El poder de la persistencia: 3 Claves para aumentar tus niveles de tenacidad

“Si una persona es perseverante, aunque sea dura de entendimiento, se hará inteligente; y aunque sea débil se transformará en fuerte”.

Leonardo Da Vinci.

En todas las culturas y en cualquier industria hay un rasgo común que tienen las personas más sobresalientes e influyentes y eso es la persistencia. Los grandes líderes que normalmente admiramos como Martin Luther King, Mahatma Gandhi o Steve Jobs, son personas que se comprometieron poderosamente con alguna causa y que se mantuvieron tenaces más allá de la norma.

Un gran ejemplo de esto es, Demóstenes (384 A.C.- 322 A.C) quien ha sido considerado uno de los mejores oradores que han existido en el mundo, pero lo más interesante es su historia personal llena de perseverancia. Demóstenes desde pequeño tenía un gran sueño: ¨ser el mejor orador de Atenas¨ pero tenía 2 grandes limitaciones: era tartamudo y no tenía dinero para pagarle a maestros.

Sin embargo él sabía que la persistencia hace milagros y, cultivando esta virtud, pudo asistir a los discursos de los oradores y filósofos más importantes de la época. Hasta tuvo la oportunidad de ver al mismísimo Platón exponer sus ideas.

Se cuenta que en sus primeros discursos la gente lo abucheaba y criticaba, pero él lo tomaba como un desafío para seguir mejorando. Así fue que se embarcó en la aventura de hacer todo lo necesario para superarse. Por ejemplo cuentan que se afeitó la cabeza, para así resistir la tentación de salir a las calles y distraerse, de este modo se aseguraba de seguir practicando. En los atardeceres corría por las playas, gritándole al sol con todas sus fuerzas, para así ejercitar sus pulmones y en la noche, se llenaba la boca con piedras y se ponía un cuchillo afilado entre los dientes para forzarse a hablar sin tartamudear.

Así pasaron años y años de práctica y esfuerzo hasta que su elocuencia y calidad como orador fueron premiadas y fue elegido como embajador de la ciudad. Su persistencia convirtió a los obstáculos del camino en los cimientos sobre los cuales construyo sus sueños.

Tony Robbins dice que ¨somos premiados en público por aquello que practicamos por años en privado¨, y se hace referencia a la importancia de la práctica y la consistencia, ya que ninguna gran habilidad se desarrolla sin esfuerzo y sin trabajo. El camino a la excelencia está estructurado por la perseverancia.

Un gran número de personas no alcanzan sus sueños ni sus metas porque desisten y abandonan el camino permitiendo que la frustración gane la batalla. En la siguiente gráfica explico como la perseverancia te hace seguir aprendiendo y desarrollando tus habilidades, las cuales después te permitirán alcanzar tus sueños.

Perseverancia

A mayor persistencia mayor aprendizaje y a mayor aprendizaje mayores capacidades, lo cual te permite ser efectivo y producir los resultados que deseas, pero para llegar a eso se necesita vencer a la frontera de renuncia que detiene a la gran mayoría de personas, en la cual el nivel de frustración es aún mayor que las capacidades por lo tanto muchas personas prefieren desistir e intentar otra cosa.

Personas como Picasso, Leonardo Da Vinci, Demóstenes, Steve Jobs, Thomas Edison, etc., no llegaron a tener grandes logros de la noche a la mañana, sino que fue un proceso gradual de aprendizaje y crecimiento impulsado por la perseverancia. Incluso empresas como Apple o Starbucks les tomo 25 años llegar a donde están el día de hoy.

Lo cierto es que no todos contamos con esta virtud, pero la buena noticia es que es algo que también podemos aprender si lo decidimos.

Así que te quiero compartir 3 claves para incrementar tus niveles de persistencia:

1.- Identifica tu propósito. Soy de la creencia de que todos desde nuestro nacimiento estamos equipados con un talento único y especial que nos marca nuestras inclinaciones y que es la fuente de nuestra pasión, si lo descubrimos estaremos tocando las puertas de la perseverancia de por vida. Para conocer más visita: http://innovarte.mx/wordpress/?p=313

Respóndete la siguiente pregunta:

¿Qué sola actividad te mantendría enfocado/a, fascinado y motivado por el resto de tu vida?

La respuesta a esta pregunta no es fácil y vale la pena tomarse el tiempo para reflexionarla ya que esta puede organizar todo nuestro pensamiento en aquello que de verdad nos apasiona y ahí es más fácil perseverar.

2.- Desarrolla el poder de la imaginación.

La imaginación es muy poderosa ya que gracias a ella podemos motivarnos y visualizar el futuro deseado, a través de crear las imagen mentales de nuestros objetivos, haciendo que nuestro deseo por lograrlo se incremente y eso nos hace posible perseverar.

3.- Transforma las adversidades en el camino.

Utiliza la estrategia de Demóstenes y haz que cada vez que las cosas no salgan como tú quieres, logres aprender de ello y que sean un impulso para seguir mejorando, enfócate en lo que tú si puedes controlar (tus actitudes) y piensa que todos los obstáculos te están mostrando el camino hacia tu meta.

Te invito a poner en práctica estas ideas en tu vida y en tu negocio porque recuerda que como decía el gran Woddy Allen el 90% del éxito se basa en simplemente insistir.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx

www.innovarte.mx

Cómo hacer que tu futuro sea más GRANDE que tu pasado

Futuro más grande

¨La vida mejor vivida es aquella que es planeada y diseñada y que no sólo ocurre por accidente¨

Jim Rohn

Los seres humanos gracias a nuestra conciencia vivimos inmersos en 3 tiempos:

1.- El pasado.- compuesto por todas aquellas experiencias que pertenecen al recuerdo y la memoria, las cuales no podemos cambiar debido a que ya sucedieron.

2.- El presente.- Es el ¨Aquí y ahora¨, son las vivencias que estamos experimentando en este justo momento, solo que es tan precipitado que casi en el instante en que cobramos consciencia de él ya se está transformando en material para el pasado.

3.- El futuro.- Son todas aquellas experiencias que aún no han sucedido y que están en el dominio de las posibilidades. El futuro solo existe en nuestra propia mente, sin embargo representa un tiempo y un espacia al cual vamos a arribar con el paso del tiempo.

Idealmente el pasado nos debe de servir como un archivero que contiene todas lecciones aprendidas en nuestra vida, las cuales nos pueden servir como referencia y como recurso para lidiar efectivamente con nuestras circunstancias. El presente es donde realmente ocurre la vida, John Lennon decía que ¨la vida es aquello que sucede mientras andas haciendo otros planes¨. El instante presente del aquí y del ahora es en donde la vida que experimentamos siempre sucede, pero que si no aprendemos a estar conscientes nos la perdemos por andar atrapados en el pasado o en el futuro. El futuro por su parte, nos sirve de la misma manera que lo hace el horizonte, el cual nos permite alumbrar nuestro camino y dirigir nuestros pasos. Sin un futuro que nos guié no podemos caminar en la vida y mucho menos crecer y evolucionar, es por eso que el futuro juega un rol fundamental en la manera como vivimos ya que al ser una posibilidad y aún no existir, nos pertenece y podemos hacer algo para que se realice.

El problema para muchas personas radica en que el pasado que tienen, al no haber sido reflexionado y asimilado se inmiscuye con el futuro y termina por opacarlo, minimizarlo y aprisionarlo, de manera que el futuro termina siendo una proyección y casi una réplica del pasado, dejando así a las personas con poco espacio para estar presente en aquí y en el ahora y sin dirección ni rumbo hacia el futuro.

Crear un futuro más grande que el pasado es esencial para poder crecer y avanzar en la vida, debido a que el futuro que imaginemos en nuestra mente nos inspirará e impulsará de tal manera que buscaremos hacerlo realidad y en el proceso desarrollaremos nuestras capacidades y evolucionaremos. Sin un futuro que nos emocione en el horizonte de nuestras vidas tenemos pocas probabilidades de expandirnos y lograr nuestros sueños.

Te comparto 3 estrategias para crear que tu futuro sea más grande que tu pasado:

1.- Completa temas inconclusos de tu pasado.- Observa en retrospectiva en tu vida y haz una lista de todos aquellos episodios sin terminar, percibe los ciclos abiertos, las relaciones incompletas, las situaciones sin perdonar y/o con resentimiento y todos aquellos detalles sobre los que sientas que aún les falta algo para que puedas cerrar el capítulo. Te recomendamos acercarte a un especialista que te pueda ayudar con estos temas, sobre todo cuando sean delicados, en Innovarte también contamos con especialistas que te pueden acompañar en este proceso.

2.- Desarrolla el poder de la imaginación y crea un futuro inspirador.- La imaginación es una facultad muy poderosa que nos permite crear nuestro futuro, así que desarróllala y utiliza el poder de la visualización. Toma como guía la siguiente pregunta desarrollada por Dan Sullivan: ¨Si estuvieras aquí tres años en el futuro mirando hacia atrás en tu vida, ¿qué tuvo que haber ocurrido para que te sientas feliz con tu progreso en la vida?¨

La respuesta a esta pregunta detonará tu imaginación y empezarás a dar las primeras pinceladas de un futuro más GRANDE, no tengas miedo de pensar en grande, recuerda que Richard Branson el gran emprendedor creador de la marca Virgin nos aconseja que ¨si tus sueños note asustan, no estás pensando lo suficientemente en grande¨

3.- Establece metas en tu vida.- Crear objetivos automáticamente te saca del pasado y te proyecta hacia el futuro. Si tienes problemas con desarrollar metas, inicia con escribir 10 logros que tuviste el año pasado y después anota de qué manera pudieras avanzar aún más sobre esos éxitos en el futuro. Establecer metas es el primer paso para volver visible lo invisible, nos recuerda Tony Robbins, así que cada vez que tengas metas, tendrás dirección y propósito en tu vida y estarás viviendo hacia un futuro más grande que te hará crecer y expandirte como ser humano.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

 

 

 

Las 10 leyes del crecimiento personal

Las 10 leyes del crecimiento personal

“El éxito no es mágico ni misterioso, el éxito es la consecuencia natural de aplicar con firmeza los principios básicos de la superación personal¨

Jim Rhon

 Una ley es una norma o una regla y que es un factor constante en las cosas, por ejemplo si estás de pie con una pluma en la mano y la dejas caer, inevitablemente esta caerá en el suelo debido a la ley de gravedad que hace que este fenómeno se lleve a su realización.

De la misma manera que la ley de gravedad siempre está vigente y ejerce su acción, así también te invito a pensar que el crecimiento personal, el desarrollo que tiene una persona en la vida, también sigue un conjunto de leyes y principios que lo rigen y lo determinan.

El crecimiento personal es un proceso a través del cual podemos expandir nuestras capacidades, liberarnos de aquello que nos detiene y convertirnos cada vez en un ser humano más completo. Crecer significa evolucionar y ser una mejor versión de uno mismo. Todos tenemos un impulso innato para buscar desarrollarnos sin embargo hay veces donde este proceso se interrumpe y las personas se estancan y dejan de seguir creciendo.

Dan Sullivan gran autoridad en el campo de la mentalidad emprendedora y autor del libro ¨Las 10 leyes del crecimiento¨ nos expone la manera en la cual nuestro crecimiento siempre seguirá su marcha si aplicamos los siguientes principios. Tu seguirás creciendo a lo largo de tu vida si…

Ley 1: Siempre haz que tu futuro sea más grande que tu pasado.

Muchas personas viven atrapadas por su pasado pensando que los mejores tiempos ya sucedieron y que solo les queda resignarse hacia su futuro. Este tipo de mentalidad es lo que detiene a las personas para que sigan creciendo. Si quieres  avanzar constantemente en tu vida tienes que ver que tu futuro es siempre más grande que tu pasado, debes visualizar que siempre hay nuevas posibilidades, nuevas metas, nuevos ideales que te inspiren a levantarte todas las mañanas para hacerlos realidad. La vida es movimiento y solo podemos movernos en 2 direcciones: el progreso o la involución. Hacer que tu futuro sea más grande que tu pasado te impulsa a seguir avanzando.

Ley 2: Siempre haz tus aprendizajes sean más grandes que tus experiencias.

La vida nos da solo experiencias pero depende de nosotros capitalizarlas en aprendizajes a través de la reflexión y la conciencia. Ve a la vida como una gran escuela en donde la vida nos da las experiencias pero depende de nosotros aprender de ellas. La vida nunca deja de enseñarte así que tú no dejes de aprender.

Ley 3: Siempre haz tu contribución sea más grande que tu recompensa.

En la vida cuando te enfocas en dar y en agregar valor más que en tus recompensas puedes seguir creciendo porque así sales de la mentalidad utilitaria que muchas personas tienen, en donde solo hacen las cosas para que las reconozcan o porque reciben dinero al hacerlo pero no se enfocan en realmente dar lo mejor de ellos y contribuir.

Ley 4: Siempre haz tu desempeño sea más grande que el aplauso.

El buscar ser reconocidos es una gran trampa para el desarrollo personal porque nos hace esclavos de la admiración de otros y dejamos de enfocarnos a siempre mejorar nuestras acciones y seguirnos perfeccionando.

Ley 5: Siempre haz tu gratitud sea más grande que tu éxito.

La gratitud es uno de los estados emocionales más bellos en los que podemos vivir ya que nos permite ser consciente de todo lo bueno que ya tenemos y de la manera como las personas a nuestro alrededor contribuyen a nuestra vida. Si te enfocas en lo que tienes eres rico, si te enfocas en lo que te falta eres pobre. Agradece a la gente con la que vives y trabajas por su contribución y aprecia todo lo bueno que tienes en la vida.

Ley 6: Siempre haz más grande tu disfrute más que tu esfuerzo.

Las personas que más crecen son aquellas que hacen lo que aman y aman lo que hacen y se enfocan en sus pasiones mientras desarrollan sus talentos y al hacerlo se llenan de vitalidad. Ellas ven a la vida como un juego en el cual están creando tu propio futuro y se divierten al jugarlo.

Ley 7: Siempre haz que tu cooperación sea más grande que tu estatus.

La vida es un juego en equipo ya que todos estamos conectados, date cuenta que solo a través de un equipo puedes ir más lejos al aprender el arte de cooperar. Minimiza a tu ego y deja de buscar los reflectores y mejor comprométete con tu equipo y juntos sigan creciendo.

Ley 8: Siempre haz que tu confianza sea más grande que tu comodidad.

La confianza es algo que se gana a través de la demostración de los hechos pero para ganarla primero hay que arriesgarse y ponerse en juego al salir de lo conocido y de la zona de confort, ya que al hacerlo estamos en el camino de desarrollar nuevas habilidades y vencer los miedos que nos detienen a avanzar.

Ley 9: Siempre haz que tu propósito sea más grande que el dinero.

El dinero es la consecuencia de haber agregado valor a otros, de haber hecho un buen trabajo pero si pones al dinero como un fin y no como un medio estás en el camino de dejar de crecer. Enfócate en tu misión de vida y en contribuir y el dinero llegará por añadidura si haces las cosas bien. Pon primero a tus valores y principios antes que al dinero.

Ley 10: Siempre haz que tus preguntas sean más grandes que tus respuestas.

Cuando pensamos que ya sabemos todo dejamos de abrirnos al conocimiento, somos como vasos llenos a los cuales no se les permite recibir agua nueva. Cuando haces más preguntas automáticamente tu mente te guiará a expandir tu conocimiento y siempre tener una actitud de aprendiz que te ayudará a vivir tu vida con humildad y con sabiduría. Martin Heidegger decía que las preguntas son el elixir del pensamiento así que nunca dejes de hacerte preguntas y tu curiosidad y tu hambre de aprender nunca cesarán.

Aplica estás ideas en tu vida y verás el poder en siempre seguir creciendo y avanzando en la vida, en Innovarte nos apasiona apoyarte a crecer en tu vida y tu negocio, nuestros especialistas aplican estas leyes en sus vidas y te podrán guiar a través de un método probado de paso a paso para que logres vivir con propósito, pasión y paz mental.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

 

 

 

 

El viaje como filosofía de vida

El viaje como filosofía

“Caminante, no hay camino se hace camino al andar. Al andar se hace camino. Y al volver la vista atrás. Se ve la senda que nunca. Se ha de volver a pisar¨

Joan Manuel Serrat

Viajar es como filosofar. Cada viaje que emprendemos trae consigo un conjunto de experiencias que te permiten expandir tu conciencia, al igual que la filosofía utiliza el cuestionamiento y las ideas para enriquecer el pensamiento.

Cuando uno viaja por placer iniciamos una aventura que implica movimiento, no solo físico sino mental y emocional, a través del cual nos transformaremos pues ya no seremos los mismos después del viaje.

El viajero elije estar en movimiento y cambio en vez de la estabilidad y la monotonía. El caminante debe aprender a vivir las experiencias con presencia, atención y plenitud pues sabe que no se puede demorar mucho en ellas ya que las debe de soltar para poder seguir avanzando. Muchas personas sufren en la vida por su incapacidad para adaptarse a los cambios de la vida pero el espíritu viajero avanza ligero, viviendo, aprendiendo y soltando sin apegos.

El viajero busca coleccionar experiencias, conocer lugares, percibir nuevos aromas, probar nuevas comidas, asomarse a nuevas culturas y conversar con personas ajenas pues sabe que el abrirse a nuevas formas de ver la realidad es algo enriquecedor y transformador. El espíritu viajero es consciente que al final de nuestros días las cosas materiales resultan inútiles y transitorias pero no lo son así nuestras experiencias que atesoramos en nuestra consciencia.

 Al viajar uno mantiene una actitud expectante y lúcida como la de un niño que se asombra como cuando ve un animal exótico antes desconocido para él. El viajero observa, pregunta y silencia sus prejuicios para poder tener una mirada fresca y pura y así poder conocer los destinos en los que se aventura. ¡Qué falta que nos hace el poder tener la actitud viajera en nuestra vida cotidiana!, en donde hemos perdido nuestra capacidad de asombro casi por completo y en donde las mismas ideas, creencias y formas de ver la vida se imponen automáticamente ante nuestros ojos, esclavizándonos de ver nuevas posibilidades y de vivir con la vitalidad de un niño sin tabúes.

El viajero tiene un rumbo fijo, un destino al cual llegar que le da dirección y sentido a su andar, sabe que paso a paso está construyendo su propio camino, su propia experiencia y es consciente de que sus pasos son único e irrepetibles por lo que busca darle a cada momento el mayor grado de consciencia.

Viajar es una metáfora de una forma de vivir la vida con filosofía porque cuando viajamos, nos expandimos en conocimientos, en consciencia, aprendemos a escuchar a otras formas de leer la vida para ser más tolerantes. En el viaje nos instruimos en adaptarnos al cambio y al flujo de la vida para ir teniendo experiencias con mayor lucidez y profundidad. Al viajar nos entrenamos a soltar con rapidez y desapego para seguir avanzando, también aprendemos a tener una mente cuestionadora y curiosa para recuperar nuestra capacidad de asombro que uno normalmente pierde cuando nos volvemos ¨adultos¨.

¿Cómo sería tu vida si pudieras incorporar el espíritu y la filosofía del viaje a tu vida cotidiana?

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

¿Cómo desarrollar una mentalidad de crecimiento?

Mentalidad de crecimiento 2

¨Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él.¨

Emerson (1803-1882) Poeta y pensador estadounidense.

¿Qué hace posible que una persona pueda aprender y crecer constantemente? ¿Cuál es el secreto que permite que una persona pueda hacerse maestro en algún campo?

Las creaciones que Miguel Ángel, Albert Einstein, Gabriel García Márquez, Mozart y Steve Jobs generaron son prácticamente conocidas y admiradas por todos, sin embargo lo que no es muy conocido es todo el camino y el proceso que estos maestros de sus campos tuvieron que pasar para estar a donde llegaron.

La cualidad más importante que los grandes maestros tienen es su enorme capacidad de aprender. El aprendizaje es la llave que abre todas las puertas al mundo, ya que esté nos permite expandirnos, crecer y transformar nuestra forma de ver la vida. Sin embargo pocas personas llegan a ser aprendices voraces y la mayoría solo tiene algunos años en sus vidas en los cuales aprende poderosamente (los primeros años de vida) para después terminar siendo un conjunto de hábitos y tendencias que se repiten a lo largo de la vida.

¿Qué nos impide a los seres humanos aprender constantemente y seguir creciendo?

La psicóloga Carol Dweck en su libro Mindset: How You Can Fulfil Your Potential descubrió que existen 2 tipos de mentalidades con las cuales podemos hacerle frente a la vida, las cuales determinan nuestras actitudes con respecto al aprendizaje y al desarrollo personal.

  1. La primera es la mentalidad fija y es la más común en nuestra sociedad, esta forma de pensar presupone que las personas somos de una manera inmóvil y ya no tenemos oportunidad de cambiar. Las personas con esta mentalidad creen que pueden hacer muy poco por cambiar y mejorarse y piensan que son lo que son y así seguirán por el resto de sus días, son personas que no cuestionan mucho y piensan que ya saben lo que saben y que con eso es suficiente.

Muchas personas detienen su crecimiento en la vida porque se quedan anclados a conjunto de creencias e ideas que se nos introyectan desde la más temprana edad desde la familia, escuela y sociedad que moldean la manera como percibimos al mundo y a nosotros mismos y nunca aprenden a pensar, a dudar y a reflexionar por sí mismas y se convierten en autómatas que repiten una y otra vez lo que se les inculco. Este tipo de mentalidad te llevará a vivir una vida en la mediocridad y en la resignación al mantenerte estancado en la zona de confort de lo que sabes, haces y eres.

  1. La segunda mentalidad es la de crecimiento y es aquella basada en la presuposición que los seres humanos no somos productos terminados y que estamos en un proceso constante de crecimiento y desarrollo. Las personas con esta mentalidad no se ven a sí mismos como objetos fijos sino que se piensan como seres en desarrollo y construcción. Este tipo de consciencia fue la que llevo al filósofo alemán Martin Heidegger a decir que el ser humano no es otra cosa que una posibilidad, un proyecto de posibilidades y que siempre tiene la oportunidad de SER y HACER algo diferente momento a momento.

La mentalidad de crecimiento te hace ser humilde y aprender de las experiencias y de las personas ya que son conscientes de que cada experiencia trae aprendizajes si sabemos extraerlo. Son personas que cuestionan, que desafían sus propias creencias y que tienen una actitud de descubriendo constante ante la vida, son como niños con la mente libre, dispuestos a sorprenderse y aprender. Albert Einstein dijo que ¨la mente es como un paracaídas, solo funciona si está abierta¨, así que las personas en crecimiento siempre están buscando oportunidades para aprender incluso en sus propios errores.

A continuación te comparto 3 estrategias para desarrollar una mentalidad de aprendizaje:

1.- Reflexiona y hazte preguntas

No creas todo lo que piensas y duda de tus creencias ya que eso hace abrirte a nuevas posibilidades. Desarrolla el arte de hacerte buenas preguntas, ya que estas son el motor del pensamiento. Formúlate preguntas poderosas como: ¿Qué puedo aprender? ¿Qué significa para mí? ¿Cómo puede crecer y desarrollarme más?

2.- Ábrete a la retroalimentación

Elimina el concepto fracaso de tu vocabulario, en la vida no hay fracasos solo resultados. Es posible que el resultado que obtuviste no era el que deseabas pero eso no significa que hayas fracasado, significa que puedes mejorar y los resultados que obtienes es información valiosa para seguir creciendo y aprendiendo y tarde o temprano llegaras si perseveras.

3.- Aprende a concentrarte

Una mente atenta y concentrada puede hacer maravillas. Los grandes genios tienen la capacidad de concentrarse de manera prodigiosa por lo que si tú quieres aprender y crecer es necesario que puedas enfocarte poderosamente sin distraerte. La atención es como un musculo que si la trabajas se desarrolla, así que esfuérzate en hacer tus tareas con concentración y cada vez que te notes desenfocado/a regresa tu atención a lo que estabas haciendo hasta que poco a poco te concentres mejor.

Mentalidad de crecimiento

Vive intensamente

Alejandro Valdés