EL EFECTO COMPUESTO: El poder de nuestras decisiones para moldear el destino.

“El éxito no es suerte es realmente una ciencia con leyes que lo rigen. Tú cosechas lo que siembras.”

Darren Hardy.

¿Por qué a algunas personas les va mejor que a otras? ¿Cómo es posible que haya emprendedores que puedan tener un gran éxito en su negocio y también en su vida personal? ¿Por qué algunas personas no tienen los resultados que anhelan?

El libro “El efecto compuesto” de Darren Hardy tiene algunas respuestas que nos pueden ayudar a comprender el secreto del éxito. Hardy es el director de la revista Success Magazine y ha entrevistado durante 20 años a cientos de emprendedores, atletas y ejecutivos de alto nivel para lograr descubrir los secretos, las tácticas y las herramientas que les permiten tener un desempeño extraordinario. A continuación buscaré transmitirte aquello que aprendí de este libro:

1. TUS DECISIONES QUE HACES TODOS LOS DÍAS MOLDEAN TU DESTINO.

Todo el día estamos tomando decisiones, desde si decidimos levantarnos más temprano o dormir un poco más, hasta las acciones específicas que realizarás en tu negocio. Todo nuestro día está plagado de toma de decisiones y cada decisión acarrea consecuencias. Hay un aforismo que me gusta mucho que ilustra esta idea: ¨quien elige la conducta, elige la consecuencia¨. Cada decisión nos lleva a la acción y la acción a tener un resultado.

Son las pequeñas decisiones que tomas día a día las que te conducen a la vida de éxito que deseas o de forma predeterminada, al desastre. El efecto compuesto es la suma de decisiones persistentes que producen el resultado esperado.

El secreto para mejorar nuestros resultados radica en la persistencia y en tomar acciones consistentes con nuestros objetivos. Hardy menciona lo siguiente:

¨Usted ya conoce todo lo que se necesita para triunfar. No necesita aprender más. Si todo lo que necesitáramos fuese información, todo el mundo con una conexión a Internet viviría en una mansión, tendría unos abdominales de acero y sería completamente feliz. Lo que necesita es un plan de acción, no nueva información. Es hora de crear nuevos comportamientos y hábitos que se aparten de la autodestrucción y se orienten hacia el éxito. Así de sencillo¨.

2.- LAS ACCIONES CONSISTENTES SOSTENIDAS EN EL TIEMPO PRODUCEN EFECTOS VISIBLES.

Las decisiones son la raíz de todo, ya que de una decisión se desprende una acción y una acción repetida en el tiempo genera un hábito.

Las personas debemos de aprender a soltar ¨la mentalidad del micro-ondas¨ al pensar que el éxito es algo rápido e instantáneo, la realidad es que tener éxito es difícil y es un proceso laborioso y a veces incluso tedioso, es por eso que la mayor diferencia entre la gente exitosa y la gente no exitosa es que la gente exitosa está dispuesta a hacer lo que la gente no exitosa no está dispuesta. La diferencia entre alguien rico y feliz de alguien enfermo y pobre son las decisiones que toman a través de la vida.

Si uno persevera en tomar acción consistente los resultados serán visible tarde o temprano. Al principio cuando inicia un cambio, uno normalmente no ve los efectos, pero sólo se necesitan pequeños pero consistentes pasos sostenidos en el tiempo para mejorar tus resultados.


Paso a paso, día a día, tus decisiones van a darle forma a tus acciones hasta que tus acciones se conviertan en un hábito y es entonces cuando la práctica se vuelve permanente.

3.- LA GENTE ÉXITOSA TIENE HÁBITOS QUE LOS LLEVAN A SER EXITOSOS.

El 95% de lo que hacemos todos los días son hábitos, es decir acciones aprendidas de las que se requiere poco o nula atención. La gente sobresaliente tiene hábitos que les permiten mejorar constantemente.

Uno de los hábitos más importantes que se deben de desarrollar es el de cultivar a nuestra mente, así como cuidamos al cuerpo al hacer ejercicio o alimentarnos sanamente, así también debemos de comprender que la mente necesita alimentarse para poder producir mejores resultados. La mente produce 2 cosas: pensamientos y sentimientos. Para que pueda producir mejores pensamientos y sentimientos debemos de cultivar nuestra mente.

La mente es como un vaso vacío, que logrará retener cualquier cosa que le pongas, así que tú decides si le pones algo destructivo o algo constructivo. Debemos aprender a alimentar a nuestra mente con grandes ideas, necesitamos cuidar a nuestra mente para que esta pueda producir cosas productivas y positivas.

Así que pregúntate: ¿Lees libros que te inspiren a mejorar?, ¿Tienes relaciones con personas que te ayudan a mejorar tus hábitos? ¿Cultivas tu mente a través de la meditación? Recuerda que para poder mejorar nuestros resultados primero debemos de mejorar nuestros hábitos.

¨Si quieres tener más, tú tienes que SER más. El éxito no es algo que persigues, el éxito es algo que atraes por ser la persona en la que te convertiste¨

Jim Rohn

Espero que estás ideas te sean de utilidad. En Innovarte nos especializamos en ayudarte a elevar tus ingresos, crecer a tu empresa y multiplicar tu libertad a través de nuestros programas únicos para emprendedores talentosos, exitosos y con hambre de crecer. Si quieres conocer más sobre lo que hacemos visita: www.innovarte.mx

¡Expandiendo tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés Peña

Alejandro.valdespe@innovarte.mx

LOS 4 HÁBITOS QUE HARÁN QUE LOS DEMÁS TE REFIERAN

Ser referido significa que existen clientes y consumidores que creen en ti y lo hacen de manera tan sólida que están dispuestos a decirles a otras personas a cerca de ti y tu empresa.

“Si a las personas les gustas, te escucharán, pero si confían en ti, harán negocios contigo.”

Zig Ziglar

La mejor estrategia de marketing en el mundo es la recomendación de boca en boca. Ser referido significa que existen clientes y consumidores que creen en ti y lo hacen de manera tan sólida que están dispuestos a decirles a otras personas a cerca de ti y tu empresa.

Cuando logras obtener referidos de parte de tus clientes, significa dos cosas:

  1. Tus clientes se están “clonando a sí mismos” constantemente al introducirte a personas como ellos o incluso mejores, lo cual es una enorme oportunidad de crecimiento para cualquier emprendedor.
  2. Tus clientes y consumidores han logrado conectar contigo y tu empresa a un nivel emocional, de tal manera que quieren que te vaya bien en el futuro y buscan tu éxito.

Según Dan Sullivan, ser referido depende de 4 hábitos.

A pesar de que existen millones de emprendedores alrededor del mundo y cada uno de ellos tiene diferentes habilidades, talentos y experiencias, la base para ser referido y recomendado por tus clientes siempre es la misma. Todo resultado de ser referido depende de 4 hábitos:

HÁBITO NO. 1: SÉ PUNTUAL, LLEGA A TIEMPO.

Suena bastante básico ¿verdad?, pero respetar el tiempo de otra persona demuestra que los valoras. La mayoría de los dueños de negocios inteligentes se presentan a tiempo cuando se encuentran con un posible cliente. La gente aprecia cuando valoras su tiempo. Es por eso que estrategias como “Su pizza entregada en 30 minutos o menos, o es gratis” funcionan tan bien.

Cuando llegas a tiempo muestras respeto pues reconoces que la persona con la que te vas a encontrar tiene muchas otras metas y asuntos importantes con los que lidiar y que uno mismo sólo es un tema más para la persona, es por eso que buscarás estar a tiempo para no dificultarle su camino.

HÁBITO NO. 2: CUMPLE LO QUE PROMETES.

Una vez más es tan simple, sin embargo muchas personas no parecen poder atenerse a esto. Si dices que vas a llamar para hacer un seguimiento, hazlo. Si promete entregar un producto o servicio en una fecha determinada, haz todo lo posible para cumplir con tu compromiso. No prometas nada que no pueda cumplir. Cuando no cumplimos lo que prometemos rompemos el cimiento de la confianza y demostramos que no respetamos a la persona.

HÁBITO NO. 3: TERMINA LO QUE EMPIEZAS.

Esto demuestra que tienes un compromiso y que verás las cosas hasta el final, además de que te permite aprender a completar proyectos y cerrar ciclos. Cuando no terminamos las cosas dejamos un cumulo de energía dispersa que a la larga nos dificultará nuestro camino.

HÁBITO NO. 4: DÍ POR FAVOR Y GRACIAS.

Regla de cortesía básica. Cuando pides las cosas por favor significa que eres consciente de que las personas tienen muchas actividades por realizar y cuando hacen algo que tú necesitas o deseas, en realidad te están haciendo un favor. Hace poco estuve en un evento en el que un empresario dejó muy en claro que estaba demasiado ocupado para conversar con alguien más porque él era demasiado importante. ¿Crees que alguien va a recomendar su negocio?, seguramente no.

Ser agradecido es una gran virtud, pues cuando lo eres te abres la puerta con las personas al reconocer que te han apoyado y han hecho algo por ti.

DEMOSTRAR RESPETO Y APRECIACIÓN A TUS CLIENTES.

Estos 4 hábitos son las bases para cimentar una relación basada en la confianza ya que muestran una actitud de respeto y apreciación. Respeto al reconocer que las personas tienen sus propias agendas, metas y valores. Comunican apreciación pues en lugar de mostrar indiferencia por los clientes, lo que muestras es que los valoras y no los das por sentados.

HAZ DE ESTOS HÁBITOS LA BASE DE TU FILOSOFÍA Y TU DESEMPEÑO.

Si empiezas a practicar estos hábitos hoy mismo los resultados se verán reflejados inmediatamente a nivel personal pues serás recomendado y referido constantemente. Si logras que en tu empresa todos apliquen estos 4 principios, lograrás que todo lo que tu organización realice transmitirá apreciación y respeto, por lo que a la larga se convertirá en una lista de referidos crecientes y oportunidades de crecimiento ilimitadas.

Si quieres profundizar más sobre estos conceptos te invitamos a visitar nuestra página web: www.innovarte.mx  y a aplicar al programa Expansión10x para unirte a un grupo selecto de 20 emprendedores exitosos, talentosos y motivados que quieren crecer en su vida y en su empresa.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdqddbE1lpzJDmE1Rq7fKnP-TwFM_8U4JYOfaYsnruTmw6x5g/viewform

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en libertad emprendedora

Alejandro.valdes@innovarte.mx

LOS 10 HÁBITOS QUE TU EMPRESA NECESITA PARA CRECER




“La ejecución es más bien una cultura que produce una serie de hábitos en toda la organización. La única forma de cultivarla es el director ejecutivo la implante con el ejemplo. Esto transmite un mensaje inequívoco: en esta organización, la ejecución cuenta.”

Guy Kawasaki

John D. Rockefeller fue uno de los hombres más ricos y exitosos de Estados Unidos del siglo pasado, fue el fundador de la empresa Estándar Oil, una gigantesca compañía que llegó a controlar la extracción y la distribución de más del 90 % del petróleo de Estados Unidos. Es considerado el hombre más rico de la historia y logro crear un imperio como ninguna otra empresa en la historia.

Lo interesante de la historia de Rockefeller es que él venía de una familia de clase media y logro en algunos cuantos años convertirse en el empresario más grande de la historia, pero ¿cómo lo logró?, ¿cuál fue su secreto? El mismo Rockefeller lo definiría de la siguiente manera:

Rockefeller era un hombre extremadamente disciplinado porque sabía que ningún gran logro se puede obtener sin orden y constancia. Por ejemplo, si tú deseas aprender a tocar guitarra, no lo lograrás a menos que participes en clases y tengas la disciplina para practicar, de lo contrario todo se quedará sólo en un simple anhelo. Del mismo modo los emprendedores y dueños de negocio que continuamente ejecutan sus visiones también son los que tienen objetivos claros y rutinas rigurosas.

La disciplina es la repetición del orden y para lo cual se necesita de los hábitos que permitan que haya constancia y consistencia. Si tenemos los hábitos correctos podremos estar seguros de que paso a paso estaremos llegando a nuestras metas.

Así que a continuación te compartiré los 10 hábitos que usaba Rockefeller en su negocio hace 100 años y que lo hicieron el industrial más prominente del planeta.

HÁBITO 1: El equipo directivo funciona efectivamente y está alineado.

Se dice Rockefeller comía todos los días con su equipo directivo, incluso que todos vivían muy cerca unos de otros en Nueva York. La clave de este hábito es que si no tienes un equipo sólido y basado en la confianza es imposible crecer, uno de tus roles más importantes como dueño de negocio generes un ambiente de unión en dónde el equipo esté en armonía.

HÁBITO 2: Todos deben estar alineados con el objetivo número 1 que debe cumplirse en el trimestre.

Crecer una empresa lleva tiempo y solo puede suceder si hay objetivos regulares. Cuando toda la empresa está enfocada en lo que se quiere lograr es como unir toda la energía y concentrarla en un solo punto, eso es poderoso.

HÁBITO 3: El ritmo de comunicación en la empresa es rápido y preciso.

Todas las mañanas Rockefeller caminaba con todo su equipo directivo rumbo hacia la empresa y en el trayecto se comunicaban sobre el estado de la empresa y se alineaban sobre sus prioridades del día. ¿Tienes juntas diarias, semanales y mensuales con tu equipo para revisar el progreso de sus metas y prioridades?, de no ser así es vital empezar a hacerlas.

HÁBITO 4: Cada área de la organización tiene una persona asignada para asegurar el cumplimiento de los objetivos.

Si más de una persona es responsable, entonces nadie es responsable, y ahí es cuando las cosas se pierden.

HÁBITO 5: Los empleados tienen un sistema para dar sus opiniones para identificar obstáculos y oportunidades dentro de la empresa.

HÁBITO 6: Se cuenta con datos e informes financieros efectivos y se obtiene retroalimentación de parte del cliente constantemente.

Rockeffeller era un obsesionado por los datos, obtenía datos diarios de cómo estaba el petróleo en Rusia y en otras partes del mundo para poder tomar decisiones.

HÁBITO 7: Los valores centrales y el propósito están “vivos” en la organización.

El rol del emprendedor es siempre fortalecer el aspecto ideológico y cultural dentro de la empresa, recuerda que la cultura se come a la estrategia en el desayuno.

HÁBITO 8: Todos los colaboradores pueden articular los componentes clave de la estrategia de la compañía con precisión.

Es vital poder articular la estrategia del negocio y podérsela comunicar al resto del equipo, si quieres trabajar sobre este aspecto visita: (Link los 5 niveles de la estrategia).

HÁBITO 9: Todas las personas dentro de la empresa tienen al menos 1 objetivo o número crítico a lograr.

Cada miembro de su equipo debería poder responder la pregunta: “¿Tuve un gran día o una semana?“, si no pueden, significa que no tienen claras sus prioridades.

HÁBITO 10: Los objetivos y prioridades son visibles para todos dentro de la empresa.

Este hábito básicamente se reduce a tener marcadores e indicadores en todas partes, esto permitirá que haya foco y concentración en lo resultados deseados.

Espero que estas ideas te hayan sido de utilidad, si quieres saber cómo implementar estos hábitos visita nuestra página web: www.innovarte.mx

¡En Innovarte te ayudamos a expandir tu libertad emprendedora!

Alejandro Valdés

Especialista en desarrollo emprendedor

Alejandro.valdes@innovarte.mx