona a la que le estas delegando tiene la imagen correcta en su mente de lo que quieres ver realizado.

3.- Establece un marco de tiempo para la realización de la tarea o el proyecto.

Que sea realmente claro y establece marcos de tiempo realistas para cuando el proyecto o la acción debe completarse. Si desea mantener las cosas en movimiento no establezcas un período de tiempo largo y determina metas más pequeñas para alcanzar el resultado final deseado.

4.- Determina el nivel de autoridad que la persona tiene.

¿Le das a tu equipo la autoridad y el margen para tomar decisiones? ¿Pueden gastar dinero? ¿Pueden tomar decisiones? ¿Pueden crear proyectos por ellos mismos?. Es importante capacitar a tu equipo para usar su propio juicio para que tomen decisiones pero el poder se debe de desarrollar de forma gradual, entre más competencia más poder. Si la persona no tiene las habilidades requeridas, es necesario que la capacitemos y gradualmente vayamos delegándole paso a paso responsabilidades más grandes.

5.- Da seguimiento al progreso.

Hazle saber a los miembros de tu equipo qué tipo de seguimiento necesitas y quieres. ¿Con qué frecuencia deben de mostrarte su avance? ¿Cuántos detalles necesitas?, mantenga las líneas de comunicación abiertas y estate disponible para ellos, lo cual no significa que tengas que gestionar todo el proyecto, pero puedes ayudar a mantenerlo en el buen camino al estar cerca para responder preguntas o proporcionar una dirección más clara según sea necesario.

Si quieres profundizar más sobre estos conceptos te invitamos a visitar nuestra página web: www.innovarte.mx y a aplicar al programa Expansión 10x para unirte a un grupo selecto de 20 emprendedores exitosos, talentosos y motivados que quieren crecer en su vida y en su empresa.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdqddbE1lpzJDmE1Rq7fKnP-TwFM_8U4JYOfaYsnruTmw6x5g/viewform

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Tener una comunidad es algo que todo emprendedor necesita para crecer.

“Tú serás dentro de cinco años la misma persona que eres hoy, a no ser por la gente que conozcas y los libros que leas”

Charlie Tremendous Jones

Ser emprendedor muchas veces significa ir por tu cuenta y separarte del resto, ya sean amigos, compañeros de trabajo o familiares, para poder crear tu propia empresa. Ser emprendedor significa tener el compromiso y el valor de arriesgarse al poner un negocio y conquistar más libertad. Ser emprendedor significa también tomar la decisión de valerte únicamente de tus propios recursos y capacidades para obtener seguridad económica. Un emprendedor no espera que nadie le resuelva la vida, no busca que el gobierno, la empresa o la familia se haga cargo de él o ella, pues los emprendedores se paran sobre sus propios pies y caminan hacia su destino creando su propia vida.

Según diversas estadísticas no más del 10% de la población es emprendedora y decide crear su propio negocio, por lo tanto no hay una gran cantidad de emprendedores en el mundo, sin embargo son aquellos que más impacto positivo generan. Normalmente cuando un emprendedor se entrega con pasión, compromiso e inteligencia a su negocio y crea productos y servicios que el mercado necesita, las recompensas son desproporcionadas al lograr mayor libertad, éxito y riquezas que la mayoría de las personas que no emprenden. Sin embargo todo tiene dos partes y este mismo éxito viene acompañado normalmente de una gran soledad en el camino de emprender.

LA SOLEDAD DEL EMPRENDEDOR

Para ser emprendedor se requiere de un cierto tipo de mentalidad y de una forma de ver la vida y el mundo de manera muy distinta al resto de la población. Por ejemplo cuando un emprendedor enfrenta retos como el no tener ingresos para pagar las nóminas o el no recibir pagos por parte de los clientes, se siente presionado, frustrado y normalmente al buscar ayuda de parte de sus familiares o amigos que no son emprendedores, se sentirá poco comprendido y ayudado. El no poder compartir sus retos y experiencias con personas afines a uno mismo, hace que los emprendedores tengan que caminar solos, lo cual requiere de mucha energía, esto a la larga los hace sentirse aislados, agotados y cansados.

Para poder crecer como emprendedor en tu vida y tu negocio necesitas ser parte de una comunidad de emprendedores en expansión que te ayuden a mantenerte firme y a crecer. A continuación te comparto los 4 principales beneficios de ser parte de una comunidad de emprendedores exitosos, talentosos y motivados:

LOS BENEFICIOS DE SER PARTE DE UNA COMUNIDAD DE EMPRENDEDORES

  1. Sentirte acompañado en tu camino emprendedor.

Nada más útil que poder compartir experiencias, retos y aprendizajes con personas similares a ti. Hablar de nuestros temas con alguien que te entiende, clarifica a tu mente y te da una mayor perspectiva. Caminar con otros hacia el logro de tus metas te hace sentir acompañado, seguro y confiado en tu propio crecimiento.

  1. Aprender de otros y obtener atajos de tiempo para crecer.

No necesitamos cometer todos los errores nosotros mismos, siempre podemos aprender de los fracasos de otros emprendedores y observar cómo han logrado sobre ponerse a estas situaciones es enormemente enriquecedor. Por supuesto también podemos aprender de sus éxitos y así obtener las lecciones necesarias que nos ahorraran tiempo y dinero, y así acortar el tiempo requerido para crecer.

  1. Tener “Accountability” de parte de otros similares a ti.

Los emprendedores normalmente no tienen a quien rendirle cuentas y eso genera que no nos presionemos lo suficiente para lograr los resultados. Conectar con otras personas con una mentalidad similar a la tuya y que estén fuera del contexto de tu empresa, te permite enfocarte, conectar con tu visión y tener claridad sobre en donde estás y a dónde quieres ir. El ser parte de un grupo de emprendedores genera que tengas una presión positiva para que logres producir resultados en tu vida y negocio.

  1. Ser parte de una competencia colaborativa grupal.

Al ser parte de una comunidad de personas exitosas, talentosas y ambiciosas, hace que tengas que generar un compromiso para colaborar, cooperar y compartir en beneficio del grupo, eso te hace crecer pues dentro de esta red todos son superiores a todos en algún aspecto y todos pueden aprender de todos. Además al notar el progreso de los miembros del grupo se genera un cierto apremio de parte de aquellos que no estén creciendo al mismo ritmo y así se crea un ambiente de crecimiento en el grupo, en donde todos deben de crecer para no ser dejados atrás.

La competencia positiva sucede dentro de un grupo cuando todos nos retamos a ser mejores mientras colaboramos para crear un futuro más grande e inspirador.

El crecimiento REAL y CONSISTENTE de un emprendedor ocurre únicamente cuando te rodeas de personas con orientación de crecimiento, que usan sus propias experiencias y recursos para apoyar y propiciar su propio crecimiento.

¿Estás listo para crear una empresa auto-dirigida? Si es así, te invitamos a nuestro programa Expansión 10x en el cual obtendrás las herramientas, las relaciones y el contexto necesario para tú como emprendedor puedas crecer en tu vida y negocio. Para saber más visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx

El trabajo en el futuro: Reinventando las organizaciones

 “Debemos crear un espacio de trabajo que nos apoye en nuestro camino hacia la plenitud. Cuando nos atrevemos a ir completos al trabajo, comienzan a ocurrir cosas extraordinarias”

Frederic Laloux

Una de las ideas más interesantes con las que me he topado últimamente y que me ha aportado un nuevo paradigma para pensar sobre las empresas proviene del libro ¨Reinventig Organizations¨ de Frederic Laloux y es la siguiente:

Cada vez que la humanidad se ha trasladado a una nueva etapa de conciencia, ha inventado un modelo de organización radicalmente más productivo. ¿Podríamos estar ante otro momento crítico hoy día? ¿Quizás podríamos estar a punto de dar un salto?

El concepto central del libro es que los seres humanos estamos en un proceso evolutivo y vamos progresando a través de diferentes etapas de desarrollo. En cada etapa hay un conjunto de paradigmas que dominan la manera como percibimos al mundo y como actuamos. Por ejemplo Aristóteles en el año 350 A.C, afirmó que las mujeres tenían menos dientes que los hombres y durante muchos siglos miles de personas creían esto. Tuvieron que pasar más de 2.000 años para acabar con esta falsedad: ¡sólo bastó que alguien los contara! De la misma manera que este ejemplo, las personas somos presas de una forma de entender el mundo que configura nuestra manera de pensar, de actuar y de organizarnos, así cuando transformamos nuestras creencias sobre la realidad transformamos también la manera como operamos en el mundo.

Frederic Laloux menciona lo siguiente: “Los tipos de organizaciones que hemos inventado a lo largo de la historia siempre han estado ligados a la visión del mundo y la conciencia predominantes. Cada vez que como especie, hemos cambiado nuestra forma de concebir el mundo, hemos creado un tipo de organizaciones más poderosas. Con cada nuevo estadio de conciencia humana, se ha dado también un gran paso en nuestra habilidad de colaborar que ha comportado nuevos modelos organizativos”.

La evolución es un proceso de desarrollo en donde las capacidades se van desplegando y van creciendo a lo largo del tiempo hasta llegar a su madurez. Por ejemplo una semilla se convierte en un árbol a través de diferentes etapas en las cuales todo el potencial contenido en la semilla lentamente se va manifestando hasta llegar a ser un imponente roble. Lo mismo ocurre con los seres humanos, nosotros también nos hemos venido desarrollando en diferentes niveles evolutivos a lo largo de la historia, cada nivel de desarrollo interpreta de manera diferente el mundo exterior y por lo mismo crean estructuras organizaciones diferentes. La evolución se da como resultado de transformar nuestro paradigma dominante en una nueva forma de pensar que incluye y trasciende a la anterior.

A continuación te presento las etapas de desarrollo por las que hemos pasado los seres humanos utilizando una tipología codificada por colores inspirada en el trabajo de Don Beck y Christopher Cowan en su libro Spiral Dynamics. Laloux describe la evolución de cuatro tipos de organizaciones en los últimos diez milenios y describe en detalle los atributos y características de una quinta forma de organización emergente radicalmente diferente.

1.- LAS ORGANIZACIONES COLOR ROJO

Son las primeras formas de organización de la historia que se originaron hace unos 10.000 años cuando los seres humanos nos agrupábamos en tribus. En este tipo de organizaciones era muy importante contar con una división marcada entre los líderes y los demás para poder dividir el trabajo por lo que la autoridad y el mando eran fundamentales para mantener unido al grupo.  La metáfora para describirlas sería una manada de lobos en la cual un ¨macho alpha¨ domina al resto a través de la fuerza. Ejemplos de este tipo de organizaciones las pandillas callejeras y las mafias.

2.- LAS ORGANIZACIONES COLOR AMBAR

La conciencia del ser humano evolucionó a un nuevo paradigma gracias a la llegada de la agricultura y la formación de las primeras ciudades, para lo cual se requería de una nueva forma de organizarse que consolidará una visión a largo plazo. Las organizaciones de este nivel hicieron surgir la jerarquía en forma de pirámide con unos roles formales muy marcados y procesos replicables. En estas organizaciones el poder está asociado al rol más que a una personalidad fuerte como en la etapa anterior. Estas organizaciones ya pueden ser mucho más grandes y durar mucho más en el tiempo que las rojas. Los ejemplos actuales más paradigmáticos serían el ejército, la iglesia o los gobiernos.

3.- LAS ORGANIZACIONES COLOR NARANJA

Con la llegada de la revolución industrial y la ilustración, una nueva era en le humanidad emergió. Este nuevo paradigma ve a la organización como una máquina en donde la efectividad es el gran objetivo e incluso sustituye a la moral para la toma de decisiones. En este paradigma las personas tienen mayor libertad para alcanzar sus objetivos que en el paradigma anterior pero su visión utilitaria hace que se pierda el sentido e incluso el espíritu de las organizaciones ya que la visión es profundamente materialista. La gran mayoría de organizaciones actuales hoy en día aún están dominadas por este paradigma. La empresa multinacional es el mejor ejemplo de este tipo de organizaciones.

4.- LAS ORGANIZACIONES COLOR VERDE

A finales del siglo XX con la revolución contracultural de los 60´s y 70´s, un paradigma más sensible que busca la justicia, la igualdad y la cooperación emergió. En este nivel se valoran más las relaciones que los puros resultados. La metáfora que aplica es ver la organización como una familia. En este paradigma surge el concepto de empoderamiento en el que los líderes pasan a ser ‘líderes servidores’ que escuchan, motivan y desarrollan a su equipo. En este paradigma se encontrarían organizaciones sin afán de lucro, pero también está cobrando fuerza en cada vez más empresas privadas exitosas como Southwest Airlines o Ben&Jerry’s.

5.- LA ORGANIZACIÓN VERDE- AZULADO

En el transcurso de la historia los cuatro modelos históricos han tenido una característica común: jefes. Desde los primeros líderes hasta los actuales CEO el ejercicio del poder ha consistido en “estar a cargo”. La mayoría de nosotros no puede concebir cómo funcionarían las organizaciones si nadie estuviera en el mando pero un nuevo paradigma sobre cómo hacer empresa está emergiendo lentamente que transforma esta forma de operar.

En este tipo de organizaciones la metáfora es entender a la organización como un ser vivo, un sistema complejo que despliega su potencial de manera orgánica. Las personas son vistas en toda su plenitud, permitiéndoles ir más allá de su rol profesional e incorporar las emociones y sus pasiones que configuran lo que realmente son. La mirada hacia el interior tanto a nivel individual como organizativo es un aspecto fundamental.

Laloux menciona ¨ ¿Y si pudiéramos crear estructuras organizativas que no necesitaran empoderamiento porque por diseño todo el mundo es poderoso y autosuficente? ¨ En otras palabras, ¿qué pasaría si pudiéramos crear organizaciones donde el poder no fuera una función de estar a cargo y, por lo tanto, no hubiera jefes? La respuesta, según Laloux, es la organización verde-azulada.

En estas organizaciones, se da un paso más allá del empoderamiento, apostando ya directamente por la autogestión que se basa en relaciones entre iguales,  reduciendo e incluso eliminando la necesidad de una jerarquía formal. La pirámide deja lugar a la red de equipos auto-gestionados. En las redes auto-organizadas de igual a igual, todas las voces cuentan porque cualquiera es capaz de detectar un problema o una oportunidad y dado que se espera que todos sean líderes, todos tienen los medios para tomar medidas. En el libro se explican los casos de organizaciones que ya se han adentrado en este nuevo paradigma, de multitud de sectores y diversidad de tamaños como Zappos, Buurtzorg, Valve, Patagonia o Holacracy.

En el futuro estaremos viendo cada vez más organizaciones moviéndose a este nuevo paradigma que es más flexible y eficaz para esta era que estamos viviendo por lo que es importante que si quieres hacer que tu empresa evolucione y se trasforme es importante que hagas lo siguiente:

1.- Identifica bajo que paradigma estás operando actualmente.

2.- Intencionalmente establece la estructura para pasar el siguiente nivel al transformar el tipo de liderazgo y la cultura en la organización.

3.- Gradualmente empieza a estudiar y aplicar técnicas y practicas verde y azuladas para que puedas mover con el tiempo a tu organización hacia este nivel.

 Reinventando las organizaciones

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad. ¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx

Las 5 disfunciones de un equipo

Reunirse en equipo es el principio, mantenerse en equipo es el progreso, trabajar en equipo asegura el éxito.- Henry Ford

El rol de los líderes dentro de las organizaciones incluye muchas funciones, todas ellas de gran relevancia para el éxito de una empresa. Estos líderes se destacan cuando ejecutan, pues en mi experiencia, aunque pueden existir grandes estrategias en ventas, operación, finanzas, etc. ninguna será relevante sino es llevada a la acción y da resultados.

¿Y quienes creen que son los responsables de esta acción? De primera instancia podríamos decir que los líderes, pero si lo pensamos detenidamente, un líder estará encargado de plantear y dirigir la estrategia.

Un buen líder toma el tiempo necesario para reflexionar sobre las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de su entorno. Una vez entendido lo anterior, ideará un plan de acción con varios frentes o estrategias que lo harán sostenible.

Pero entonces ¿de quién depende el éxito de la ejecución de estas estrategias? Del equipo, y no me refiero a un único responsable sino a un grupo de ellos.  En este caso, el rol del líder también es de suma importancia, pues será el encargado de dar seguimiento y control a dicha ejecución.

Como líder debe saber que en todo grupo de trabajo hay 5 disfunciones latentes y debes estar pendiente de que no ocurran, pues caer en una de estas, significa caer en un círculo vicioso que te hará repetir errores una y otra vez.

Patrick Lencioni, nos presenta un modelo inteligente para construir un equipo cohesionado y nos advierte de estas disfunciones, ¿las conoces?

Screen-Shot-2011-09-17-at-2.28.48-PM

*Patrick, Lancioni. Las cinco disfunciones de un equipo.

Sitúate en la parte inferior del diagrama. Como podrás ver se trata de un triángulo en el cual, la base representa el problema más común y va escalando de disfunción en disfunción. Esto es porque al presentarse una de estas problemáticas, es probable que se desencadenen las siguientes.

Te voy a contar una breve descripción de cada una de ellas, porque como líder y al estar al frente del equipo, deberás velar por la cohesión y eficacia de tu gente para que logren todo lo que se propongan:

Ausencia de confianza: Se trata de la falta de disposición para ser vulnerables en el grupo, es decir a mostrar sus debilidades, defectos, errores, peticiones de ayuda, etc.  

¿Cómo reconocerlo?
Normalmente los miembros ocultan sus debilidades, errores y faltas; además son equipos donde no se pide ayuda, se ocultan resentimientos y temen pasar tiempo juntos.

Temor al conflicto: El no tener confianza propicia que sus integrantes no seas capaces de entregarse a discusiones apasionadas y a discutir lo realmente relevante.

¿Cómo reconocerlo?
Las reuniones son aburridas, hay lucha de poder, se ignoran los temas importantes y no hay interés por las opiniones de los demás.

Falta de compromiso: Si no hay conflicto y las ideas de los miembros no son debatidas, entonces las decisiones no son verdaderamente adoptadas y aceptadas por el equipo y difícilmente se comprometen con ellas, aunque finjan estar de acuerdo en lo superficial.

¿Cómo reconocerlo?
En estos equipos hay ambigüedad entre los objetivos y las prioridades, los miembros temen al fracaso, vuelven una y otra vez a las mismas discusiones y muchas oportunidades son desperdiciadas.

Evitación de responsabilidades: la consecuencia de no tener compromiso nos lleva no tener un plan de acción ni responsables del mismo, las acciones y conductas entonces parecen ser contraproducentes para el bien del equipo.

¿Cómo reconocerlo?
Cuando esto sucede, los miembros de los equipos alientan la mediocridad, no hay cumplimiento de fechas o compromisos y el lìder se convierte entonces en la única fuente de disciplina.  

Falta de atención a los resultados: las 4 disfunciones anteriores provocan que los miembros del equipo sitúen sus necesidades individuales sobre las metas colectivas del equipo.

¿Cómo reconocerlo?
Sus miembros están más ocupados por atender conductas que suman a sus egos, el desarrollo profesional personal o el reconocimiento. Son equipos estancados que pocas veces aventajan a su competencia, pierden empleados que sí están orientados a los logros mientras el resto de los integrantes se distrae fácilmente.

El trabajo en equipo es clave para una empresa, pero en la mayoría de los casos, esta función representa el mayor reto de las organizaciones. Irónicamente, es un tema al que se le dedica muy poco tiempo pues se tiene la falsa creencia de que las personas sabemos cómo funciona el colaborar en equipo.

Te invito entonces a realizar una reflexión sobre tu propio equipo de trabajo, ¿han caído en alguna de estas actitudes todos o alguno de sus miembros? Si es caso, recuerda que el primer paso es el diagnóstico y aceptar que algo no anda bien.

Posteriormente, trabaja en una estrategia que te permita aminorar y minimizar estos comportamientos y si es el caso, acércate a un experto que pueda apoyarte en este cambio organizacional.

Los especialistas de Innovarte están para apoyarte: info@innovarte.mx


Laura Cortés
laura.cortes@innovarte.mx
Especialista en Transformación Empresarial
Innovarte