La diferencia entre disciplina y hábitos

5 Pasos para usar tu voluntad y crear hábitos positivos

¨Nos convertimos en aquello que hacemos repetidamente¨

Stephen Covey

Leyendo el libro ¨Tools of Titans¨ del gran Tim Ferris me surgieron diversas dudas que intentaré resolver a través de este escrito. El libro narra la aventura de Ferris al entrevistar a cientos de billonarios, emprendedor sobresaliente, atletas de primera clase y gente de altísimo rendimiento, sobre sus hábitos, rutinas y estrategias que los hacen ser altamente reconocidos.

La idea del libro de manera general es esta: el éxito, como sea que lo definas, es algo alcanzable y realizable si implementas en tu vida los hábitos correctos.

Algo que me llamo mucho la atención de la lectura es que en sus páginas no se menciona nunca el tema de la importancia de la disciplina, que es algo que yo consideraba que era un ingrediente fundamental para el éxito, de hecho durante mucho tiempo en mi vida creí que el mayor problema conmigo era que no era lo suficientemente disciplinado. ¿Te ha pasado por la mente que lo que más te falta, es que no eres tan disciplinado para alcanzar tus objetivos?, si eres como la mayoría, seguramente sí.

Pues déjame decirte algo que cambiará totalmente tu manera de pensar: Tú eres 100% disciplinado/a al conjunto de hábitos que tienes, lo que significa que en el presente te vas a desempeñar perfectamente en relación con los hábitos que actualmente tengas. Por ejemplo si tu hábito es hacer ejercicio todas las mañanas, tú serás muy disciplinado en relación a ese hábito o si tu rutina es tomarte una cerveza todas las noches, también serás disciplinado/a a ese hábito. La idea central es que todos somos 100% disciplinados ya al conjunto de hábitos que tenemos. La diferencia está en que las personas que son extraordinarias son 100% disciplinados a excelentes hábitos, en oposición a las personas que estén fracasando, las cuales son 100% disciplinadas a hábitos negativos.

Así que podemos dejar de culparnos por no ser tan disciplinados y mejor nos podemos enfocar en mejorar nuestros hábitos. No es la disciplina lo que nos lleva a cruzar la línea de la meta, es la formación de los hábitos que necesitamos para llegar hasta allí lo que cuenta más.

Los hábitos positivos son difíciles de formar pero la vida se te facilita mucho, mientras que los hábitos negativos son muy fáciles de formar pero tu vida se complica mucho al tenerlos. La cuestión es poder formar hábitos constructivos que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos, tal como todos los entrevistados por Ferris lo hicieron.

¿Cuál es el mecanismo para formar nuevos hábitos positivos?

1.- Necesitamos tener CONCIENCIA de la condición que queremos mejorar en nuestra vida (Piensa en los hábitos positivos que te gustaría tener)

2.- QUERER realmente tener esos hábitos. Usa tu imaginación para incrementar el deseo, piensa en todas las ganancias que tendrás al tener esos hábitos. Sin un real deseo no hay fuerza para el cambio.

3.- TENER UN PLAN. Tener alguna estrategia sobre como ejecutarás el nuevo hábito es vital para poder realizarlo.

4.- TOMAR LA DESICIÓN Y HACERLO. Al atreverte a dar el primer paso haz dado un gran salto en la creación de un nuevo hábito. Muchas personas tienen el plan pero no se atreven a actuar y eso hace que no usen su fuerza de voluntad para moverse en la dirección que desean. La acción es la culminación del proceso y es la aplicación de nuestra voluntad.

5.- TENER LA DETERMINACIÓN DE REPETIRLO DURANTE 21 DÍAS. Goethe decía que todo es difícil antes de que sea fácil y es cierto, en esta etapa de 21 días es cuando más se necesita usar la fuerza de voluntad para afianzar el nuevo hábito y no desistir. Una vez repetido 21 días el comportamiento se habrá vuelto una ley para nuestra mente subconsciente y podremos hacerlo casi automáticamente.

Una vez realizado este proceso de 5 pasos podremos estar seguros que estamos creando un nuevo hábito al cual nos estaremos disciplinando automáticamente.

Nuevo hábito 21

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito.” Aristóteles

Algunos de los hábitos más comunes que tienen las personas entrevistadas por Tim Ferris son:

  • El 80% de sus entrevistados hacen algún tipo de práctica de meditación o atención plena.
  • Muchos tienen el hábito de escuchar una misma canción para lograr enfocarse.
  • La mayoría practica ejercicio físico regularmente.

Los hábitos son los pilares desde los cuales construimos nuestra vida, tener hábitos que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos es indispensable para poder avanzar hacia nuestros sueños, así que olvídate de la disciplina y enfócate en cultivar hábitos positivos porque después tus hábitos se encargaran de ti y de ayudarte a lograr tus sueños.

Últimas recomendaciones sobre este tema:

  • Cambia 1 solo hábito a la ves durante 21 días, después de instalado podrás enfocarte en el siguiente que quieras cultivar. Muchas personas fracasan en cambiar porque quieren cambiar muchas cosas al mismo tiempo, es mejor ir uno por uno para poder enfocarse con eficacia en cada hábito.
  • Un hábito que he desarrollado que me ha resultado genial es el hábito 3X3X3. Todas las mañanas al iniciar el día piensa en las 3 cosas por las que estás MUY AGRADECIDO/A con la vida (puede ser el tener salud, el tener a tu esposa, el poder tener un buen negocio, etc.), esto te conectará con la GRATITUD, luego piensa en las 3 cosas que quieres LOGRAR EN TU DÍA (Los 3 objetivos del día), esto te conectará con la INTENCIONALIDAD y al final de tu día piensa en las 3 GANANCIAS o GOLES que ¨hayas metido¨, 3 cosas por las cuales valió la pena tu día (cerrar un negocio, alguna conversación, avanzar en un proyecto, etc.), esto te conectará con la CONFIANZA para terminar tu día con positivismo. Te invito que lo hagas durante 21 días y me compartas tus resultados.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés

Alejandro.valdes@innovarte.mx

 

 

 

Cómo ser INTENCIONAL y expandir tu FUTURO

Intencional

“Inmanente en toda intención y en todo deseo está el mecanismo para su realización¨

Deepak Chopra

Recientemente estaba en una junta de negocios cuyo objetivo era el de abrir una oportunidad de colaboración entre una empresa e Innovarte y después de varias de horas de reunión me di cuenta que solo habíamos dado vueltas sobre diferentes ideas pero no habíamos logrado llegar a nada concreto y al salir de la junta me puse a reflexionar sobre la pérdida de tiempo y de recursos que habíamos tenido y tome conciencia sobre la falta de intencionalidad que tuvimos antes de entrar a la junta y como afecto para que tuviéramos pobres resultados.

Ser intencional significa tener un propósito claro, un fin a lograr mientras conoces la importancia de aquello que estás haciendo.

Cuando no tenemos intencionalidad en nuestras vidas somos presa de la confusión, la falta de claridad y la perdida de enfoque, así que terminamos subyugados a otras influencias más fuertes que las nuestras. En el libro Alicia en el país de las maravillas hay una frase que dice ¨cualquier camino es bueno para aquel que no sabe a dónde va¨, la cual refleja claramente lo que nos sucede cuando no tenemos un propósito claro. Cuando no sabemos nuestro rumbo somos como un barco a la deriva en medio del océano, que ha perdido de vista el faro que lo guía y que se encuentra expuesto a las diferentes corrientes del mar que terminarán llevándonos hacia un fin incierto.

La falta de intencionalidad hace que en nuestras vidas terminemos viviendo en función de los deseos e intereses de otras personas y acabemos haciendo cosas que realmente no anhelamos hacer y así detenemos nuestro crecimiento.

James Allen, el autor de “Cómo el hombre piensa” dice, “Las personas están ansiosas por mejorar sus circunstancias, pero no están dispuestas a mejorar su vidas; por lo tanto permanecen estancados.”. Desafortunadamente un gran número de seres humanos al no tener claridad en sus vidas dejan de tener la energía necesaria para superarse y mejorar su calidad de vida.

Jimh Ron dijo “usted no puede cambiar su destino de la noche a la mañana, pero si puede cambiar el rumbo de la noche a la mañana¨ y para cambiar nuestra dirección en la vida necesitamos iniciar por desarrollar el poder de la intención. El crecimiento no ocurre por sí solo, para llegar a donde queremos llegar primero necesitamos tener claro que es lo que queremos, este es el primer paso para iniciar el camino hacia el logro de nuestras más profundas aspiraciones.

¿Qué tan intencional eres en tu vida? ¿Tienes objetivos claros? ¿Asumes la responsabilidad de tu vida o esperas a que simplemente las cosas ocurran por si solas?

Recientemente estaba leyendo biografía de Leonardo da Vinci y me sorprendió la gran cantidad de temas que llego a dominar en su vida, muchos lo llaman ¨el hombre universal¨ por su gran versatilidad y maestría en una vastedad notable de temas del ámbito humano, pero lo que más me sorprendió es que él llevaba un diario en el cual todas las noches escribía lo que quería aprender en el siguiente día y eso lo hacía estar enfocado en lo que quería lograr y eso fue un factor clave que lo hizo tan efectivo.

Mientras más claro te encuentres en una situación dada o en cualquier proyecto, mejor y más rápido será el resultado que lograrás. La persona con la intencionalidad más alta y fuerte en cualquier situación tenderá dominar e influir.

El crecimiento en nuestra vida inicia con desarrollar una mentalidad intencional ya que al hacerlo y tener claridad nos volvemos como un rayo láser en donde nos podemos concentrar y enfocar todos nuestros recursos para obtener el fin deseado, ya que de lo contrario nuestras capacidades se manifestaran dispersas y desintegradas. Tony Robbins le llama al proceso de ser intencional, la concentración de poder, ¨cuando nos concentramos en la mejora de cualquier aspecto de nuestra vida, desarrollamos singularidades acerca de cómo mejorar ese ámbito en general, una de las razones por las que pocos alcanzan lo que realmente desean es que nunca dirigimos nuestro foco de atención hacia un punto concreto, nunca concentramos nuestro poder.¨

Para ser más efectivo en tu vida personal y laboral es fundamental ser intencional y tener claridad. Para formar dicho hábito quiero compartirte una herramienta que aprendí de Dan Sullivan que se llama el Impact Filter que te permite entrar con un gran nivel de intencionalidad y enfoque a cualquier proyecto para sacar el mayor beneficio posible:

1.- PREGUNTATE: ¿Qué quieres lograr? ¿Cuál es el propósito de este proyecto? ¿Cuál es la mayor diferencia que este proyecto hará en tu vida laboral y personal? Y ¿Cómo se ve este proyecto terminado? Describe no solo los detalles más concretos, sino cómo te sentirías en esta situación

2.- PIENSA EN EL PEOR Y EN MEJOR ESCENARIO: Pon a trabajar a tu imaginación al capturar cada resultado lo más detallado que puedas. Una vez que hayas terminado, sentirás que estás viviendo esas experiencias de éxito y de derrota y esto detonará la energía para evitar el peor escenario y establecerá el compromiso para tomar acción y hacer que lo que deseamos suceda.

3.- PIENSA EN LOS CRITERIOS DE ÉXITO: ¿Qué tiene que ser cierto para que este proyecto sea exitoso? Piensa en todas las acciones que se deben de tomar, en los resultados que se deben de obtener, las decisiones que se deben de haber tomado para que eso que deseas se haya vuelto realidad, entre más específico mejor ya que es como darle la dirección adecuada a tu mente para que te ayude a llegar a ese lugar.

Este proceso es más efectivo si lo escribes manualmente ya que hace que tus respuestas sean el filtro y el marco de percepción que haga que puedas ser más efectivo en producir los resultados que deseas.

Todo crecimiento personal inicia con establecer lo que quieres lograr y ser intencional, el principio radica en marcar tu propio norte y empezar a caminar hacia el con propósito y dirección, recordando siempre que el pasado no es igual al futuro y que siempre podemos aspirar y hacer posible que tengamos un FUTURO más GRANDE, más INSPIRADOR y más APASIONANTE.

Vive intensamente.

Alejandro Valdés